18 sep 2020

Ir a contenido

ITINERARIO PARA UN VERANO EXTRAÑO

Recorrido 'gourmet' por la Barcelona de 'Foodie love'

La primera serie de ficción de Isabel Coixet permite saborear una ruta para buenos paladares por Barcelona

Los personajes que interpretan Guillermo Pfening y Laia Costa viven el inicio de una relación en la capital catalana

Beatriz Martínez

Laia Costa y Guillermo Pfening, en el restaurante que aparece en ’Foodie love’. 

Laia Costa y Guillermo Pfening, en el restaurante que aparece en ’Foodie love’. 

Hace pocas semanas se estrenó en Estados Unidos la primera serie de ficción de Isabel Coixet, 'Foodie Love', disponible en España desde el pasado diciembre en HBO. En ella, la directora catalana vuelve a Barcelona para rodar el encuentro y la relación posterior que se genera entre dos jóvenes amantes de la gastronomía. 

Hacía tiempo que no ambientaba una de sus historias en su ciudad de origen. Lo hizo en su debut, 'Demasiado viejo para morir joven', cuando tenía solo 24 años, y ahora vuelve a situar Barcelona en el epicentro del romance entre los personajes que interpretan Laia Costa y Guillermo Pfening. Lo hace a través de una ruta gastronómica por diferentes locales que van marcando el transcurso de la relación: la primera cita para tomar un café, la segunda para beber unos cócteles, la tercera para comer ramen y la cuarta para degustar un menú con dos estrellas Michelin. 

A lo largo de los encuentros, ella y él (no llegamos a saber sus nombres) se irán conociendo, coquetearán, se desearán y proyectarán sus miedos y sus expectativas el uno en el otro hasta que de verdad terminen siendo honestos con sus sentimientos. 

Primera parada

La primera parada será en el Espai Joliu, en la calle de Badajoz, 95, donde los protagonistas se conocerán, tras contactar a través de una app, en un ambiente cómodo y relajado, entre plantas, postres caseros y cafés con notas cítricas. Una vez pasada la primera prueba se adentrarán en la noche de la mano del Bar Paradiso, situado en la calle Rera Palau, nº4, que tiene la particularidad de ser una coctelería de aires clandestinos, ya que se accede por la nevera de un bar de pastrami que está a pie de calle.

Solo hay una localización que fue recreada ex profeso, en el mercado del Carmel, y que pretende replicar el restaurante Yokaloka (situado dentro del mercado de Antón Martín, en Madrid), considerado por la propia directora como el lugar donde se cocina el mejor ramen del mundo. 

El capítulo 5 tiene lugar en el restaurante de los hermanos Torres, en la zona de Les Corts, un espacio de más de 800 metros cuadrados en el que la cocina se halla integrada dentro del local y donde los protagonistas por fin se dejarán llevar no solo por el paladar, sino también por la pasión. Tras una noche de sexo, nada mejor al día siguiente que un buen desayuno con cruasanes procedentes del paraíso de la repostería japonesa Ochiai, en Comte d’Urgell, 110. 

El último episodio transcurre a caballo entre Barcelona y Tokio. La pareja irá al Soho House, en la plaza del Duc de Medinaceli, en el que hay un cine con butacas donde se puede tomar una copa mientras se ve una película. En este caso el filme en cuestión será Hiroshima, mon amour, de Alain Resnais, que abrirá las heridas de la protagonista en torno a una relación amorosa que dejó en ella una huella imborrable. 

A partir de ese momento, el ambiente se enrarecerá, tanto en la cena posterior en La Pepita y la Cava, en la calle de Còrsega, 339, como en su camino a casa por las calles vacías. 

En 'Foodie Love', Isabel Coixet vierte su amor por la comida a través de sus personajes, y sus personajes explorarán sus emociones a través de la comida. Cada plato se cocina con extremada minuciosidad para dejar en el paladar un sabor efímero, pero imborrable. Y aunque la mayor parte de la trama transcurre en los locales mencionados, también hay momentos fugaces en una simple y anónima esquina del Gòtic que se convierten en eternos en la memoria, convocando los pequeños goces y sinsabores de la vida.