08 ago 2020

Ir a contenido

ESTRENOS DE LA SEMANA

El largo camino de 'Under the skin'

El magnífico tercer largometraje de Jonathan Glazer, protagonizado por Scarlett Johansson en la piel de una alienígena, llega a los cines españoles siete años después de su estreno mundial

Nando Salvà

Scarlett Johansson, en ’Under the skin’. 

Scarlett Johansson, en ’Under the skin’. 

Que una obra tan extraordinaria como ‘Under the skin’ vea la luz en España con siete años de retraso es un sinsentido, pero la tardanza no es sino una extensión de la que la película ha sufrido desde que no era más que un proyecto en la cabeza de Jonathan Glazer. El londinense completó su tercer largometraje en el 2013, nueve años después de estrenar el segundo, ‘Reencarnación’ (2004). Sin embargo, había empezado a planearlo en el 2001, justo después de estrenar su aclamada ópera prima, el singular ‘neonoir’ ‘Sexy Beast’. “Me llevó mucho tiempo encontrar un nuevo lenguaje”, nos explicaba Glazer durante la presentación mundial de la película en la Mostra de Venecia. “Tuve que aprender un alfabeto, luego aprender a combinarlo, y luego a usarlo para hacer poesía”.  

‘Under the skin’ observa a una alienígena que pasa los días transitando por Glasgow (Escocia), y seduciendo a hombres solitarios para hacerlos luego desaparecer de la faz de la Tierra. Inicialmente Glazer pensó en contar la historia de dos extraterrestres que se infiltran entre los humanos haciéndose pasar por un matrimonio de granjeros -Brad Pitt iba a encarnar al marido- pero, llegado el momento, decidió reducir las 100 páginas de su guion a menos de la mitad y minimizar la narración para centrarse en la mezcla de imágenes y sonidos. “Quienes busquen una historia tradicional, deberían hacerlo en otro sitio”, sentencia.

Siguiendo ese método, Glazer quiso poner los instintos más básicos de la naturaleza humana frente a un espejo, a través de un personaje con un punto de vista neutral. Y eso, sostiene, convertía a Scarlett Johansson en su protagonista idónea por su celebridad y su condición de icono sexual porque, “viéndola en pantalla, da la sensación de ser como un animal exótico arrojado al hábitat equivocado”. Escondida tras una peluca negra y ropa sin duda comprada en Primark, la actriz pasó buena parte del rodaje conduciendo una furgoneta que alojaba varias cámaras diminutas en el salpicadero y un equipo de filmación en la parte trasera, deteniéndose para hablar con transeúntes que no tenían ni idea de estar siendo grabados, ni de que quizá acabarían formando parte de una película.

Deslumbrante imaginación visual

‘Under the skin’, en todo caso, no es el alarde de naturalismo que esa explicación sugiere. Muchas de sus escenas evidencian la deslumbrante imaginación visual que convirtieron a su director en uno de los grandes autores de vídeos musicales y publicitarios de los 90. “Esas piezas no solo me pagaban el alquiler, sino que fueron mi propia escuela porque, gracias a ellas, comprendí que me obsesionan las imágenes, y que el cine actual depende demasiado de la palabra”, opina Glazer, entre cuyos videoclips destacan ‘Karma Police’, de Radiohead, y ‘The universal’, en el que los miembros de Blur rendían tributo a ‘La naranja mecánica’ (1971), de Stanley Kubrick Lo mío no son homenajes sino, directamente, robos”, confiesa el británico acerca de la influencia kubrickiana que también está presente en ‘Under the skin’ y lo estaba aún más en ‘Reencarnación’, intrépida reflexión sobre la pérdida protagonizada por Nicole Kidman.

Ambas ficciones se parecen en otra cosa: las dos fueron ferozmente abucheadas a su paso por la Mostra de Venecia pese a ser magistrales, y con el tiempo han llegado a ser consideradas obras de culto; ‘Under the skin’, de hecho, está a punto de tener su propio ‘remake’ televisivo. “Se me da mucho mejor desconcertar al público que complacerle, y a muchos espectadores no les gusta sentirse confundidos por una película, así que supongo que la próxima que haga también generará ese tipo de rechazo inicial”, comentaba Glazer hace siete años. ¿Cuántos más pasarán antes de que podamos comprobarlo?