15 ago 2020

Ir a contenido

ESTRENO DE UNA CINTA POLÉMICA

"Demente", "malvada" y "peligrosa", llega 'La caza'

Atacada por Trump en un tuit y pospuesta sine die, se estrenó al fin en EEUU justo antes del cierre de cines por la pandemia

La película es en realidad una crítica contra el fanatismo tanto conservador como liberal

Nando Salvà

Fotograma de ’La caza’. 

Fotograma de ’La caza’. 

Es una de las películas que más han dado que hablar en los últimos 12 meses, y la más vapuleada. Fue tachada de “demente”, “malvada” y “peligrosa”, y atacada por el mismísimo Donald Trump a través de un envenenado tuit; y por eso, incluso antes de que nadie la viera, ‘La caza’ se convirtió en una patata tan caliente que nadie se atrevía a tocarla. Después de que su estreno en Estados Unidos -originalmente previsto para el 27 de septiembre de 2019- fuera inicialmente pospuesto sine die, la película se las arregló para ver la luz en su país el 13 de marzo, justo antes de que la pandemia obligara al cierre de los cines. Ahora acaba de llegar a la cartelera española.    

Su premisa, reconózcase, tiene un potencial polémico incuestionable: un puñado de hombres y mujeres catalogados como “deplorables” -esa es la palabra, recordemos, que Hillary Clinton usó en su día para describir a los votantes de Trump- despiertan en un campo, amordazados y esposados, y pronto se dan cuenta de que están siendo cazados por un grupo de ricos progresistas, que usan ametralladoras, granadas y flechas para matarlos por diversión; uno de los prisioneros, sin embargo, logra contraatacar y liquidar a sus perseguidores uno por uno.

Tráiler lleno de mala baba

Es fruto de la ocurrencia compartida que, medio en broma, los guionistas Damon Lindelof y Nick Cuse tuvieron mientras escribían su aclamada serie ‘The Leftovers’; el productor Jason Blum -responsable de 'thrillers' sociales como ‘Déjame salir’ y ‘The Purge: La noche de las bestias’ y de sagas de terror como ‘Paranormal Activity’ e ’Insidious’- la hizo realidad, y llegó a un acuerdo de distribución con los estudios Universal. El tráiler de la película, lleno de violencia y mala baba, vio la luz en julio del año pasado, dos meses antes de su supuesta llegada a los cines. 

Poco después, en la mañana del 3 de agosto, 22 personas fueron asesinadas a manos de un xenófobo en un tiroteo en El Paso, Texas, y solo unas horas después otro tirador mató a nueve personas más en Dayton, Ohio. Entonces los ejecutivos de Universal comprendieron que la promoción de ‘La caza’ podía herir sensibilidades y decidieron ponerla en pausa rápidamente; aunque no lo suficiente: la cadena de noticias ultraconservadora Fox News atacó la película por lo que consideraban un acoso a los partidarios de Trump. “Es algo enfermo que demuestra cuánto odio tiene la izquierda, y resulta dañino para una sociedad que necesita mensajes de unidad y entendimiento”, sentenció uno de sus comentaristas. Y justo después, seguramente tras consultar su canal favorito, Trump incendió Twitter: “¡Los liberales de Hollywood son racistas del más alto nivel, llenos de rabia y odio! ¡Incitan a la violencia y luego culpan a los demás. ¡Ellos son los verdaderos racistas, y son malos para este país!”, publicó en la red social el presidente, que acababa de ser duramente criticado por airear el tipo de retórica supremacista que a juicio de muchos había contribuido a los tiroteos. Después de aquello, y de que varios de los profesionales implicados en la película recibieran amenazas de muerte, Universal anunció que ‘La caza’ no se estrenaría el 27 de septiembre. Tuvieron que pasar casi meses antes de que pudiera hacerlo, y entonces se vio saboteada por el coronavirus. Ese, claro, es otro tema.

Contra los fanatismos

En realidad, los enardecidos ataques contra la película tomaron como una apología de la violencia contra los votantes republicanos lo que en realidad es algo muy distinto: una crítica contra el fanatismo de ambos bandos. A lo largo de su metraje, los conservadores cazados hacen comentarios sobre cómo los inmigrantes están arruinando Estados Unidos, y mientras tanto los cazadores liberales justifican sus acciones asumiendo que sus víctimas son unos fascistas. En última instancia, pues, la persecución sufrida por ‘La caza’ funciona como prueba fehaciente de su propio argumento central: que en una sociedad extremadamente polarizada, unos y otros llegamos a conclusiones tóxicas sobre quienes tienen opiniones políticas distintas a las nuestras sin prestar en el proceso ninguna atención a los hechos.