25 oct 2020

Ir a contenido

CÓMIC EN LOS MUSEOS

El dibujante Miguel Gallardo dona 200 originales al Museu Jaume Morera

El creador de Makoki y autor de 'María y yo' culmina su acuerdo con el centro artístico de Lleida

Jesús Navarro confirma la apuesta del museo que dirige por incorporar trabajos de cómic a su colección

Anna Abella

Miguel Gallardo, el pasado noviembre en Barcelona.

Miguel Gallardo, el pasado noviembre en Barcelona. / JULIO CARBÓ

El Museu Jaume Morera de Lleida ha presentado este viernes la donación del dibujante Miguel Gallardo de casi 200 originales de sus principales trabajos, además de una recopilación de historietas que configuran un recorrido por su extensa carrera como autor de cómics. El legado también reúne un conjunto representativo de su faceta como ilustrador, así como una variada colección de bocetos, dibujos publicitarios, serigrafías, carteles y ejemplares de sus libros, revistas y álbumes publicados, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

El dibujante, autor de obras como 'María y yo' y personajes como Makoki, ya confirmaba hace un año a EL PERIÓDICO que estaba a punto de firmar un contrato de cesión con el museo que dirige Jesús Navarro. “Allí sé que estarán en buenas manos y planean hacer exposiciones con ellos. Como en Catalunya no ha habido interés y nadie nos compraba obra mucho se está yendo fuera, como ha pasado con la Fundación Lafuente de Santander -lamentaba-. El cómic forma parte del patrimonio tanto como un cuadro de Casas. El cómic es testimonio de una época y una sociedad y es patrimonio de todos, un tesoro cultural hacia el que ninguna institución ha hecho ningún gesto”. A partir de ahora ya puede visitarse presencialmente en el Museu Morera una muestra de la donación. 

Referente del 'underground'

"Es un conjunto singular e importante de la trayectoria de Gallardo, un ilustrador de referencia del cómic 'underground' en nuestro país, al tiempo que sitúa el museo a la vanguardia de los equipamientos al incorporar a su fondo el cómic como referente", ha explicado su director, Jesús Navarro, que ha confirmado que esta línea de trabajo tendrá continuidad y que están en contacto con la Comisión Nacional del còmic, creada a finales del 2019, para incorporar obras de más artistas. 

Por su parte, el concejal de Cultura, Jaume Rutllant, ha destacado la importancia de esta donación, así como de la que hizo hace un par de años el también dibujante e ilustrador Alfons López. El propio Alfons López ayudó a Navarro a contactar con Gallardo y otros autores de cómic para hablar de posibles donaciones o cesiones. 

Como ya avanzaba el año pasado a este diario, el director del museo ha recordado que la aspiración del centro "es incorporar el cómic a su fondo para que pueda ser estudiado, pero también para poder incorporarlo a los relatos que explican nuestra historia como sociedad desde el arte y la creación".

Navarro ha señalado que el Morera se ha caracterizado siempre por incorporar a su colección diferentes lenguajes artísticos sin establecer jerarquías, línea que hace tres años se amplió con el cómic para adultos, "un lenguaje creativo muy vinculado a la cultura de masas, que permite aproximarnos a lo que ha sido la cultura popular de los últimos 50 años". Y fue a partir de los 70, con el 'underground', ha recordado, cuando se tomó conciencia de que el cómic es un lenguaje creativo más". 

 El regidor Rutllant y el director del Museu Morera, Jesús Navarro, ayer, ante obras de Gallardo / ACN

Miguel Gallardo es uno de los autores de cómics e ilustradores más destacados de los últimos 40 años en España, conocido por ser, junto a Juan Mediavilla, el creador de 'Makoki' en 1977, el personaje más emblemático del cómic 'underground' español de los años 80 y por ser miembro fundador y colaborador habitual de la histórica revista contracultural 'El Víbora'. Gallardo también creó historietas para la prensa, como las tiras de Buitre Buitaker y la serie Perico Carambola, y partir de los años 90 inició una prolífica trayectoria como ilustrador de prensa y libros que culminó con una serie de novelas gráficas muy personales, cargadas de referencias autobiográficas, como 'El informe G' (2001), 'Un largo silencio' (2011) o la aclamada obra 'María y yo' (2007, Premi Nacional de Còmic de Catalunya), sobre su hija autista, que continuó en 'María cumple 20 años'.