CULTURA EN DESESCALADA

El MNAC reabre y anima al público local a volver al museo

El Museu Nacional d'Art de Catalunya regresa de miércoles a domingo con sus 50.000 metros cuadrados de espacio

Visitantes con mascarilla, ante el ábside de Sant Climent de Taüll, ayer en la reapertura del MNAC tras el confinamiento. 

Visitantes con mascarilla, ante el ábside de Sant Climent de Taüll, ayer en la reapertura del MNAC tras el confinamiento.  / JOAN CORTADELLAS

3
Se lee en minutos

El pantócrator de Sant Climent de Taüll, las obras de Jaume Huguet y Mariano Fortuny, las esculturas de Julio González o las fotografías de Agustí Centelles se pueden volver a disfrutar en directo a partir de este miércoles en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC), tras reabrir sus puertas.

A pesar de que la noche del martes todavía estaban precintados algunos de los accesos al centro, en la montaña de Montjuïc, esta mañana, a las diez, todo estaba ya despejado y una treintena de personas, muchas de ellas de la asociación Amigos del MNAC, con sus mascarillas y en ordenada cola, lavaban sus manos en gel desinfectante y accedían al edificio, donde el presidente del patronato, Miquel Roca Junyent, les daba la bienvenida. La jornada cerró habiendo recibido 565 visitas. 

Juliana y María José, dos jubiladas, conocidas de hace años, han sido de las primeras en retornar a las salas del Románico, "con muchas ganas de ver, de nuevo, las colecciones", parándose ante las obras maestras medievales que allí se exhiben.

Visitantes, ayer en la reapertura del MNAC tras el confinamiento. / joan cortadellas

Importantes, pero "poco visibles" son las medidas de seguridad, que incluyen un cambio en los sistemas de ventilación, que ahora toman más aire del exterior y permiten una mayor renovación del mismo, puertas automáticas, pedales en las papeleras, papel de secado de manos de un solo uso, o sistemas de protección en la zona de venta de entradas, informa Europa Press. El resultado, según el director del MNAC, Pepe Serra, es "un espacio de paz y tranquilidad", que recibe a los visitantes con el lema 'Hola de nuevo'. "El museo está en un momento de mucha motivación y energía hacia el público local", ha añadido, algo que ya estaba en los planes del MNAC y en lo que concentrarán sus esfuerzos.

En declaraciones a los medios de comunicación, Serra ha vuelto a mostrarse partidario de que la gente "transite por el museo como si fuese un espacio público más" y ha reiterado que, debido a la pandemia, la gran exposición dedicada a Isidre Nonell "queda descartada para el 2020 y 2021".

Respecto a 'Carracci. La Capilla Herrera', fruto de una colaboración internacional con el Museo del Prado y el Palazzo Barberini de Roma, ha indicado que se hará en la primavera del 2022.

Guerra civil y Gaudí, en el 2021

De cara a los próximos meses ha desvelado que la institución se centrará en su Plan Comunitario, y ha avanzado que se mantiene para otoño el proyecto "Intrusiones", con la Fundación Suñol, y que el 2021, en su primer semestre estará muy centrado en la guerra civil y, posteriormente, en Gaudí y Barcelona.

Ha apuntado que el MNAC, según los últimos cálculos, dejará de ingresar en el 2020 unos 2,1 millones de euros, pero "también ahorraremos unos 900.000 por todo lo que hemos tenido que cancelar".

Por otra parte, la reapertura ha supuesto, además de seguir mostrando las exposiciones temporales 'Son. Huellas y figuraciones en las Valls d'Àneu', de Oriol Vilapuig, y 'Anudar el espacio. Donación de Aurèlia Muñoz', que se incluya una muestra de la artista Èlia Llach, 'Croquis Inconcreto'.

Medidas de seguridad y horarios

El MNAC, con todas las medidas de seguridad necesarias y con un aforo en esta fase de desescalada de hasta 800 personas, en un edificio de unos 50.000 metros cuadrados, abrirá hasta el 30 de septiembre con horarios de miércoles a domingo, entre las 10 y las 20 horas.

Habrá un autobús gratuito lanzadera desde la plaza de España cada treinta minutos, todos los viernes, sábados y domingos, del 12 de junio al 27 de septiembre, que financia el centro junto con la Fundación Miró y el Museo de Arqueología, al estar cortado el tráfico los fines de semana en esta zona de la ciudad.

Noticias relacionadas

Gobernanza cultural única

La crisis de los últimos meses es, según Serra, la constatación de que en Catalunya "hace falta una gobernanza cultural única, porque el sistema es solo uno". El director del museo, que ha calificado de "absurdo" que haya divisiones entre los integrantes del sector, ha opinado que actualmente el "sistema tiene los pies de barro, con una base social frágil", y ha demandado mayor "coraje" a la hora de afrontar el debate sobre el modelo cultural que se quiere en el futuro.