14 ago 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Los lobos': niños inmigrantes y aullidos de supervivencia

La película de Kishi está llena de detalles que funcionan como hallazgos narrativos

Beatriz Martínez

Fotograma de ’Los lobos’. 

Fotograma de ’Los lobos’. 

 
item

 

Los lobos ★★★★

Dirección: Samuel Kishi Leopo

Intérpretes: Martha Lorena Reyes, Maximiliano Nájar Márquez, Leonardo Nájar Márquez,Cici Lau, Johnson T. Lau, Kevin Medina, Joshiah Grado, Marvin Ramírez

País: México

Duración: 95 minutos

Año: 2019

Género: Drama

Estreno: 19 de junio del 2020 (En salas)

No resulta nada fácil hablar de inmigración y exclusión social a través de la mirada de un niño. Su fragilidad los convierte en blanco fácil para la especulación sentimental y el tremendismo. Pero Samuel Kishi Leopo no necesita utilizar trampas emocionales para acercarnos a esta historia, ya que es la suya propia y está basada en sus experiencia y recuerdos infantiles, cuando su madre se trasladó a vivir California desde México en busca de una vida mejor.

Los niños de 'Los lobos', al igual que ocurría con los de Kore-eda en 'Nadie sabe' tienen que permanecer encerrados en casa durante todo el día, en este caso no porque hayan sido abandonados, sino porque su progenitora tiene que cubrir dos turnos diarios para poder sacarlos adelante. Así que ese espacio reducido y miserable que habitan se convertirá en su único mundo hasta que poco a poco vayan explorando el exterior.

La película de Kishi está llena de detalles que funcionan como hallazgos narrativos: las cintas que su madre les graba para que escuchen su voz mientras están solos, los dibujos que los pequeños hacen y que cobran vida a través de animaciones o ese acercamiento casi documental a los miembros de la comunidad marginal en la que residen. Al director no le hace falta subrayar todos los problemas de sus personajes, le basta con unas pequeñas y elegantes pinceladas para mostrarnos la desprotección de los niños, la sensación de discriminación, los constantes peligros que corren y, en definitiva, la terrible mentira del sueño americano.