12 jul 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Cesc Casadesús: "Será el Grec más emocionante y emotivo"

El director del festival barcelonés explica cómo ha surgido la programación "imposible" de un festival que Europa mira con envidia

Marta Cervera

Cesc Casadesús,  en el Teatre Grec.

Cesc Casadesús,  en el Teatre Grec. / RICARD CUGAT

En Europa envidian a Barcelona porque la ciudad no ha perdido su festival de verano como tantos otros. Cesc Casadesús está impresionado con el entusiasmo de los artistas y sus ganas de superar cualquier impedimento para celebrar el Grec. De los más de 100 espectáculos previstos, solo cuatro pasarán a la próxima edición. El resto se ha podrá ver ahora o reubicar reubicar en la programación de la próxima temporada en las salas de Barcelona. 

¿Este será el Grec más extraño en todos los sentidos?

No sé si será el más raro, pero si el más emocionante y emotivo porque es un Grec imposible, hecho a partir de las ganas de los artistas. Ellos han dicho: vamos, probemos, actuemos aunque sea sin poder hacer todos los ensayos, tirémonos a la piscina. Y la gente del Grec se ha sumado porque pensamos que esta ciudad necesita ilusión, y la gente de las artes escénicas, no solo los artistas, también los técnicos y otra gente que no vemos en escena, necesitan una inyección económica. Es un Grec de remontada, un Grec para decir: aquí estamos. La cultura fue la primera en cerrar las puertas y dicen que será lo último en volver, pero los artistas son importantes y tienen cosas que decir.

La venta de entradas funciona mejor que nunca pero la reducción de aforo pesa. ¿Saldrán más entradas a la venta al final?

Ya veremos. Hemos partido de la prudencia en cuanto a aforo. Queremos transmitir seguridad. Es el primer festival que se hace de estas características y hemos de asegurar que habrá la distancia necesaria. Cuando empezamos, la incertidumbre era muy grande. En realidad, hacemos el Grec como si estuviéramos en fase dos, con unos aforos máximos de 800 personas y unas distancias de seguridad de más de un metro. La verdad es que la normativa de teatros está tardando mucho y si nos engancha con el Grec empezado será complicado cambiar. No cambiaremos nuestras propias normas para crear una situación forzada. Somos una institución pública y hemos de garantizar que la gente se sienta cómoda y segura.

¿Realmente es necesario llegar media hora antes de la función este año?

Recomendaría llegar incluso antes. En el Grec, el aforo más grande, abriremos puertas a las ocho y se entrará en sala poco antes de las nueve y media, por orden como en los aviones. El público entrará y saldrá por filas, escalonadamente. Al entrar se ocuparán las primeras y después el resto. Hemos pedido a las compañías que se inventen algo para no hacer esa espera aburrida. Pasarán cosas. Cuando haya teatro, seguro. 

¿Las espectadores deberán llevan mascarillas durante el espectáculo?

Las mascarillas son siempre recomendables pero nunca obligatorias si hay distancia de seguridad, al menos al aire  libre como en el Grec. En los teatros cerrados, donde también mantenemos el aforo de un tercio, en algún espacio podríamos ir algo más allá y nos lo vamos a plantear en el Mercat y el Lliure. Pero aunque ampliemos, serán pocas entradas.

Al menos este año el Grec se podrá seguir de muchas formas, a través de dispositivos móviles por primera vez en la historia del festival, y también por televisión.

Aquí ampliaremos de verdad el público del Grec más que en butacas. Las 15 transmisiones en BTV nos permitirán llegar a mucho más público porque los artistas han sido los primeros en ceder sus derechos de imagen para llegar a más gente. Me gustaría que la gente no se quedara sola en el sofá con las palomitas y la tele, sino que se reunieran con amigos para ver la inauguración del Grec o cualquier otro espectáculo, porque la experiencia teatral es grupal. Fíjate: cuando vas al cine la gente se sienta separada del resto, en el teatro es al revés, la gente tiende a sentarse junta cuando hay poca gente. 

Es la primera vez en años que el festival no contará con los teatros privados.

La oferta prevista en ellos se verá durante todo el año en lo que hemos llamado de Grec a Grec. Hemos mantenido todas las producciones previstas y muchas de ellas se presentan ahora en julio en un formato distinto (lectura dramatizada, conversaciones en internet, 'streaming'...), y durante la temporada se estrenarán en los teatros de la ciudad. Los 'tempos' de la normativa de espectáculos no han ayudado. No estaba claro que salieran los números. 

Y la conexión con América Latina, la estrella de la programación, será 'online'.

El Grec en obert permitirá ofrecer de otro modo un proyecto que llevamos trabajando tres años para hacer espectáculos sumando la aportación de una sala de Barcelona con otra de América Latina. Este verano solo veremos una muestra de lo que dará de sí esta unión del trabajo conjunto entre 10 salas de aquí con otras de allí. 

No me extraña que hablara del Grec imposible. Es de los pocos festivales de verano que se han mantenido en Europa.

Excepto algún pequeño festival, en Europa han caído todos. No sé si es por esa capacidad mediterránea de improvisar o por necesidad, pero lo cierto es que en España se han mantenido Almagro, que se hace con dinero del Ministerio de Cultura, y Mérida, que tiene menor complejidad porque solo tendrá cinco producciones. Por tamaño y número de compañías, el Grec es de los festivales más grandes que ha aguantado. Se ha reconvertido. No es el mismo Grec que queríamos hacer ni el que estamos acostumbrados a ver.

Se plantearon infinidad de escenarios durante el confinamiento. ¿Cuál fue el más extraño?

Fuimos un poco inconscientes al principio, pero había tantas ganas que incluso llegamos a plantearnos hacer un Grec sin público porque no sabíamos qué podía llegar a ocurrir. Pero nos ha quedado un Grec destilado: hay espectáculos con presencia física, apoyamos producciones y compañías, y nos hemos inventado un Grec 'online' que no existía y que es fruto de la presión de los artistas que querían hacer algo. No tenemos un Grec sino tres. Potentísimo.

Hay espectáculos macro para 800 personas en el Grec y otros tan íntimos que solo los verá una persona cada vez, como lo de la Sala Petita del TNC: 'El sexe dels fongs' ¿Cómo surgió?

Silvia Delagneau es escenógrafa y autora. Iba a hacer una producción de sala pero al final como no fue posible por falta de tiempo y de contar con las condiciones adecuadas reinventó su propuesta en forma de instalación para una persona. El público entrará en ella en el mundo de los insectos de forma individual, y durante 25 minutos se sentirá como si fuera uno de ellos a través de esta experiencia que estará 15 días en la sala Tallers del TNC. En total podrán verla entre 200 y 300 personas.