13 ago 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Under the skin': la seducción del ultracuerpo

Siete años después de su realización, convertida en digna película de culto, accede a nuestras pantallas este fascinante filme protagonizado por Scarlett Johansson

Quim Casas

Estrenos de la semana. Tráiler de ’Under the skin’.

 
item

 

Under the skin ★★★★★

Dirección: Jonathan Glazer

Intérpretes: Scarlett Johansson, Paul Brannigan, Robert J. Goodwin, Scott Dymond

País: Reino Unido

Duración: 108 minutos

Año: 2013

Género: Fantástico

Estreno: 10 de julio del 2020

Los cuatro autores que revolucionaron el videoclip en los años 90 pasaron al cine con proyectos muy personales. Dos de ellos rompieron la normativa del relato clásico: Michel Gondry y Spike Jonze. Un tercero, Mark Romanek, ha destilado su abstracto talento en cuentagotas. El cuarto es Jonathan Glazer, responsable de una película incomprendida, 'Reencarnación', y una que no gozó de distribución normalizada, 'Under the skin'. Las dos pertenecen al cine fantástico. Pero no a su ortodoxia, sino a sus recovecos.  Especialmente 'Under the skin', un filme fascinante en su concepto y composición.

Siete años después de su realización, convertida en digna película de culto, accede a nuestras pantallas. Lo hace una vez concluido el confinamiento. De presencias extrañas y virus alienígenas habla también esta pequeña obra maestra.

Todo está medido en la película. Y todo casa a la perfección. La Scarlett Johansson más hierática está presente en casi cada plano, mirando sin entender, ya que es alguien procedente de otro mundo que se encarna en el cuerpo de una seductora mujer. Y así seduce a todos los hombres que se fijan en ella, y sobrevuela las imágenes con unos movimientos difíciles de olvidar.

La acción pasa en parajes escoceses. Glazer disecciona quirúrgicamente la soledad de los hombres y su asunción de un destino fatal, y en eso recuerda al cine fantástico de Nicolas Roeg. La protagonista es el instrumento. El filme es inquietante (evoca tantos relatos de cuerpos y ultracuerpos), y surrealista al indagar en el silencio de la sexualidad. Puede contemplarse desde muchos prismas y nunca defrauda. O al menos siempre sugiere algo distinto. Obra hermética y bella, con hipnótica banda sonora de Mica Levi, que por fin ve la luz coincidiendo con la recuperación de las salas de cine. Bonita metáfora.