07 ago 2020

Ir a contenido

ESTRENO EN NETFLIX

'Da 5 bloods: Hermanos de armas': el cobro de una deuda histórica

Spike Lee recuerda el patriotismo negro en un cruce no del todo depurado de cine bélico y aventurero

Juan Manuel Freire

Una imagen de ’Da 5 bloods: Hermanos de armas’.

Una imagen de ’Da 5 bloods: Hermanos de armas’.

item

Da 5 Bloods: Hermanos de armas ★★★

Dirección: Spike Lee

Reparto: Chadwick Boseman, Delroy Lindo, Clarke Peters, Norm Lewis, Isiah Whitlock Jr.

País: Estados Unidos

Duración: 154 minutos

Año: 2020

Género: Drama

Estreno: 12 de junio del 2020 (exclusivo en Netflix)

Lo que estuvo a punto de ser otra película sobre soldados blancos de Oliver Stone ha acabado siendo un raro caso de película de Vietnam con abundantes personajes negros en primer plano. Los veteranos encarnados por Delroy LindoClarke PetersIsiah Whitlock Jr. Norm Lewis lucharon en una guerra que no era suya por derechos que no tenían en casa. El quinto hermano de sangre fue su jefe de escuadrón, Tormenta Norman (Chadwick Boseman), cuyos restos vuelven a recoger muchos años después. De paso, se cobrarán la deuda histórica haciéndose con un tesoro oculto.

Apoyado por el guionista Kevin Willmott, quien ya participó en la enorme 'Infiltrado en el KKKlan', Lee ha construido un filme mitad hazaña bélica, mitad aventura crepuscular, todo proclama racial, aunque el director sea el primero en señalar contradicciones entre los suyos: el personaje de Lindo, el más traumatizado de los cuatro, va por la selva vietnamita con una gorra roja de Make America Great Again.   

La parte bélica está filmada en formato casi cuadrado, con estilo visceral y textura casi psicodélica, mientras que la más aventurera tiene formato panorámico. Del diálogo entre ambos tiempos surge cierta cacofonía. Los flashbacks no siempre parecen esenciales, y que los protagonistas aparezcan en el pasado con su edad actual resulta, cuanto menos, desconcertante.

'Da 5 bloods: Hermanos de armas' habría ganado potencia con una narración más económica (se extiende hasta los 154 minutos), pero Lee sabe hacer llegar su solicitud de desagravio, ahora mismo especialmente urgente. La ilustra y justifica a través de ejemplos históricos, como el mulato Crispus Attucks, primera persona que murió en la lucha por la independencia de Estados Unidos, o el soldado negro muerto en servicio Milton Olive III, cuyo sacrificio encuentra reflejo en el tenso clímax final.