30 oct 2020

Ir a contenido

LOCALES EMBLEMÁTICOS

Voz de alarma de los tablaos históricos de Barcelona

Tablao Cordobés, Tablao de Carmen y Los Tarantos se unen para denunciar la crítica situación del sector de las salas de flamenco

La ausencia de turistas y las severas restricciones a causa de la crisis del covid empujan a los locales hacia un futuro incierto

Joan Maldonado

Maria Rosa Pérez Casares, Joan Mas y Mima Agüero durante la presentación en la sala Moog.

Maria Rosa Pérez Casares, Joan Mas y Mima Agüero durante la presentación en la sala Moog. / FERRAN NADEU

Los efectos secundarios de la pandemia del coronavirus se están dejando sentir en todos los ámbitos de la sociedad. Uno al que le está siendo especialmente complicado reemprender la marcha es el de la cultura y el espectáculo, afectado desde el minuto uno por el confinamiento y el primero en recibir las restricciones en  los rebrotes. En lo que fuera uno de los tablaos más emblemáticos de la Barcelona canalla de los años 20 del siglo XX, El Villarosa (actual sala Moog) se ha presentado este miércoles la plataforma Tablaos emblemàtics de Barcelona. Maria Rosa Pérez, del Tablao Cordobés, Mimo Agüero, del Tablao de Carmen, y Joan Mas, de Los Tarantos (139 años de flamenco en Catalunya entre los tres), han unido esfuerzos para dar visibilidad a la difícil situación por la que atraviesan y proponer una serie de medidas para intentar encontrar soluciones a un futuro que los protagonistas aventuran muy incierto.

“Los tablaos estamos en la zona cero del huracán. El turismo, el 90% de nuestro público habitual, ha desaparecido. Sería un buen momento para reivindicar el patrimonio flamenco catalán y recuperar una parte de ese público local que no acude a los tablaos. Pero eso resulta muy difícil por las restricciones de seguridad impuestas por la pandemia que limitan el aforo. Eso, económicamente, no es viable”, explica Pérez, exbailaora y propietaria del Tablao Cordobés. "Nos asocian a ocio nocturno y no a una actividad cultural. Es un error que no nos dejen abrir, si esto continua así es la ruina de cualquier empresa", asegura Mas, de Los Tarantos.

"Cuando se habla de cultura se olvidan del flamenco y de los tablaos. El flamenco no está en la lista para recibir subvenciones", lamenta Rosa Pérez, del Tablao Cordobés

Los gestores de los locales no se cansan de reivindicar la catalanidad del flamenco y la importancia y el peso del género en la cultura catalanaManuel de Falla aprendió más flamenco en Barcelona que en su Andalucía natal y 'El amor brujo' se estrenó en Barcelona en el Palau cantado por una gitana catalana”, ilustra Mas. “Cuando se habla de cultura se olvidan del flamenco y de los tablaos. De las subvenciones que aporta la Generalitat a los diferentes géneros musicales el flamenco no está en la lista. El flamenco es el gran olvidado de las administraciones culturales de Catalunya", se queja Pérez.

Temporada perdida

Los tablaos dan por perdida la temporada y se preparan para resistir un año hasta el inicio de la próxima en el mes de marzo. Pero para eso la ayuda institucional la consideran básica. “Tal y como están las cosas podemos resistir hasta Pascua del 2021, más allá lo veo imposible”, asegura Agüero.

Los propietarios se han reunido con varios grupos políticos, tienen próximas citas con  gestores económicos y culturales municipales (algunas en septiembre) y prevista una comparecencia en el Parlament para explicar la situación, pero el calendario aprieta, porque también están en juego muchos puestos de trabajoEl 90% de los artistas flamencos viven de los tablaos, si estos cierran se perderán empleos, carreras artísticas y el panorama flamenco catalán se empobrecerá y será muy difícil recuperarlo. Son muchos años de trabajo, esto no se improvisa de un día para otro”, asegura Pérez.

Entre las reivindicaciones de los empresarios están los mantenimientos de los ertos y la bonificación del 100% de las cuotas de la Seguridad Social, y la reducción del IVA de las entradas a los espectáculos flamencos. Otra de las propuestas es la cesión de espacios públicos al aire libre para poder reemprender la actividad habitual, algo que algunas Administraciones parecen no darse por enteradas. “Pedí permiso para instalar un escenario en la plaza Real para ofrecer conciertos de flamenco y jazz, aún hoy estoy esperando que me digan algo”, afirma Mas

Respeto y consideración

“Pedimos a los políticos que nos tengan en consideración, respeto y algo de cariño. En Barcelona es más fácil sentarse en una terraza, ir a un restaurante o comprar cerveza fresquita en la calle que asistir a un acto cultural. Por lo visto, la música en vivo contagia más el covid”, remacha crítico Mas.

Campañas de difusión del flamenco entre el público joven, excepción de pagar impuestos mientras dura el cierre de los locales, ayudas a los gastos fijos de los locales y la esponsorización de un festival de tablaos flamencos son otras de las demandas de los empresarios para poder resistir durante este tiempo, porque, como dice Pérez, “cuando llegue el momento de volver abrir, no habrá nadie para poder abrir”.

“Los clubs, los pequeños locales, los tablaos... son la base de cualquier expresión musical, sin ellos no existirían los grandes festivales de música, son el embrión de las musicas que vendrán, pedimos sensibilidad política para que se reconozca nuestra importancia cultural y social”, recuerda Mas.

De momento son los tres tablaos más antiguos y emblemáticos de la ciudad los que han lanzado la voz de alarma y de socorro, pero están abiertos a que otros locales del género, en Barcelona existen unos seis más, se unan a la iniciativa. “Todos serán bienvenidos”, afirma Agüero.