06 jul 2020

Ir a contenido

EL LEGADO DEL DESAPARECIDO MÚSICO CATALÁN

Jarabe de Palo, disco a disco

Los álbumes de Pau Donés representan un referente en el cruce del rock y la latinidad con vistas al gran público

Jordi Bianciotto

Retrato de Pau Donés, en el 2003. 

Retrato de Pau Donés, en el 2003.  / JULIO CARBÓ

Pau Donés, con Jarabe de Palo deja a su muerte un legado de 19 discos, incluyendo volúmenes recopilatorios y álbumes en directo. Estos son sus trabajos más significativos.

‘La flaca’ (1996)

El rock latino todavía no estaba de moda, pero Pau Donés se adelantó llenando este primer álbum de percusiones calientes (clave, congas) en connivencia con las guitarras eléctricas. La canción titular se llevó los mayores vítores, pero hay que prestar atención al fondo vulnerable de ‘Grita’ y a las convulsiones sensuales de ‘El lado oscuro’. Un debut que no es un croquis, sino una declaración rotunda de lo que él perseguía.

‘Depende’ (1998)

La compañía le pidió más de lo mismo, y ‘Depende’ cumplió su función y expandió el horizonte entre cadencias ‘funky’ (‘La plaza de las palmeras’), cánticos filo-folk (‘Realidad o sueño’) y cálidas armonías vocales (‘Agua’), de nuevo con la producción del reputado Joe Dworniak. Reflexiones sentimentales, filosofía cotidiana y la crítica a las verdades absolutas en el tema que le da título. Y Donés, afianzando su canto diáfano, tan lineal como ajeno a melismas y afectaciones.

‘De vuelta y vuelta’ (2001)

Un álbum un poco menos enfocado al ‘hit’, en el que Jarabe avanza en su fusión de estilos y rinde homenaje a la experiencia acumulada por la gente mayor en su tema central. Destacan la ‘abolerada’ ‘Dos días en la vida’ y esa pieza intimista, ‘Completo incompleto’, reflexión sobre las medias naranjas compartida con uno de los ídolos de Donés, Antonio Vega.

‘Bonito’ (2003)

Tras el descenso de ventas del álbum anterior y el consiguiente cambio de discográfica, Jarabe respondió con un disco jovial y colorista. “El futuro no existe, pero yo le digo / Bonito, todo me parece bonito”. El ‘buenrollismo’ toma el poder en este disco, en el que integra sabores latinos como los acordeones fronterizos y el toque brasileño de la batucada.

‘Un metro cuadrado’ (2004)

Cogiendo carrerilla, Donés no tardó en entregar nuevo material, aquí con reforzados acentos rockeros desde la pieza que lo abre, que, una vez más, se acogía a una idea sencilla y repetida: aquí, la de que un metro cuadrado es suficiente para sentirse bien. Texturas eléctricas, guiños de blues, ‘slide guitar’, tambores ‘afro’ y un dueto con Chrissie Hynde (Pretenders) en la sentida ‘Cry’.

‘Adelantando’ (2007)

Encajando cambios de personal, Jarabe se acoge al espíritu positivo en un álbum que reafirma su convicción rockera y mestiza. Aunque ensaye acercamientos a la electrónica y el hip-hop, entrega su mejor momento en una sencilla balada, ‘Me gusta como eres’. Citas con La Mari (Chambao), La Shica, Carlos Tarque (M-Clan) y Niccolò Fabi.

‘Orquesta Reciclando’ (2009)

Donés creó Tronco Records, comprimió el nombre del grupo (en adelante, teóricamente, será jarabedepalo) y sometió sus canciones más celebradas a nuevos enfoques. Toques de swing, soul o flamenco, y la entrada en escena del saxo, aportando nuevas pinceladas de color.

‘¿Y ahora qué hacemos?’ (2011)

El regreso al material nuevo recuperó acentos rockeros, o mejor, dicho, rocanroleros, dejando a un segundo plano las fusiones, y brindando andanadas como ‘Soy un bicho’ o ese ‘Hice mal algunas cosas’, compartido con Sabina y Tarque. Canciones con un refrescante punto de desenfado, y otra cita estrella, con Alejandro Sanz, en la angulosa adaptación de ‘La quiero a morir’, de Francis Cabrel.

‘Somos’ (2014)

Jarabe de Palo, siguiendo la senda del rock, aunque aquí dejando que las canciones respiraran sobre ‘grooves’ hondos y andamios ‘funky’. Disco de balance de los años de crisis global y de cuestionamiento de las prioridades existenciales. Nuevas amistades, como la mexicana Ximena Sariñana (el reggae-pop peleón ‘¿A dónde vas?’) y el madrileño Leiva en ese medio tiempo, digno de Pereza, llamado ‘Vecina’.

Última imagen de Donés, hace dos semanas, cuando lanzó 'Tragas o escupes'  / el periódico

’50 Palos’ (2017)

Cumplidos los 50 y tras vérselas con el cáncer, Pau Donés hace balance con este doble CD de sonoridad recogida, con adaptaciones de sus clásicos en versiones intimistas, con piano, violoncelo y contrabajo. Pero la nota más escalofriante la pone ‘Humo’, la canción nueva, con su monólogo interior. “Ahora que ya no me importa / que la vida se vista de negro...”

‘Tragas o escupes’ (2020)

El año en Los Ángeles con su hija Sara le inspiró en este último cancionero, publicado dos semanas antes de morir, lleno de mensajes positivos, agradecimientos y señales de plenitud por el camino hecho, con emotivas muestras de vitalidad como ‘Vuelvo’. Su regreso a la música para quedarse en ella para siempre.