31 may 2020

Ir a contenido

EFECTOS DEL COVID-19

El Rock Fest Barcelona se aplaza al 2021

El festival metalero de Can Zam "ultima detalles" para conservar el conjunto del cartel, que incluye a estrellas como Kiss y Judas Priest

Jordi Bianciotto

Kiss en su actuación en el Rock Fest del 2018.

Kiss en su actuación en el Rock Fest del 2018. / FERRAN SENDRA

El Rock Fest, el encuentro anual del heavy metal y hard rock en el parque de Can Zam (Santa Coloma de Gramenet), aplaza su edición de este verano al año que viene alegando que la “situación excepcional” hace imposible su celebración. El festival, que en el 2019 atrajo a 80.394 personas a lo largo de cuatro jornadas, volverá en el 2021, del 1 al 3 de julio, recuperando el formato de tres días ya previsto para este año.

Las entradas adquiridas serán válidas para el 2021, y la muestra informará sobre las devoluciones “en las próximas semanas”, coincidiendo con la confirmación del cartel y la distribución de bandas por días. El Rock Fest esta “ultimando detalles” para que el programa, con cabezas de cartel como Kiss y Judas Priest, sea el mismo que anunció para este año, indica Inés Quintana, de la promotora RocknRock. “Hay que tener en cuenta que todas las bandas han tenido que reprogramar sus giras y que todo eso se está haciendo en un tiempo récord”, señala. El festival ha desestimado la posibilidad de desplazar las fechas a octubre porque teme que entonces “estaríamos igual” y se muestra a la espera de conocer los requisitos e indicaciones sanitarias y administrativas que puedan surgir de cara al verano del 2021.

Aplazar, “más complicado” que organizar

El Rock Fest confiesa llevar tiempo trabajando en el aplazamiento, ya que hace semanas que preveía ese escenario, pero “aplazar un año el festival manteniendo los cabezas de cartel y la mayoría de los artistas es mucho más complicado que organizarlo”, indica a través de un comunicado. “Es por ello que el anuncio del aplazamiento se hace ahora”. La posibilidad de cancelar para partir de cero de cara al 2021 no fue contemplada, apunta la nota, que se despide con un grito de guerra el honor al malogrado líder de Motörhead: “Como diría Lemmy: ‘fuck the virus! We are Rock Fest and we will play rock’n’roll again’”.

La cita de Can Zam, que nació en el 2014 (con Manowar y Twisted Sister como bandas estrella), se suma así a la tendencia de muchos macrofestivales, como el Primavera Sound y el Sónar, a aplazar sus ediciones del 2020 al año que viene con el reclamo de la repetición del cartel.