28 nov 2020

Ir a contenido

LA INSÓLITA 32º EDICIÓN DE LA CITA MUSICAL DE OSONA

El Mercat de Vic enciende los focos

La muestra graba estos días en el teatro L'Atlàntida, de Vic, los conciertos que emitirá en 'streaming' a partir del 15 de septiembre, como el de Renaldo & Clara, estrenando su nuevo disco,'L'amor fa calor'

Jordi Bianciotto

Actuación de Renaldo&Clara en Vic este martes. 

Actuación de Renaldo&Clara en Vic este martes.  / ACN / GEMMA ALEMAN

Para Clara Viñals, “la incertidumbre es muy antiartística”, pero ahí la tuvimos, este martes, luciendo su mejor sonrisa en la grabación, con su grupo, Renaldo & Clara, de uno de los conciertos que el Mercat de Música Viva de Vic desgrana estos días a puerta cerrada en el teatro L’Atlàntida. Bolo con efecto retardado, que se mostrará en ‘streaming’ a partir del martes 15 de septiembre, día en que arrancará esta insólita 32º edición de la muestra.

Así será este nuevo Mercat, enfocado a nuestras pantallas, con 40 conciertos registrados, todos ellos portadores de novedades discográficas. El pórtico lo pondrá, el domingo 13, la primicia del álbum de Maria Arnal i Marcel Bagés, tras el cual se desplegarán artistas de variado signo, como Meritxell Neddermann, Las Migas, Koko-Jean & Tonics, Lídia Pujol, Mi Capitán, Carlos Sarduy... Conciertos de visionado gratuito, como lo serán los que, si ninguna contraorden de última hora lo impide, se harán oír en vivo en diversos enclaves de Vic, otros 16, con nombres como Blaumut, Pau Vallvé, Ginestà, Gemma Humet, Dolo Beltrán o Nakany Kanté. Cuatro escenarios, el mayor de los cuales será el del exterior de L’Atlàntida, adecuado para unos 600 asistentes.

Responsabilidad con la escena

Esta es la solución adoptada por el Mercat tras descartar un abanico de posibilidades entre las que “nunca” se consideró la de suspender, subraya su director artístico, Marc Lloret. El argumento central apunta a la responsabilidad de la muestra como escaparate del que dependen tantos creadores del país. “El Mercat no es un festival, y si podemos abrir una pequeña puerta al negocio y a la contratación de cara al 2021, debemos hacerlo”, alega Lloret. El año pasado se acreditaron más de 700 profesionales, y en esta edición la cifra “va en esa línea”, asegura. Lo importante, añade Lloret, “es seguir dando trabajo a un amplio sector que va más allá de los mismos músicos, con técnicos, agencias de comunicación, servicios de catering y otros muchos profesionales”.

Las cancelaciones de fiestas mayores que gotean cada vez que se lanzan mensajes de alarma invitan a vislumbrar la espada de Damocles, pero en el Mercat confían en poder consumar su parcela de conciertos presenciales. “La opción más sensata es no sufrir y esperar que todo siga su curso”, medita Lloret. E insistir en la seguridad de estos bolos sujetos a todas las medidas sanitarias. “Se ha demostrado que no salen contagios de ahí. La lógica es aplastante”.

Las grabaciones de conciertos comenzaron el miércoles de la semana pasada, dos por la mañana y otros dos por la tarde. El producto resultante será una “pieza audiovisual que podrán editar, colgarla o venderla si lo desean”.

Alegrías pre-pandemia

Algunos artistas se traen consigo a una pequeña delegación de fans que rompe la gelidez de la sala desocupada. Como la treintena que arroparon este martes a Renaldo & Clara, apoyando al grupo con sus aplausos en el estreno del nuevo disco, ‘L’amor fa calor’, que saldrá el 18 de septiembre. “Queríamos que se titulara así aun antes de componer la canción con este título”, explica Clara Viñals, a quien le gusta “la rima de ‘amor’ con ‘calor’” y que “abra muchas interpretaciones”. Los de Lleida llevaban más de un año sin tocar en directo, preparando este álbum (todo él compuesto antes de la pandemia), y minutos antes de subir al escenario, ella no oculta cierto desasosiego. “Yo no me sé aislar del todo”, desliza. “No acabo de sentirme relajada para hacer música. Lo que ocurre me afecta”.

Pero la nueva música de Renaldo & Clara, como ya apuntaba el adelanto de ‘La finestra’, poco tiene que ver con la melancolía y el interiorismo tan asociados a esta era. Su pop es ahora más colorista y efervescente que nunca, con protagonismo de sintetizadores y el concurso de dos coristas. “Ahora somos tres chicas y tres chicos, y es más divertido”, hace saber Clara, apelando pese a todo al buen humor en este único Mercat posible, en el que, señala Lloret, “todo el mundo ha entendido que esta era la única manera de celebrarlo”.