13 ago 2020

Ir a contenido

CRÓNICA DE MÚSICA

Ainhoa Arteta encandila en el Fes Pedralbes

La soprano guipuzcoana ofrece en Barcelona su primer concierto después del confinamiento

Pablo Meléndez-Haddad

Ainhoa Arteta y el pianista Javier Carmena, durante su presentación en el Fes Pedralbes.

Ainhoa Arteta y el pianista Javier Carmena, durante su presentación en el Fes Pedralbes. / ACN / ALBERT CADANET

En medio de cierta incertidumbre ante la cancelación de eventos por la pandemia, el recital de Ainhoa Arteta en el Fes Pedralbes culminó en un gran éxito. La soprano se encargó de presentar las obras al no contar con programa de mano por seguridad sanitaria y felicitó a los presentes por apoyar a la cultura segura. Descansada y en espléndido estado vocal, ofreció un recorrido por autores catalanes, navarros y andaluces comenzando con las 'Seis baladas italianas para canto y piano' de Isaac Albéniz que la sensible y adecuada amplificación electrónica, que pasó casi desapercibida, ayudó a subrayar dando cuenta de las dinámicas del piano y también de las infinitas matizaciones del canto.

Así, contenida –como la propia música del maestro de Camprodón, con un ligero sabor a Tosti–, Arteta estuvo notable especialmente en 'Il tuo sguardo' y 'Una rosa in dono', acabando con una expresiva 'T’ho riveduta in sogno' que, según afirmó, le recuerda el final de 'La Traviata'.

Lucido piano

El piano de Javier Carmena, fiel cómplice de la soprano, se lució con 'Rumores de la Caleta', también de Albéniz y, más tarde, con 'Sacro Monte', de las '5 danzas gitanas' de Turina.

Siguieron tres de las '12 canciones populares' de Obradors coronadas por una sentida y bien modulada 'Del cabello más sutil' y por la simpática 'Chiquitita la novia', dicha con abierta soltura.

De Jesús García Leoz se ofreció el 'Tríptico' sobre poemas de Federico García Lorca conformado por 'Por el aire van', 'De Cádiz a Gibraltar' y 'A la flor, a la pitiflor', que encantaron al público, antes del ciclo dedicado a los majos de las 'Doce tonadillas en estilo antiguo' de Enric Granados, comenzando con 'La maja de Goya' y realizando auténticas creaciones de 'El majo tímido', 'El tra la la y el punteado' y 'El majo discreto'.

En las propinas encandiló con el 'Quando m'en vo' de 'La Bohème' y el 'Vissi d'arte' de 'Tosca' y con el 'Ningue' de las 'Cinco canciones negras' de Montsalvatge dejando para el final el 'Cant dels ocells' dedicado a las víctimas de la pandemia.