08 ago 2020

Ir a contenido

VUELTA A LA ACTIVIDAD

El Prado reabre este sábado con un nuevo itinerario

El museo madrileño crea un nuevo recorrido con 250 de sus obras más representativas y limita el aforo y las salas

Beatriz Martínez

El Museo del Prado abre al público a partir del 6 de junio. / JOSÉ LUIS ROCA

La crisis del coronavirus obligó al Museo del Prado a suspender la actividad el pasado 11 de marzo, en lo que ha constituido hasta el momento el segundo cierre más prolongado de su historia desde la guerra civil.

Ahora prepara su reapertura para el próximo sábado, 6 de junio, con todas las medidas de seguridad estipuladas por los diferentes protocolos, que incluyen la reducción de un tercio del aforo (a 1.800 personas, que tendrán que solicitar cita previa a través de la página web), el uso de mascarillas, el control de temperatura y la incorporación de un nuevo equipo de climatización para que se respire un aire de mejor calidad.

Otro museo

Como ha señalado su director, Miguel Falomir, el museo no será el mismo al que la gente estaba acostumbrada. La reducción de la plantilla y la implantación de restricciones obliga al cierre de salas y a trazar un nuevo itinerario denominado 'Reencuentro', que ofrecerá una visión diferente a la acostumbrada y que se mantendrá hasta el 13 de septiembre.

Para ello se han seleccionado 250 de las obras más representativas y se han aglutinado en torno a la Galería Central del edificio Villanueva en un total de 16 salas. A lo largo de este recorrido se ha intentado mantener el orden cronológico, pero los responsables se han permitido licencias para establecer diálogos entre obras y escuelas, lo que permitirá ver juntos a los Saturnos de Goya y Rubens.

Un guiño

"Queríamos que lo primero que viera el visitante fuera la estatua de 'Carlos V y el furor', en esta ocasión despojada de su armadura. Es un guiño cómplice para invitar a adentrarse en el museo desde una óptica diferente", ha dicho Falomir. Pero el verdadero arranque lo protagonizan 'La anunciación', de Fra Angelico, y 'El descendimiento', de Van der Weyden, seguidos de los autorretratos de Durero y Tiziano.

La luz natural baña ahora 'El triunfo de la muerte', de Pieter Bruegel el Viejo, 'El paso de la laguna Estigia', de Patinir, 'El Cristo muerto', de Antonello da Messina o 'La mesa de los pecados capitales' y 'La Adoración de los Magos', de El Bosco. Debido a la complicación de su traslado, 'El jardín de las delicias' no formará parte de la exposición.

Velázquez y Goya

La mítica sala 12, el sancta santorum del museo, estará dedicada a Velázquez y presenta una serie de singularidades: 'Las meninas' estarán acompañadas por primera vez por 'Los borrachos' y 'Las hilanderas'. También Goya continuará siendo otro de los grandes reclamos con 29 de sus trabajos. 'La familia de Carlos IV' junto a 'El dos y el tres de mayo de 1808', algunas pinturas negras y las Majas, que, en esta nueva disposición, según Falomir, adquieren un tono melancólico.