PREMIO NACIONAL DE CINE

Isabel Coixet: "Soy Madame Charcos, me tiro de cabeza a las cosas más complicadas"

Este diario entrevista a la directora poco después de conocerse la concesión del Premio Nacional de Cinematografía

La directora catalana Isabel Coixet, en el Hotel Casa Bonay, de Barcelona.

La directora catalana Isabel Coixet, en el Hotel Casa Bonay, de Barcelona. / LAURA GUERRERO

4
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

El Premio de Cinematografía 2020 que otorga el Ministerio de Cultura y Deporte irá a parar este año a manos de la directora y guionista catalana Isabel Coixet (Barcelona, 1960). El jurado ha destacado su inconformismo, su versatilidad, su libertad y valentía a la hora de asumir riesgos, así como la proyección internacional de su trabajo y su capacidad para abrir nuevos caminos dentro del cine español a lo largo de más de tres décadas.

Se trata de la segunda cineasta en conseguir este Premio de Cinematografía desde que se instaurara en 1980. La primera fue Josefina Molina el año pasado. A lo largo de su carrera, Isabel Coixet ha acumulado ocho Goyas, así como la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 2009 y es Embajadora Honorífica de la Marca España.

¿Cómo ha recibido la noticia de este importante galardón?

Estaba en casa barriendo y me ha cogido por sorpresa. La llamada del ministro a la una del mediodía era lo último que me esperaba. Me ha dado mucha alegría también, claro.

El jurado entre otras cuestiones ha valorado su compromiso con las nuevas generaciones.

Me parece una obligación intentar ayudar a los más jóvenes. Siempre tengo muy presente que a mí no me echó nadie una mano, todo lo tuve que hacer yo sola, y por eso, siempre que puedo leer guiones y apadrinar a alguien, lo hago con mucho gusto.

¿Cuál ha sido su última apuesta en este sentido?

Un proyecto muy bonito que se llama ‘Cartas mojadas’, de una cineasta que se llama Paula Palacios. Se ha presentado en el Festival de Málaga y ha ganado el Premio del Público. Es un documental increíble sobre la travesía de los refugiados en el Mediterráneo y lo que pasa después de las operaciones de rescate.

En la carta que acompaña al premio también dice que es usted un referente imprescindible sin el cual el cine español no sería el mismo.

Bueno, son las cosas que se suelen poner, pero lo importante es que ahora haya más mujeres cineastas que sirvan de referente. Cuando yo estudiaba estaba Agnès Varda y Chantal Akerman, y poco más, así que pensar que ibas a llegar a conseguir algo con esa perspectiva era casi una quimera. Ahora las jóvenes tienen muchos más espejos en los que mirarse y eso siempre es un estímulo.

Usted se atrevió a irse al extranjero a hacer una película independiente y se construyó un prestigio internacional cuando aquí todo eso parecía imposible, al menos, no era lo normal en aquel momento.

Es que yo nunca me he identificado con el término normal. Yo soy Madame Charcos, mis amigos me llaman así. Me tiro de cabeza a las cosas más complicadas. Supongo que hay algo en la dificultad que me hace crecer.

¿Cómo se lleva con los reconocimientos y galardones?

Cuando me dan un premio pienso que no me lo merezco, y si no me lo dan, pienso que es porque no me lo merecía. Es como el Gato de Schrödinger, no hay manera de salir de ahí. Pero esa necesidad de hacer cosas que suponen un reto yo creo que es uno de mis escasos méritos. Apuntarme a un bombardeo.

¿Cuál será su próximo reto?

Voy a hacer un programa en Radio 3 que se llama ‘Alguien debería prohibir los domingos por la tarde’. Hablaré de cosas que me gustan e intentaré no mencionar las que no me gustan. Bueno, ya veremos. Irá de música, de libros, de ideas y estará cargado de melancolía, de esa que te atrapa los domingos por la tarde. ¿Por qué he aceptado esta propuesta? No lo sé. A mí me plantean algo que nunca he hecho, que me estimula y pienso, voy a intentarlo. Y ahí sigo, intentándolo.

En los últimos tres años el Premio Nacional de Cinematografía ha ido a parar a tres mujeres, la productora Esther García, la directora Josefina Molina y ahora a usted. ¿Qué le parece que por fin se reconozca el trabajo de las mujeres en la industria del cine en nuestro país?

Me parece que el premio nunca estará corto en lista de candidatas. Josefina Molina fue una pionera tanto en cine como en televisión. Esther García ha trabajado desde que era adolescente en la producción. No sé la lista completa de mujeres que han ganado el galardón, pero seguro que hay menos que hombres. Lo de estos últimos años demuestra un despertar. Es un reconocimiento no solo a nuestras trayectorias, sino a nuestra mera existencia: Hola, estamos aquí y también contamos historias.

Noticias relacionadas

¿Cómo ve el panorama cinematográfico en estos momentos?

Es muy difícil elucubrar. Estamos todos en una especie de cuerda floja. Pero creo que no podemos esperar a que esto se acaba, porque no hay una fecha concreta para eso. Así que habrá que navegar como se pueda dentro de la incertidumbre.