CRÍTICA DE CINE

'Estoy pensando en dejarlo': Kaufman desencadenado

El guionista y director Charlie Kaufman ('Cómo ser John Malkovich') vaga por los pasillos fangosos de la identidad en su película más arriesgada

Jessie Buckley en ’Estoy pensando en dejarlo’.

Jessie Buckley en ’Estoy pensando en dejarlo’.

1
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

Estoy pensando en dejarlo ★★★★

Dirección:  Charlie Kaufman 

Reparto:  Jessie Buckley, Toni Collette, Jesse Plemons, David Thewlis

País:  Estados Unidos

Duración:  134 minutos

Año:  2020

Género:  Kaufmanesco

Estreno:  4 de septiembre del 2020 (exclusivo en Netflix)

Para bien o para mal, Netflix no parece dar demasiadas notas a los creadores sobre lo que deben hacer o no. Y así ha hecho realidad, extraña realidad, Charlie Kaufman su proyecto más insólito, lo que ya es decir mucho con el guionista de 'Cómo ser John Malkovich' y director de 'Synecdoche, New York'.

Noticias relacionadas

Kaufman no parte de ningún ingenio propio, sino de una novela de Iain Reid que respeta a la vez que hace suya. Esta fuente externa le permite salir de su propia cabeza: esta vez, el personaje central es femenino, pero esta joven anónima (Jessie Buckley) comparte con sus clásicos antihéroes el afán por descartar su vida de siempre. Está pensando en dejarlo con su novio, Jake (Jesse Plemons), pero hasta dar el paso ha accedido a conocer a sus padres (Toni Collette y David Thewlis), una pareja imposible. Mientras tanto, no deja de recibir llamadas misteriosas.

Esto no es una versión psicótica de 'Los padres de él', aunque haya momentos en que lo parezca. Tampoco es una película de terror, aunque tenga momentos de pesadilla claustrofóbica, algo a lo que ayuda el formato cuadrado. Esa atmósfera de amenaza la puede hacer pasar por thriller, como un lento crescendo hacia una explosión de violencia. Pero su progreso es hacia otro lugar, una creciente desintegración del tiempo y de la identidad con toda clase de bifurcaciones psicológico-culturales y desembocadura en una recta final cercana en espíritu a la última 'Twin Peaks'.