15 ago 2020

Ir a contenido

CRÓNICA

Stay Homas cruza la pantalla en el Grec

El grupo nacido en una terraza del Eixample desplegó ingenio y recursos en su primer concierto, en el que contó con invitados como Panxo (Zoo) y Judit Neddermann

Jordi Bianciotto

Actuación de los Stay Homas en El Grec. / FERRAN SENDRA / VÍDEO: EFE

Stay Homas, el trío surgido medio en broma en una terraza de la calle Balmes se está llevando por delante el pequeño circuito de festivales de este verano y publica sus canciones en una multinacional, Sony Music, con vistas al mercado global. Este jueves, en la primera de sus dos noches en el Teatre Grec, punto de partida de su gira bautismal, los chicos proyectaron su aura de inocencia, su ingenio y su simpatía, así como sus recursos para conectar con el público de un modo diáfano, recordando que no son unos recién llegados al oficio y que conocen el percal tras sus años de servicio en grupos de verbena y fiesta mayor como Búhos y Doctor Prats.

Tras todos estos meses de relación a distancia, celebraron que esta vez no los viéramos “detrás de la pantalla, lo cual es muy de agradecer”, y arrancaron con la vitaminada bossa nova de ‘Ta tudo bem’, una de sus canciones de confinamiento: “Nos han arrebatado los besos / y me siento preso”. Mucha rima fresca y desdramatizadora, dando a entender que para Stay Homas la actitud es más definitoria que el estilo musical, en el que se mezclan muchos palos: de la rumba de ‘Confineo’, que arrancó las primeras palmas de la noche, al toque soul de ‘Anything at all’ (con la voz invitada de Lia Kali, alias de Júlia Isern) y al reggae de la canción que da nombre al trío, en la que contaron con la impetuosa ayuda de Sr. Wilson.

Stay Homas, este jueves, durante el concierto en el Grec / Ferran sendra

Desfile de amigos

Pero Stay Homas es ese grupo novel que en su primera noche se permite introducir una de las canciones, ‘Te lo digo, Jimmy’, indicando que “no necesita mucha presentación”, y que puede presumir de agenda invitando a escena a algunos de los cómplices de sus vídeos. El jueves pasaron también por allí Pablo Sánchez (ex-La Raíz, Ciudad Jara), poniéndose romántico en ‘Hasta que amaine’, un expeditivo Panxo (Zoo) en la cuña hip-hop de ‘Cobeat 19’, y Judit Neddermann, inyectando con suavidad sus estrofas en catalán en ‘Gotta be patient’, la canción de resonancias doo-wop que se agenció Michael Bublé.

Ello lo manejó el grupo con aquella sencillez, sin ir más allá de la escenografía de sus vídeos (mesitas plegables, un par de plantas, seis luces colgantes) ni complicar apenas las instrumentaciones respecto a las tomas originales: guitarras, ukelele, un ‘set’ de percusión (este, sí, más completo que el cubo de fregar) y muy aislados toques de trompeta y trombón levantando pasiones. Canciones cortas, hasta 24, y propinas como ‘The bright side’, pieza que juega con el contraste del ritmo alegre y el texto interiorista, encarnando el espíritu con el que nació Stay Homas: “nadie quiere estar solo”, pero, al fin y al cabo, “cada día en tu casa eres el rey”.