26 oct 2020

Ir a contenido

POLÉMICA INTELECTUAL EN EEUU

Salvados por la tolerancia

Los pensadores españoles culpan del clima de confrontación de la vida pública norteamericana en plena era Trump al puritanismo de su cultura política

Juan Fernández

Josep Ramoneda, Daniel Innerarity, Ignacio Sánchez-Cuenca y Cristina Monge. 

Josep Ramoneda, Daniel Innerarity, Ignacio Sánchez-Cuenca y Cristina Monge. 

Como una señal de aviso de cara al futuro, pero salvando todas las distancias que separan a la cultura política norteamericana -puritana y celosa de la corrección- de la española -habituada a convivir con el reproche público sin temer mayores consecuencias-. Así interpretan los intelectuales y analistas de la escena política nacional la polémica surgida en Estados Unidos a raíz del manifiesto firmado por 150 académicos y pensadores en el que denuncian el “clima intolerante” que se ha instalado en el debate público de aquel país.

Josep Ramoneda

Filósofo y periodista

"La izquierda ha caído en la trampa de Trump"

A menudo, las claves de las controversias no están en el foco de tensión, sino en el contexto. En opinión de Josep Ramoneda, la situación que denuncian los intelectuales norteamericanos no se comprende sin la sombra del presidente. “La radicalización de Trump está provocando reacciones de confrontación, algunas muy radicales. La izquierda ha caído en la trampa de responderle con la misma dinámica”, observa.

En el haber del contexto hay que anotar también, según el filósofo, la influencia de las nuevas formas de comunicación. “En el universo digital es muy fácil organizar turbas. Empiezas a insultar a uno, se activa la cadena, y acaba contra la pared”, dice a cuento del “gusto por avergonzar públicamente” que, según Chomsky y el resto de firmantes del manifiesto, hay en la vida pública norteamericana. El propio Ramoneda ha conocido ese paredón en tiempos del procés. “Entonces me sentí incómodo, pero esto forma parte de mi trabajo. Mi obligación es defender mi libertad de expresión y evitar las trampas demagógicas que algunos plantean”, advierte.

Daniel Innerarity

Filósofo

"El intelectual no debe tomar partido"

Hay una forma infalible para evitar ser ametrallado en un combate: no acudir al frente de guerra. Según Daniel Innerarity, muchas de las polémicas que a veces protagonizan los intelectuales tienen que ver con la confusión ontológica que algunos tienen sobre su oficio. “Nuestra función no es tomar partido por alguno de los bandos del debate público, sino examinar y cuestionar los términos sobre los que se establece dicho debate”, advierte.

Esto no tiene nada que ver con mojarse o no mojarse, cree el filósofo, sino con saber cuál es el lugar que le corresponde a cada uno. “El intelectual debe moverse en niveles subterráneos de reflexión ajenos a la disyuntiva de buenos y malos, que siempre es limitante. Su labor es de precisión, de cirugía fina y matización”, subraya. Y añade: “A menudo, la polarización es la gran aliada de la pereza intelectual”.

Ignacio Sánchez-Cuenca

Sociólogo, filósofo y profesor de ciencia política

"Aquí somos menos puritanos"

El escrito de los intelectuales norteamericanos denuncia casos de autores despedidos por publicar artículos y profesores expulsados por disentir. Según Ignacio Sánchez-Cuenca, la cultura política de este país explica, al menos en parte, esta caza de brujas. “En las sociedades puritanas, es fácil acabar creyendo que la opinión de enfrente es pecaminosa. En el país de lo políticamente correcto, esto le ocurre tanto a la derecha como a la izquierda”, dice a cuento de una situación que, en su opinión, es inimaginable en España.

“Nuestra tradición cultural es menos puritana, aquí la gente opina con libertad aunque luego le caigan palos. También padecemos la polarización, pero hay mayor nivel de tolerancia”, afirma. Esto no significa que los intelectuales españoles no se vean envueltos en agrias polémicas. “Yo mismo he participado en varias por cosas que he escrito y me han dicho de todo, pero nunca me he sentido coaccionado ni he temido perder mi trabajo por lo que opino. Que te critiquen forma parte del juego”, reconoce.

Cristina Monge

Politóloga

"Estados Unidos vive la tormenta perfecta"

La temperatura del debate público se ha disparado en Estados Unidos a raíz de las recientes movilizaciones antirracistas que han recorrido todo el país. ¿Cómo un problema tan antiguo genera una controversia tan repentina y aguda? “Esta movilización ha desbordado a las figuras que solían pilotar esa demanda. De pronto, se han alzado nuevas voces y les han dicho a los viejos popes: vosotros ya no representáis el antirracismo”, analiza Cristina Monge quien compara esta agitación del tablero político con la que se dio en España tras el 15-M. “Entonces también hubo mucho líder de la izquierda que preguntó indignado quiénes eran esos niñatos para decirles a ellos cómo hay que transformar la sociedad”, recuerda. En opinión de la politóloga, la crispación que vive la sociedad norteamericana no se explica sin Trump, la crisis de la pandemia y la proximidad de las elecciones. “Estados Unidos vive una tormenta perfecta”, diagnostica.