06 ago 2020

Ir a contenido

consecuencias de la pandemia

En peligro el Sant Jordi de verano en el paseo de Gràcia

Diversas editoriales catalanas de la asociación Llegir en català piden que las ventas se circunscriban a las librerías y no ven "responsable" el formato de estands y firmas en el centro de Barcelona

La Rambla de Barcelona, totalmente vacía, en la víspera del Sant Jordi 2020.

La Rambla de Barcelona, totalmente vacía, en la víspera del Sant Jordi 2020. / FERRAN NADEU

Ante la rápida progresión de los 29 brotes que se han producido en Barcelona, el Día del Libro y de la Rosa parece peligrar en su celebración, en especial con el formato más ambicioso centrado en un espacio perimetrado y cerrado en el paseo de Gràcia. Solo un día después de anunciarse las medidas de seguridad con las que se pretende celebrar el llamado Sant Jordi de verano, el próximo jueves 23 de julio, surgen voces divergentes con la decision. Diversas editoriales agrupadas en la asociación Llegir en català han decidido no participar en esta 'diada' estival del día 23 en el céntrico paseo de Gràcia por "responsabilidad" ante la crisis sanitaria y han pedido que se suspendan los actos en esa zona y se celebre la jornada solo en las librerías, con poca presencia en la calle. La 'consellera' de Salut, Alba Vergès, ha anunciado este mediodía en rueda de prensa que prevé tomar medidas en Barcelona por la "rápida progresión" de 29 brotes en la ciudad, que ha pasado de tener 164 a 458 positivos por covid-19 en la última semana. Aunque no ha concretado qué medidas se podrían tomar, "valora la cancelación".

Detrás de Llegir en Català figuran editoriales como L'Avenç, Club de Lectura, Raig Verd, Saldonar, Bira Biro, Les Hores, la cooperativa Sembra Llibres, Tigre de Paper y Alrevés. En un comunicado hecho público en las redes sociales, estos sellos consideran que la concentración de casetas en el paseo de Gràcia, donde se instalarán unas 110 paradas, "pone en riesgo la salud de vendedores y compradores, y pone más presión sobre el sistema sanitario del país".

Creen que "no es compatible pedir a la gente que se quede en casa, como hacen las autoridades sanitarias, y al mismo tiempo animarla desde las asociaciones del sector del libro a que vayan al paseo de Gràcia". "La pandemia nos ha golpeado a todos y el virus sigue estando bien vivo, y después del aplazamiento del Día del Libro del 23 de abril al 23 de julio agradecemos el esfuerzo y somos conscientes de las horas y la energía que ha puesto la Cambra del Llibre para organizar el Sant Jordi de Verano, pero por responsabilidad creemos que esta fiesta no se tiene que celebrar con una concentración de paradas en el centro de la ciudad", señalan en el comunicado.

Sanitarios eligen libros, el pasado 23 de abril. 

Como asociación de editoriales, y tal como han hecho cada año, ya lo tenían todo preparado para Sant Jordi, pero recuerdan que han esperado hasta el último momento para ver si era la propia Cambra del Llibre la que asumía que "el Sant Jordi, como estaba previsto, no se puede hacer y cancelaba la convocatoria". Tras la presentación de este miércoles del dispositivo del Sant Jordi del 23 de julio, Llegir en Català ha decidido "no participar en el Sant Jordi de Paseo de Gràcia por responsabilidad colectiva" y hace un llamamiento a los lectores a que "visiten las librerías físicas y digitales el día 23".

En la presentación de ayer, el presidente de la Cambra del Llibre, Patrici Tixis, reiteró que "es muy difícil que no se celebre este Día del Libro", porque se han previsto unas medidas de seguridad sanitaria flexibles que se pueden adaptar a la situación del momento. Consultado por este diario este jueves, Tixis considera que "el espacio del paseo de Gràcia será el más seguro de Barcelona el 23-J por lo que respecta a la protección del virus, pero si las autoridades sanitarias dicen que no se puede lo celebraremos en cada librería". 

Añadía el miércoles que el 23 de julio "será más grande o más pequeño, pero se podrá celebrar, y en cualquier caso se podrá acceder a las librerías, incluso si se suspendiera el recinto de paseo de Gràcia, porque todas las librerías estarán abiertas".