21 sep 2020

Ir a contenido

QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

La Badabadoc reabre sus puertas con la reposición de '(Des)encuentros'

Anabel Riquelme y Jesús Luis Jiménez analizan las relaciones humanas interpretando varios personajes

Está compuesta por diversos 'sketchs' breves, algunos de los cuales tendrán continuación

Eduardo de Vicente

Anabel Riquelme y Jesús Luis Jiménez interpretan diversos personajes.

Anabel Riquelme y Jesús Luis Jiménez interpretan diversos personajes. / LA BADABADOC

Las relaciones humanas dan mucho de sí, tanto como para que existan muchas obras de ficción que intenten analizarlas, diseccionarlas o explicarlas a partir de la realidad. Cada una de ellas desde su particular punto de vista y con sus propias características. A este grupo viene ahora a sumarse (Des)encuentros, una creación de los actores Anabel Riquelme y Jesús Luis Jiménez dirigidos por la humorista y monologuista Alejandra Jiménez-Cascón, que fue chica Buenafuente y quien acompañó a Rodolfo Chikilicuatre como bailarina junto a Sílvia Abril en Eurovisión. Igualmente es conocida como fundadora de Impro Barcelona y una habitual de la stand-up comedy. 


  

Pese a lo que pudiera parecer, este equipo no ha creado una comedia pura y dura sino una sucesión de sketchs cortos de diferente duración, algunos con continuidad y otros no, para reflejar distintos tipos de relaciones entre hombre y mujer y sus dificultades para comunicarse. Pero también hay momentos bastante dramáticos, otros emotivos y, claro, alguno divertido. Con todo ello, el tono final es tragicómico y envuelve al espectador en una montaña rusa en la que no sabes qué vendrá a continuación, ¿una sonrisa o una lágrima? Una obra humilde y sencilla, pero muy honesta que triunfó en la pequeña pero coqueta sala La Badabadoc a la que regresa por unos días una vez que han vuelto a abrir sus puertas.

Dos sillas y el vestuario, los únicos elementos del montaje. / DES-ENCUENTROS

El escenario no tiene demasiado secreto. Está ocupado únicamente por dos sillas y dos burras con el vestuario que utilizarán en las distintas escenas. Los dos actores van de negro y utilizan las canciones que van sonando de fondo para cambiar de atuendo o añadir algún complemento. No hay atrezzo y todos los restantes elementos escenográficos los representan mediante mímica.

Una de las escenas iniciales cuenta un primer amor. / LA BAdaBADOC

De la ingenuidad a la desconfianza

A la entrada y mientras esperamos el inicio suena una música de jazz y conocemos a los primeros personajes, una pareja de desconocidos que tiene una cita a la que han llegado mediante una aplicación y han cenado juntos. Todo va bien hasta que llega el momento de pagar la cuenta y los equívocos se suceden por el machismo mal entendido. Cambio radical para la siguiente escena, marcada por la ternura y la ingenuidad, donde descubriremos a un chaval tímido de 15 años que tiene su primer flechazo durante unas vacaciones. Ella es una simpática chica andaluza (aquí Anabel Riquelme muestra su comicidad y arranca las primeras carcajadas) y su historia transcurre entre canciones como Un rayo de sol (más veraniega, imposible) y el Salta!!! de Tequila y habla de la indecisión por miedo al fracaso. Continuará…


  

El siguiente personaje es el de Violeta, una joven a la que le gusta el hip-hop (momento para que Riquelme haga alguna que otra coreografía) y odia a los hombres, le molesta cómo la miran y se enoja continuamente con ellos. Jesús Luis Jiménez brilla representando a los diferentes personajes que le lanzan frases machistas. El problema llega cuando encuentra a uno que la trata bien, se preocupa por lo que piensa, le hace regalos y ella no sabe qué hacer con su indignación. Deberemos esperar un poco para conocer la conclusión de esta historia.

Violeta no sabe cómo reaccionar ante un hombre que la trata bien. / DES-ENCUENTROS

Los celos y varios episodios breves

A continuación vislumbramos las escenas más violentas con la relación de una pareja en la que él resulta ser un tipo celoso y muy agresivo verbalmente, lo que les lleva a la separación, aunque ella, muy insegura, acabará dándole una segunda oportunidad. No tiene pinta de acabar bien, pero mejor no nos adelantemos porque también tiene continuación. Un intermedio algo desengrasante para rebajar la tensión con el encuentro entre una argentina y un maño que son fans de Juego de Tronos y se arrancan con una especie de danza medieval. Quienes conozcan las vicisitudes de Jon Snow, Danaerys y compañía y odien los spoilers se sentirán muy cómplices.


  

Una madre soltera es la siguiente protagonista. Está estresada por la situación y no deja que su jefe, secretamente enamorado de ella, le exprese sus sentimientos. Un episodio breve como los siguientes, el encuentro entre dos empleados de correos (el único en catalán) o el intento de un homosexual por seducir a otro que tiene dificultades con su pareja. Y, por supuesto, las tres historias que dejamos suspendidas (el amor juvenil, la que odia a los hombres y la de los celos) tendrán una segunda parte.


  

Camaleónicos y creíbles

Es una obra aparentemente simple que esconde más complejidad de la que parece convirtiéndose en un certero y variado análisis de las siempre espinosas relaciones amorosas. A todo ello contribuyen decisivamente las camaleónicas interpretaciones de los actores, siempre te crees la edad que representan, y consiguen hacerte sonreír (sobre todo, ella, con sus caricaturescas mujeres) e indignar (él te resulta muy odioso en su papel del celoso). Un montaje sobre (des)encuentros que puede ser una buena oportunidad para un (re)encuentro con el teatro.

Los actores reciben los aplausos al final de la función. / DES-ENCUENTROS


   

        item
   

   

       

'(Des)encuentros'

Lugar: La Badabadoc (Quevedo, 36).

Horarios: de jueves a domingo, a las 20.30 horas.

Precio: de 15 a 18 euros.

Más información: www.labadabadoc-teatro.com