27 sep 2020

Ir a contenido

FESTIVAL DE VENECIA

Abel Ferrara: "He tratado de quitarme la vida varias veces. La heroína, varias más"

El director de 'Teniente corrupto' recibe un premio de honor en la Mostra de Venecia y presenta un documental autobiográfico

Nando Salvà

Abel Ferrara, en la Mostra de Venecia

Abel Ferrara, en la Mostra de Venecia / AFP / TIZIANA FABI

Su presencia en la Mostra se debe a dos motivos. En primer lugar, ha recibido un premio en honor a una filmografía que ocupa más de cuatro décadas e incluye títulos tan demoledores como ‘El rey de Nueva York’ (1990), ‘Teniente corrupto’ (1992), ‘El funeral’ (1996) y ‘Pasolini’ (2014). En segundo lugar, ha presentado el documental ‘Sportin’ life’, en el que medita sobre su carrera y reflexiona sobre los traumáticos tiempos que el coronavirus nos está haciendo vivir.  

¿Cómo ha cambiado su vida la pandemia?
Me ha hecho comprender lo privilegiado que debería sentirme por estar vivo. Todos sabemos que vamos a morir, pero nadie espera hacerlo antes de tiempo; y hoy, justo ahora, está muriendo gente. Yo he perdido personas muy queridas, y soy un viejo de casi 70 años que forma parte de la población de riesgo. Y lo único que se me ocurre en este momento es seguir adelante, apoyado por mi familia, por el cine, por la música.

¿Qué obtiene de la música que no le dé el cine?
La guitarra es mi terapia. Y sé que como músico dejo bastante que desear y que, si no estuviera arropado por los otros miembros de mi banda, haría el ridículo cada vez que subo al escenario. Pero cuando me planto frente a cientos de personas para tocar me siento tan libre como cuando canto bajo la ducha.

Por lo que respecta al cine, ¿cuánta presión le generan las expectativas asociadas a su nombre?
Ninguna. Porque esa versión de Abel Ferrara que sube recoge premios honoríficos y siempre viste de negro es completamente ilusoria. Esa persona no existe. La inventé cuando no me atrevía a enfrentarme a mi yo real y ha pasado demasiado tiempo conmigo como para deshacerme de ella. En realidad, le he cogido cariño.

En la película, de hecho, se ve tanto al personaje como a la persona real...
Digamos que se ve al Ferrara anterior a la pandemia, que promociona una película e interpreta canciones de blues junto a su banda, y también al Ferrara del confinamiento, que trata de respirar desde detrás de una mascarilla y pasea clandestinamente por las calles desiertas de Roma, en busca de un ‘espresso’. Pasé dos meses sin poder beberme uno en un bar, y en casa no salen igual de buenos. Cuando finalmente pude hacerlo, me provocó un subidón más grande que el que ninguna raya de cocaína jamás pudo proporcionarme.

"Trump no va a cuidar de nadie; aunque quisiera hacerlo, sería incapaz porque es rematadamente idiota"

La muerte es una presencia constante en ‘Sportin’ life’ pero, en realidad, lo es en casi todo su cine.¿Por qué?
Porque, como todo el mundo sabe, que durante la mayor parte de mi vida fui un adicto, y viví como tal. Casi siempre he vivido como un gángster, y la sombra de la muerte siempre me ha acechado. He tratado de quitarme la vida varias veces. La heroína ha estado a punto de quitármela varias más. Y lo cierto es que debería haber muerto, porque invité a la muerte a que viniera a por mí demasiadas veces. Me resultaba emocionante.

¿Cuándo dejó de serlo?
Creo que parte de la adicción tiene que ver con la excitación que provoca estar en sitios peligrosos con gente peligrosa, la ilusión de romanticismo que genera. Y yo perdí la excitación y el romanticismo. Llevo ocho años sin probar las drogas o el alcohol, y han sido los más felices de mi vida. Sigo vivo, sigo adelante. Sé que es un tópico, pero es cierto: lo que no te mata te hace más fuerte.

¿De verdad cree que saldremos más fuertes de la pandemia?
Más nos vale; más fuertes y más listos.

¿A pesar de los líderes políticos que tenemos?
¿Por qué demonios nos fijamos en ellos? ¿Por qué son líderes? Bob Marley decía que cuando miraba a los políticos solo veía niños de teta, y tenía razón. ¿Quiénes son ellos para creer que tienen autoridad sobre nosotros? Cierto, la gente los vota. Pero si algo bueno traerá esta terrible pandemia es que nos permite verlos como lo que realmente son. Trump no va a cuidar de nadie; aunque quisiera hacerlo, que no es el caso, sería incapaz porque es rematadamente idiota.

Y la gente lo vota...
Porque él refleja lo que América es en el fondo: el lejano oeste. Allí todos tienen un arma, y todos hacen lo que les da la gana. Si te das un paseo por Tejas, ¿crees que vas a encontrar a alguien con mascarilla? Claro que no, porque la mascarilla es para blandos y ellos son unos machotes. Y todo el país está lleno de gente como esa, convencida de que pueden hacer siempre lo que les sale de las pelotas, incluso sacar la pistola y disparar al de enfrente. Después de todo, ¿no es justo eso lo que está pasando allí ahora mismo?