ESTRENO EN PLAYBACK/SALA CERO

Vuelve la leyenda de The Band

Un documental producido por Martin Scorsese, 'Once were brothers: Robbie Robertson and The Band', repasa la historia del grupo

Los componentes de The Band.

Los componentes de The Band.

Se lee en minutos
Quim Casas

The Band, el grupo de rock que durante tantos años fue ‘solo’ considerada la banda eléctrica de acompañamiento de Bob Dylan, se despidió en 1976 con un concierto en el que participaron Joni Mitchell, Neil Young, Van Morrison, Eric Clapton, Emmylou Harris, Muddy Waters, Dr. John y Dylan. Martin Scorsese registró aquella histórica actuación en ‘El último vals’, considerada una de las mejores películas-concierto de la historia.

Scorsese estableció una fecunda relación con el guitarrista, compositor y líder de The Band, Robbie Robertson, que ha escrito las bandas sonoras de ‘El rey de la comedia’ y ‘El irlandés’ y ha supervisado la música de ‘Shutter island’ y otros filmes. No es extraño que Scorsese sea uno de los productores ejecutivos de ‘Once were brothers: Robbie Robertson and The Band’, el documental sobre el grupo dirigido por Daniel Roher y disponible desde hoy en la plataforma Playback/Sala cero.

El filme recorre la historia de The Band desde la perspectiva única de Robertson. De hecho, se basa en ‘Testimony’, la autobiografía del guitarrista publicada en 2016. En el libro escribe algo sobre lo que vuelve en el documental: “¿Cómo podían Johnny Cash, B. B. King, Jimmy Reed, Elvis Presley, Muddy Waters, Bo Didley, Sonny Boy Williamson, Robert Johnson y tantos otros haber nacido en ese lugar tan concreto? ¿Qué poción mágica contenían sus aguas?”, en referencia a la ciudad de Memphis y al Delta del Misisipí. A los 16 años, Robertson viajó de su Toronto natal a la zona del Misisipí y fue para él una auténtica epifanía.

La película incluye jugosas entrevistas y una ingente cantidad de material de archivo. A parte de Robertson, participan su exesposa Dominique Bourgeois, Eric Clapton, Bruce Springsteen, Van Morrison, Peter Gabriel, Ronnie Hawkins, Taj Mahal, David Geffen y el propio Scorsese, quien asegura que la música de The Band le recordaba a la literatura estadounidense del siglo XIX.

Bien compenetrados

Aunque Robertson pudiera ser la cabeza visible, The Band era un grupo bien compenetrado. “El todo es mayor que la suma de las partes”, comenta Springsteen, y recalca que se llamaran, simplemente, The Band. Robertson explica como surgió el nombre en 1967. “Lo que empezamos a hacer entonces no tenía nada que ver con lo que habíamos hecho antes. Estábamos un día en un bar y la gente empezó a decirnos que éramos la banda que tocaba con Dylan. Nos pareció tan sencillo, tan humilde, tan feo… Simplemente The Band”.

¿Y qué habían hecho antes? Robertson y su primeriza banda de rockabilly telonearon a Ronnie Hawkins en una actuación en Toronto. Hawkins le invitó a tocar con él en Estados Unidos. No solo eso. Robertson le compuso dos canciones, ‘Hey Boba Lou’ y ‘Someone like you’. En la banda de Hawkins conoció a Levon Helm, Richard Manuel, Garth Hudson y Rick Danko, con los que formaría The Band. Entonces se llamaron Levon and the Hawks. Ninguno había cumplido los 20 años.

Fueron para Robertson tiempos tan excitantes como duros. A los 16 años, su madre, que nació en la reserva india Six Nations, le contó que su verdadero padre era un gánster judío al que asesinaron antes de que naciera él.

Encuentro con Dylan

Noticias relacionadas

En 1966 se desplazaron a Nueva York y conocieron a Dylan. “El rey del folk quería a un grupo de rock’n’roll. Ok, tomemos ese camino”. Durante toda la gira que hicieron juntos, después de que Dylan hubiese electrificado su música, la mayoría del público, fundamentalistas del folk, les abuchearon. “Pase lo que pase, no dejéis de tocar”, les decía Dylan. Así se fraguó una leyenda.

El documental prosigue con la grabación de sus primeros discos en la granja pintada de rosa en la que vivían en Woodstock, con canciones antológicas como ‘The weight’ y ‘I shall be released’; la nueva gira con Dylan en 1974 –ahora con aplausos en vez de abucheos– y las tensiones derivadas de las adicciones a la bebida y la heroína de Manuel (quien se suicidó en 1986 tras reformar la banda), Danko (muerto en 1999 de paro cardiaco) y Helm (fallecido en 2012 a causa de un cáncer de laringe). Robertson y Hudson les sobreviven.