06 jul 2020

Ir a contenido

QUÉ HACER HOY.... EN CASA

Nace Play Pack / Sala Cero, una nueva plataforma de cine independiente

Estrena dos documentales musicales: 'Once were brothers', sobre The Band, y 'Manolo Sanlúcar, el legado'

Repone títulos recientes como 'Skin', 'Desenterrando Sad Hill', 'Most beautiful island' o 'The song of Sway Lake'

Eduardo de Vicente

Imagen de este nuevo portal para cinéfilos.

Imagen de este nuevo portal para cinéfilos. / CON UN PACK

Las pequeñas distribuidoras independientes siguen buscando alternativas para compensar la ausencia de estrenos y proponiendo nuevas vías de consumir cine de autor que puedan funcionar paralelamente cuando las salas abran sus puertas. Tras la apertura de la Sala Virtual de Cine creada por la distribuidora A Contracorriente Films, ahora es Con Un Pack Distribución la que da un paso al frente con la plataforma Play Pack / Sala Cero que presenta estrenos (entre 5.95 y 3,95 euros) y reposiciones (de 2,95 a 1.95 euros). Para empezar tenemos dos completos documentales musicales (Once were brothers y Manolo Sanlúcar, el legado) y recuperan un drama reciente de máxima actualidad (Skin), un reportaje cinéfilo (Desenterrando Sad Hill) y dos interesantes películas independientes (Most beautiful island The song of Sway Lake).

Los cinco componentes de The Band, en una foto promocional.

The Band: una hermandad de músicos

El plato fuerte de esta primera tanda de películas es la inédita Once were brothers, que podrá verse a partir del próximo viernes. Es un espléndido documental musical  firmado por el canadiense David Roher y producido por Martin Scorsese y Ron Howard, entre otros, que narra la trayectoria del grupo The Band, formado por cinco componentes que tenían una gran relación entre ellos, eran como hermanos, y que supusieron una pequeña revolución en el mundo de la música. La película está narrada frente a la cámara por su líder, Robbie Robertson, y cuenta con declaraciones de Bruce Springsteen, Eric Clapton, Peter Gabriel, Van Morrison, George Harrison o el realizador Martin Scorsese. Igualmente cuenta con gran cantidad de vídeos de archivo de sus actuaciones así como deliciosas imágenes retro de la época.


  

Explica cómo se iniciaron en la música cuando eran unos críos motivados por la explosión del rock (Robertson ya consiguió que grabaran canciones suyas cuando solo tenía 15 años) y sus primeros pasos con Ronnie Hawkins and The Hawks. Su primer cambio importante fue cuando se unieron a un Bob Dylan que quería pasar del folk al rock, una serie de conciertos en los que siempre salían abucheados. El mundo aún no estaba preparado para el cambio. Su decisión más importante fue la de trasladarse a una casa rosa en Woodstock que convirtieron en su estudio y donde crearon su álbum Music from Big Pink  y explican cómo surgió el nombre de la banda. Una de las curiosidades es que su regreso a los escenarios provocó el pánico escénico de su líder que tuvo que recurrir a un hipnotizador para vencer su miedo al fracaso.

Robbie Robertson es el narrador e hilo conductor de la historia.

El filme ilustra su infatigable obsesión por crear, como niños con su juguete, su mudanza a Malibú, su reencuentro con Dylan (ahora sí, exitoso) y cómo el alcohol y las drogas acabaron con el grupo. El mejor epílogo posible fue su concierto de despedida acompañados por músicos que les habían influido y que fue retratado magistralmente por Scorsese en El último vals. Era una fiesta de celebración de la música que pretendía ser un hasta luego, pero el reencuentro nunca llegó. Un espléndido reportaje que, en el fondo, es la historia de una profunda amistad entre Robertson y Levon Horm (batería y guitarrista del grupo), pero también de la profunda hermandad entre sus cinco componentes y de cómo su obsesión por la música les llevó a dejar una huella imborrable.

Manolo Sanlúcar, en una de sus últimas actuaciones en Barcelona. / NEUS MASCAROS

Mucho más que un guitarrista

El primer estreno, el pasado viernes, fue Manolo Sanlúcar, el legado, un paseo por la vida y obra de este compositor y guitarrista, que también es un intelectual y un filósofo que combina antiguas actuaciones, en su mayoría televisivas, con planos aéreos de las marismas del Guadalquivir y declaraciones de su hermana, su mujer, escritores y otros expertos, aunque lo más interesante acaban siendo las reflexiones artísticas del propio Sanlúcar. Está dividido en cinco apartados. Amanecer habla de sus orígenes familiares, su dedicación al flamenco y sus primeros pasos con estrellas del cante como Pepe Marchena y Paquera de Jerez mientras que Ana está centrada en destacar la importancia en su vida de Ana, su esposa, y también habla de sus colaboraciones con Enrique Morente.


  

Mi pueblo se ocupa de su apasionada relación con su tierra, Andalucía, su paso de ser un acompañante a concertista y su salto a la composición sinfónica, su alergia a la exposición mediática, el éxito de su tema Caballo negro y la creación de su Medea para el Ballet Nacional. En El legado nos explican su voluntad de transmitir sus conocimientos a las nuevas generaciones como si fuera un padre con alumnos tan inesperados como un músico griego u otro oriental. El último apartado muestra su actividad desde el momento en el que anunció en las cuevas de Nerja su decisión de retirarse y empezó a crear una ambiciosa enciclopedia audiovisual sobre la historia de la guitarra, la música flamenca y su Andalucía. Un genio contemporáneo al que intentan hacer justicia.


  

Un drama actual sobre el racismo

Skin se estrenó el pasado 5 de marzo y no tuvo tiempo para que la gente la descubriera. Es un drama protagonizado por Jamie Bell (Billy Elliott) que aborda el caso real de un joven que formó parte de un violento grupo neonazi y vivió siempre rodeado de supremacistas blancos. Pero cuando se enamoró de una mujer se planteó cambiar de vida y dejar atrás su violento pasado para empezar de nuevo. Está en la línea de American History Xdestaca por la excelente interpretación de su protagonista y sus buenas intenciones con su denuncia contra los grupos racistas en un momento en el que son más necesarias que nunca.


  

El sueño de cuatro cinéfilos

En el apartado de reposiciones destaca la presencia de otro documental, Desenterrando Sad Hill que cuenta las peripecias de cuatro individuos enamorados del wéstern de Sergio Leone, El bueno, el feo y el malo, que pretendían recuperar el escenario de un valle de Burgos donde se rodó la escena final de duelo a tres en un cementerio circular para celebrar el 50 aniversario de la película. Se trata de un grupo de frikis (dicho en tono cariñoso) que se pusieron a remover la tierra para restaurar las piedras blancas sobre las que caminaban los personajes y, para ello, montaron una campaña de voluntariado a la que se apuntaron personas de medio mundo e iniciaron una campaña, Apadrina una tumba, para lograr rescatar el aspecto que se mostraba en la película con miles de cruces.

Uno de los voluntarios pintando la lápida de Eli Wallach. / CON UN PACK

Cuenta con entrevistas al músico Ennio Morricone, el protagonista Clint Eastwood además de fans del filme como los directores Joe Dante (Gremlins) o Álex de la Iglesia, así como imágenes de archivo de Sergio Leone mientras come spaghettis (curioso, ya que sus pelis del Oeste recibieron el calificativo de spaghetti-wésterns) y anécdotas del rodaje. La parte final muestra la fiesta de celebración de las bodas de oro del filme que tuvo lugar en el cementerio recuperado.


  

Dos reposiciones a descubrir

Most beautiful island fue todo un descubrimiento, la opera prima de la española afincada en EEUU Ana Alonso (directora, guionista y protagonista) , que fue nominada al premio John Cassavetes para las películas de bajo presupuesto. Una española que malvive en Nueva York acepta la oferta de una amiga para asistir a una fiesta a cambio de 2.000 dólares. Pero descubrirá que, a cambio, debe participar en un misterioso juego. Un filme muy tenso, original y sorprendente. Para cerrar la oferta podemos ver The song of Sway Lake, protagonizada por Rory Culkin (Señales) y Robert Sheehan (Mortal engines). Es un drama nostálgico sobre la época dorada del jazz en la que un joven coleccionista de este género ayuda a un amigo a apropiarse de un valioso disco de los años 40 en la mansión junto a un lago de su familia. Una película con paisajes de postal y una deliciosa banda sonora vintage. Una nueva opción para degustar el mejor cine independiente en casa.