ESTRENO EN NETFLIX

'Maldita', nueva mirada sobre el mito artúrico

La serie creada por el gran Frank Miller y Thomas Wheeler reexplora la leyenda desde la perspectiva de una joven Dama del Lago

Katherine Langford en un fotograma de la serie ’Maldita’.

Katherine Langford en un fotograma de la serie ’Maldita’.

Se lee en minutos

Sin la Dama del Lago, Arturo no habría obtenido la espada Excalibur ni sido rey, pero esta mujer fantástica tiene un rol secundario en bastantes narraciones del mito. De hecho, en la por otro lado excelente 'Excalibur' de John Boorman, la actriz que la interpretaba (Hilary Joyalle) ni siquiera aparecía en los créditos. 

En la novela ilustrada 'Maldita' (publicada en español por Océano), el más conocido como guionista y productor Thomas Wheeler ('El gato con botas') y la leyenda del cómic Frank Miller ('Sin City', '300') decidieron convertir en heroína y protagonista a la Dama. O, mejor dicho, a la joven con dones mágicos destinada a convertirse en ella. En entrevista con 'The New York Times', Wheeler citaba algunas de las preguntas que les llevaron a tomar esa decisión: "¿Quién era ella? ¿Por qué ofrece la espada? ¿Cuál es la relación entre ellos? ¿Por qué sufrió ella este final trágico y misterioso?".

A la búsqueda, seguramente, de encontrar la siguiente 'Juego de tronos', Netflix encargó la serie (sin necesidad de piloto) antes incluso de que los autores acabaran el libro. Solo algo más de medio año después de haber leído esa reelaboración-precuela de la leyenda artúrica, podemos verla transformada en imágenes en Netflix. Con casi toda la fidelidad del mundo: Wheeler y Miller son productores; el primero, además, es 'showrunner'. Miller, además, se reserva un pequeño papel; como ya hizo en un montaje de campamento de verano de 'Camelot', según explica en las notas de prensa.

El camino de la heroína

En la serie, Katherine Langford, por fin liberada del yugo de 'Por trece razones', encarna a Nimue, joven paria de la aldea Dewdenn. Según a quien preguntes, su capacidad para comunicarse con los Ocultos, espíritus invisibles de la naturaleza, es una bendición o maldición. Sus prontos pueden ser devastadores. Cuando la orden de los Paladines Rojos, liderada por el padre Carden (Peter Mullan), arrase su aldea y cruficique a sus vecinos sin contemplaciones, Nimue se verá impelida a una misión que trastocará su vida: entregar una espalda mítica a Merlín. Es el último deseo de su madre.

Nimue no está sola en su búsqueda. Cuenta con el apoyo de Pym (Lily Newark), su mejor amiga, a menudo el alivio cómico de una historia pesarosa. También de la novicia Igraine (Shalom Brune-Franklin), dueña de un gran secreto. O del joven mercenario Arturo, habilidoso en el canto y la seducción, pero también especialista en cometer errores. Este Arturo no es el habitual: tiene el color de piel de un actor (Devon Terrell) conocido por haber interpretado a Barack Obama en el biopic 'Barry' del 2016. Merlín tampoco es el Merlín habitual, sino un vikingo (Gustaf Skarsgård, el Floki de 'Vikingos') alcohólico al que han quitado la magia.

Pasado puesto al día

Noticias relacionadas

Los creadores de 'Maldita' no quieren desempolvar, sin más, una vieja leyenda, sino usar ciertos arquetipos para explorar temas actuales. Nimue y sus partidarios entablan una lucha reconocible por todos aquellos que han sido marginados. Su batalla es feminista, antirracista y también ecologista: en la serie se recuerda la necesidad de convivir con la naturaleza en lugar de solo explotarla. El padre Carden, los Paladines Rojos y el Monje Llorón (Daniel Sharman de maquillaje emo, fiel al dibujo de Miller) son la viva encarnación del fanatismo religioso más sibilino.

Aunque el libro fuera catalogado como 'young adult', quienes acudan a la serie en busca de la estilizada violencia 'milleriana' no quedarán defraudados. Aunque quizá por respetar los diseños del dibujante o por falta de presupuesto, la producción se apoya mucho en efectos digitales, lo que resta bastante impacto a secuencias clave. La imagen quizá más efectiva sea la del hombre devorado por dentro por las raíces y vides de un árbol, cual víctima de cierto enemigo clave de 'Posesión infernal'.