06 jul 2020

Ir a contenido

QUÉ HACER HOY... EN CASA

Tres interesantes filmes de autor que acaban de aterrizar en las plataformas

La australiana 'Hearts and bones' cuenta la relación entre un prestigioso fotógrafo de guerra y un taxista sudanés

'1985' habla del regreso de un joven a su pueblo natal y la canadiense 'A colony' retrata la vida de una adolescente

Eduardo de Vicente

Hugo Weaving interpreta a un fotógrafo que retrata injusticias en el mundo.

Hugo Weaving interpreta a un fotógrafo que retrata injusticias en el mundo.

El cine independiente y de autor resulta para muchos aficionados bastante más interesante que los grandes blockbusters hollywoodienses marcados por los presupuestos desorbitantes y, casi siempre, rodados para el lucimiento de sus estrellas y el equipo de efectos especiales. Este otro cine se fija más en la sensibilidad, las emociones, antes que en el impacto y, por ello, resulta interesante echarle un vistazo. En la actual oferta en las plataformas digitales destacamos tres filmes recientemente estrenados con bastantes atractivos como para seducir a este tipo de público que busca algo diferente.


  

Las dudas de un fotógrafo de guerra

Un buen ejemplo es la australiana Hearts and bones, un drama dirigido por el debutante Ben Lawrence que se acaba de estrenar en Movistar+. Si nombramos a su protagonista, Hugo Weaving, probablemente no nos sonará, pero más de uno le pondrá cara si recordamos que fue el perverso agente Smith de Matrix. Le acompañan el novel Andrew Luri, Hayley McElnnihey (Babadook) y Bolude Watson.

El filme narra la relación entre dos hombres, aparentemente, muy distintos.

Weaving da vida a un prestigioso fotógrafo australiano que se dedica a retratar conflictos bélicos y vuelve a casa tras haber vivido un duro suceso en Irak. Dos hechos alterarán su vida: la noticia de que su pareja está embarazada y un estrés postraumático que le atormenta. Paralelamente conocerá a un taxista del sur de Sudán que le pide que fotografíe a su coro, Voices of Hope, formado por músicos que han huido de distintos países africanos. El fotoperiodista está seleccionando algunos de sus mejores trabajos de cara a una exposición que resuma su carrera y su nuevo amigo le pide que no publique las imágenes que tomó en su pueblo.

El fotoperiodista conocerá a los miembros un grupo musical formado por africanos. 

Dos personajes más similares de lo que parece

La película muestra las vidas paralelas de estos dos hombres, aparentemente muy distintos entre sí, pero con más elementos en común de lo que creen. Sus mujeres están embarazadas, parecen hombres tranquilos, pero ambos arrastran un gran sufrimiento del que no saben cómo escapar. Es una primera película valiente, honesta y que mira a sus personajes cara a cara intentando comprenderlos pese a sus equivocaciones. Su contenido es duro. pero está expuesto con delicadeza y mucha humanidad.

Sus fotos, ¿son realmente beneficiosas como denuncia o perjudican a las víctimas?

Plantea un interesante dilema ya que, por un lado, ese tipo de fotos ayudan a denunciar las barbaries pero también suponen un recuerdo muy amargo para quienes las vivieron. Atención a los créditos finales, donde se muestran impactantes fotos sobre injusticias en el mundo que ejemplifican el trabajo de estos profesionales mientras suena de fondo el Road to nowhere (Camino a ninguna parte) de Talking Heads.


  

Vuelve a casa por Navidad

1985 (Filmin) es el título de un interesante filme drama familiar que transcurre en ese año y que está firmado por el director norteamericano de origen malayo Yen Tan. Su reparto tiene nombres algo más conocidos como los de Cory Michael Smith (Enigma en Gotham y visto en Carol), Virginia Madsen (Candyman, Entre copas), Michael Chiklis (Nathaniel Barnes en Gotham y La Cosa en Los cuatro fantásticos).

Cory Michael Smith da vida a un creativo publicitario que regresa a su pueblo.

El protagonista es un joven creativo publicitario que vive en Nueva York y, en ese año, regresa a su pueblo natal en Texas para pasar las Navidades con sus padres y su hermano adolescente. Su familia es muy religiosa y, como sus vecinos, son muy conservadores, motivo que le llevó a irse de allí. Durante esos días iremos descubriendo lo que esconde.

Los padres del chico son Michael Chiklis y Virginia Madsen.

El contraste entre Texas y Nueva York

Es un filme independiente en blanco y negro que supone una adaptación de un corto anterior del mismo director. Ha obtenido varios premios en festivales en Dallas o París (el Champs-Élysées) y obtuvo el premio del jurado en el barcelonés Fire. Y no es de extrañar porque es una cinta que explica los problemas del protagonista con mucha sutileza, delicadamente y sin cargar las tintas.

El protagonista mantiene una estrecha relación con su hermano pequeño.

Muestra el contraste entre el lugar donde vive, una Nueva York cosmopolita, y su pueblo, aferrado a la religión y las tradiciones donde se hace imposible ser diferente. Precisamente por todo ello, se convierte en un modelo para su hermano pequeño, que le admira y lo considera su héroe. El joven pretende que su experiencia le sirva al chico para madurar y saber qué hacer con su vida. Por el contrario, su relación con su padre es bastante tensa, es un excombatiente del Vietnam al que le cuesta aceptar los caros regalos que el muchacho ha traído de la ciudad y le mira con desconfianza. La última media hora es muy emocionante, dramática pero hermosa, y te deja tocado.


  

La inseguridad de una adolescente

Finalmente A colony (Filmin) es, pese a su título inglés, una película canadiense (Une colonie) hablada en un francés muy cerrado, que supone el debut de Geneviève Dulude-de Celles y está protagonizada por los jóvenes Emilie Bierre (Génesis), Jacob Whiteduck-Lavoie y la niña Irlande Coté. Cuenta los cambios en la vida de una adolescente que acaba de incorporarse al instituto. Vive con sus padres, que no tienen una buena relación entre ellos, y con su hermana pequeña que es un auténtico trasto. Es una chica muy introvertida a la que le cuesta relacionarse con sus compañeros y cuyo mejor amigo acaba siendo un joven de origen indio de su clase.

La pequeña Irlande Coté es una auténtica 'robasescenas'.

La protagonista es el hilo conductor del filme y aparece en todas las secuencias aunque hay que reconocer que la hermana pequeña es toda una robaescenasMuestra cómo va evolucionando lentamente, vive su primera fiesta, su primera experiencia sexual, su primer desengaño amoroso, etcétera y cómo no sabe cómo actuar ante ello debido a que son situaciones nuevas. La chica es muy reservada y poco atrevida pese a lo cual la influencia de sus nuevas amistades la lleva a hacer cosas que, en realidad, no desea.

La influencia de sus nuevas amistades la lleva a cometer errores.

Una obra muy sincera

Destaca por su sinceridad, da la impresión de que la directora está explicando su propia vida o la de alguien a quien conoce bien. El otro tema principal de la película es la curiosidad que le despierta la gente de otra raza y cómo se asombra al ver que los indígenas son despreciados por el resto por el mero hecho de ser diferentes. El filme se ha paseado por muchos festivales obteniendo varios premios en certámenes como el de Berlín. Eso sí, hay que reconocer que es algo lenta y está reservada a los amantes del cine de autor. Tres buenas opciones para descubrir en casa películas muy alejadas de las modas y donde la verdad resplandece en cada escena.

Emilie Bierre es una adolescente introvertida que va descubriendo el mundo.