DECISIÓN PIONERA

¿Mejor actor y mejor actriz? No, mejor interpretación

La Berlinale sienta la primera piedra eliminando la doble categoría en una revolución que atañe a la variedad de identidad sexual, pero ¿qué harán otros festivales?

Los ganadores de la última edición del Festival de Cine de Berlín, el pasado febrero. 

Los ganadores de la última edición del Festival de Cine de Berlín, el pasado febrero.  / FABRIZIO BENSCH

Se lee en minutos

¿Hay distinción entre el premio al mejor director o mejor directora, montadora o montador, compositor o compositora musical? La separación entre mejor actriz y mejor actor parecía algo más lógico y razonable, pero ya no es así. Era la única distinción de género que quedaba en los premios otorgados en los festivales, en los Oscar, los Goya, los César, los Gaudí o los premios del cine europeo. Estaba escrito desde hacía tiempo que eso también iba a cambiar, y el certamen de Berlín ha sido el primero en dar el paso. ¿Afectará a otros festivales? Y, sobre todo, ¿es una decisión lógica?

En la Academia de Hollywood saben de estas cosas, aunque por otros motivos. En la primera edición del premio, el 4 de mayo de 1927, se concedió un Oscar al mejor director y otro al mejor director de comedia. Menuda tontería si lo vemos con la perspectiva actual. ¿Por qué no se dio también al mejor director de wéstern o de cine policíaco? Al año siguiente ya se eliminó esa doble distinción, pero aún hoy, en los Globos de Oro, se siguen dando premios a la mejor película en categoría de comedia y musical, y a otra en categoría de drama, como si el resto de géneros no tuvieran su oportunidad.

Sentido común 

La propuesta de la Berlinale es clara y contundente. A partir de su próxima edición, en febrero de 2021, el jurado del certamen otorgará el Oso de Plata a la mejor interpretación y otro para la interpretación de apoyo. Distinción entre principales y secundarios, pero no en cuestión de género. Lógico. Esa separación había quedado anacrónica, pero no atañe tanto a una posible lectura en clave de reivindicación femenina o feminista, que también, como a una natural y sensata inclusión del colectivo LGTBIQ.

Preguntado sobre el tema y cómo afectará a futuras ediciones, José Luis Rebordinos, director del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, nos comenta: "Por la historia del festival de Berlín y su relación con el movimiento LGTB, nos parece lógico y normal que hayan sido ellos quienes rompan el hielo y realicen esta propuesta. También nos parece de sentido común". ¿Se plantea realizar ese cambio en una próxima edición? "Nosotros compartimos esta reflexión y para el año que viene tendremos que tomar medidas en esta dirección".

Berlín sensible 

Precisamente el tema LGTB está en el quid de la decisión tomada por Berlín, un festival que siempre se ha caracterizado por dar voz al cine 'queer' y a la variedad de género. Los dilemas eran antes evidentes. Pongamos un ejemplo. El protagonismo de la producción chilena 'Una mujer fantástica', recompensada con el Oscar al mejor filme de habla no inglesa en 2017 (también el premio al guion en Berlín), recae en un personaje trans. De haber ganado el premio de interpretación quien lo encarna, Daniela Vega, ¿en qué categoría habría caído, mejor actriz o mejor actor? Berlín parece haber resuelto el tema.

Noticias relacionadas

Carlos R. Ríos, director del D'A Film Festival Barcelona, se suma a la causa: "Me parece muy bien, creo que era una división un poco anacrónica. Nosotros damos premios a la mejor película y director/directora, y si un día damos premios de interpretación, haremos como la Berlinale". Otros responsables de certámenes tienen algunas dudas. Ángel Sala, director del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Sitges, opina que "la decisión de eliminar las categorías de actuación en la Berlinale es una medida de fuerte valor simbólico y mediático en un primer momento, aunque me genera dudas respecto a su efectividad a la hora de poner en valor el trabajo de la mujer en el cine y su mirada sobre el mismo".

Pero hay otras cuestiones que conviene también considerar. Conxita Casanovas, directora del BCN Film Fest, está de acuerdo es que es una medida revolucionaria, pero "no es una decisión que de momento yo hubiera tomado, ya que unificar y eliminar un premio es restar una oportunidad. No creo que el tema del género se tenga que resolver de esta manera", aunque incide en que no le parece ningún disparate la decisión tomada por los responsables de la Berlinale.

Temas

Berlinale Cine