06 jul 2020

Ir a contenido

CINEMATOGRAFÍA LATINOAMERICANA

La edad de oro del cine chileno

El estreno de 'Algunas bestias' es un nuevo ejemplo de que al cine argentino le ha salido un serio y premiado competidor que ha generado un 'star system' propio

La cinta, dirigida por Jorge Riquelme está protagonizada por Paulina García y Alfredo Castro, que encarnan a los padres de una familia disfuncional

Quim Casas

Escena de la cinta chilena  ’Algunas bestias’. 

Escena de la cinta chilena  ’Algunas bestias’. 

El cine argentino, históricamente, siempre había dominado entre las cinematografías latinoamericanas. Pero hace años le salió un duro competidor, el chileno. En el 2009 se creó la agencia público-privada CinemaChile. Era un momento de ebullición y convenía canalizarlo tanto en la promoción de las películas realizadas como en el apoyo a los proyectos. Muchos de ellos pasan por el certamen Ventana Sur de Buenos Aires y el Foro de Coproducción del festival de San Sebastián, donde se buscan aliados financieros y creativos para sacar adelante las nuevas películas.

El actual cine chileno la obtenido muchos galardones en festivales, ha hecho saltar al cine anglosajón a varios de sus directores (Pablo Larraín, Sebastián Lelio) e incluso ha generado un 'star system' propio. Los intérpretes más importantes son Paulina García y Alfredo Castro, quienes encarnan a los padres de la familia disfuncional de 'Algunas bestias' (2019), filme que este viernes se estrena tras ganar el premio Nuevos Directores en el festival donostiarra del pasado año.

García lo bordó en 'Gloria', dirigida por Sebastián Lelio en 2013. Interpretó a una mujer solitaria de 58 años que busca compañía en las fiestas para solteros maduros. Lelio, quien ya había realizado películas tan interesantes como 'La sagrada familia' (2004), aprovechó el éxito internacional: rodó 'Una mujer fantástica' (2017), brillante exploración en los derechos de una persona transgénero que se llevó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, y 'Disobedience' (2017), salto al cine británico con una historia de amor lésbico interpretada por Rachel Weisz y Rachel McAdams. Después ha revisado en un 'remake' estadounidense, 'Gloria Bell' (2018), protagonizado por Julianne Moore.

La carrera de Paulina García se aceleró después de 'Gloria', participando en 'Narcos' (2015-2017), la producción estadounidense 'Verano en Brooklyn' (2016), de Ira Sachs, y la teleserie española 'Matar al padre' (2018), de Mar Coll. Su compañero en 'Algunas bestias', Alfredo Castro, es el actor más reputado y solicitado de todas las cinematografías latinoamericanas. Desde que protagonizara 'Tony Manero' (2008), filme de Pablo Larraín que puede considerarse la primera piedra de toque para el reconocimiento del cine chileno contemporáneo, ha intervenido más de 40 títulos entre cine y televisión.

Castro fue durante años el actor predilecto de Larraín –'Tony Manero', 'Post morten' (2010), 'No' (2012), 'El club' (2015) y 'Neruda' (2016)–, pero ha prestado su semblante casi siempre inquietantes a muchos directores noveles. Ha brillado especialmente en 'Los perros' (2017), de Marcela Said, en el que encarna a un exmilitar chileno, y 'Blanco en blanco' (2019), de Théo Court, uno de los muchos filmes que quedó pendiente de estreno con el confinamiento y que llegará a nuestras salas el 31 de julio tras ganar el premio al mejor director en Venecia: una cinta perturbadora sobre un fotógrafo que llega a la Tierra de Fuego, a finales del siglo XIX, para realizar el retrato de un matrimonio de latifundistas, y se obsesiona con la adolescente novia.

El pasado de la dictadura

'Blanco en blanco' contempla un tiempo lejano, pero si algo ha caracterizado el cine chileno de los últimos años es el hecho de revisar un pasado mucho más cercano, el de la dictadura. 'Tony Manero', 'Post morten' –el cadáver post-mortem al que alude el título es el de Salvador Allende–, 'No', 'Los perros' y muchos otros títulos ponen el dedo en la llaga en las causas y efectos del régimen de Pinochet. También la represión y la incomprensión sexual es una de las temáticas principales, desde 'Una mujer fantástica' o 'Vendrá la muerte y tendrá tus ojos' (2019), drama de José Luis Torres Leiva sobre dos mujeres maduras que recuperan su amor mientras la muerte se cierne sobre una de ellas, hasta la reflexión de Larraín sobre los abusos ejercidos por el clero en 'El club'.

Abundan igualmente los dramas familiares, tratados a veces con una perspectiva tragicómica muy particular, como en el caso de 'La vida en off' (2014) de Cristián Jiménez. Cuando salen al exterior, los directores chilenos siguen comprometidos políticamente: Larraín indagó en la sociedad estadounidense con 'Jackie' (2016), retrato de la viuda de John Kennedy tras el magnicidio de Dallas, y prepara 'The true american', en torno a un inmigrante musulmán en Texas pocos días después de los atentados del 11-S.

Y sigue bien activo el gran patriarca del cine chileno, Patricio Guzmán, documentó la dictadura en su obra maestra, 'La batalla de Chile' (1975-1979), y en los últimos años ha seguido indagando en la historia chilena con 'Nostalgia de la luz', 'El botón de nácar' y 'La cordillera de los sueños'.