26 may 2020

Ir a contenido

CULTURA EN CUARENTENA

Teatro en tiempos del coronavirus: ser o no ser

Actores, autores, directores y productores explican cómo se preparan para adaptarse a la 'nueva normalidad'

Sin protocolos de seguridad claros para los intérpretes, se preguntan cómo podrán actuar mientras no haya vacuna

Marta Cervera

La platea vacía del Teatre Lliure.

La platea vacía del Teatre Lliure.

El teatro se debate entre permanecer fiel a su esencia, a ese contacto directo entre público y actores en un mismo espacio, o reinventarse para adaptarse a esa 'nueva normalidad' impuesta por el coronavirus. ¿Seguirá existiendo el teatro si hay que llevar máscara y mantener el distanciamiento de seguridad?

Diversos actores, autores, productores y directores se enfrentan estos días no solo a la crisis más bestia que ha vivido el sector sino a una tremenda incertidumbre. Algunos se han podido beneficiar de las ayudas del Gobierno y de la Generalitat. Pero mientras no existan protocolos para volver a las tablas con seguridad no subirá el telón. Las cifras espantan: solo en abril se perdieron 2.300 funciones en Catalunya que representan 15 millones de euros, según datos de Adetca.

El festival Grec, con su intento de desafiar el covid-19 a base de mucha imaginación, podría insuflar algo de vida en este complejo panorama. Muchos creadores temen por su futuro. El teatro privado ya ha anunciado que es inviable abrir con el aforo reducido. Solo los equipamientos públicos podrán reabrir en octubre siempre y cuando tengan un plan de riesgos laborales adaptado a este distópico escenario. 

Jordi Casanovas, dramaturgo. / ALBERT BERTRAN

JORDI CASANOVAS, autor y director: "Lo pasaremos mal dos o tres años"

"Hay gente en nuestro sector que lo pasa realmente mal. Vivimos una emergencia escénica y no se está actuando  rapidez. Yo tengo la suerte de poder vivir de los derechos de autor", explica el autor de 'Ruz-Bárcenas', 'Gazoline' y 'Vilafranca'. Creativamente el confinamiento no le resulta productivo. "Es difícil concentrarte y escribir cuando tienes al niño en casa". También intentó ensayar una obra a distancia, tenía que haberse estrenado en el Borràs la semana pasada. "El teletrabajo es utópico. El teatro necesita proximidad". Para él, lo único positivo de esta terrible crisis es la reflexión que conlleva: "¿Qué tipo de teatro queremos o necesitamos? ¿Qué querrá escuchar el público cuando salgamos de aquí?", se pregunta. "Sin duda acabarán surgiendo novedades interesantes, pero el teatro lo pasará mal dos o tres años". Le exaspera la lentitud de la administración. Y critica la administración que promete ayudas pero no ha ingresado un euro todavía en las menguadas cuentas de los creadores. "Es una emergencia y van lentos". No todos podrán aguantar. Por eso apela a la responsabilidad de los teatros públicos para evitar "deserciones de creadores muy valiosos". Algunos de sus colegas piensan en escribir novelas; él; para sobrevivir, se está replanteando si entrar en el mundo del audiovisual. "Mientras exista el peligro de contagio y se imponga el distanciamiento físico, el teatro lo tiene jodido". 

Gisela Juanet, alma de Viu el Teatre.

GISELA JUANET, productora de Viu el teatre: "Nunca se ha visto el teatro como esencial"

"El dinero de una nueva producción que íbamos a estrenar en el 2021 ha sido nuestra salvación. Muchas compañías no aguantarán más de tres meses sin actividad. Si no hay trabajo, hibernarán. Será duro", señala la productora que se encarga de la programación infantil del Petit Romea. Su compañía ha perdido 44 funciones y bolos desde el 12 de marzo hasta junio. Espera volver a la actividad a partir de la próximas Navidades. Antes lo ve complicado. Las escuelas, uno de sus principales clientes, tampoco están para espectáculos. "Esta temporada está perdida, pero ¿y la próxima? El problema es que nunca se ha visto el teatro como algo esencial y el miedo a los contagios lo complica todo aún más". Su productora, como la mayoría, aplicó un erte a los trabajadores fijos. Los intérpretes podrán acogerse al paro gracias al decreto ley aprobado el pasado martes. Calcula que la compañía tardarán un año en cobrar las ayudas anunciadas por el Ayuntamiento de Barcelona, de la Generalitat y del Ministerio de Cultura. Exploran nuevas vías de comunicación con el público a través de su canal de YouTube Viu el teatre TV, que empezó con 20 seguidores y ya tiene 660. "Más allá de espectáculos, mostramos el trabajo que hay detrás de un espectáculo. Ahora que tanta gente consume cultura en casa vale la pena mostrar lo que conlleva hacer un montaje". Asimismo se han inventado propuestas 'on line' como un taller de música para bebés en 'live streaming' que se verá en el Instagram del consistorio de Sant Joan Despí, además de otras iniciativas de teatro de calle adaptadas a la 'nueva normalidad'. 

Ivan Benet, intérprete.

Ivan Benet, actor: "El mundo audiovisual es la gran esperanza blanca"

"Aunque el real decreto aprobado es importante, más lo sería contar con el Estatuto del Artista y con un presupuesto de Cultura decente: ese 2% del presupuesto de la Generalitat que ya reclamábamos antes de esta pandemia", dice Ivan Benet, a quien el estado de alarma le pilló a punto de ensayar 'Les tres germanes' en el Lliure. "Mi último trabajo acabó el 22 de diciembre", señala recordando el rodaje de la serie 'Antidisturbios' dirigida por Rodrigo Sorogoyen para Movistar+. Gracias al curso de escritura que realizó después en el Ateneu Barcelonès ha volcado estos días toda su hiperactividad en la creación de relatos breves. "Me ha servido como vía de escape", admite. Está viviendo de sus ahorros y de un paro que se activó con rapidez y que le procura 450 euros durante cuatro meses. Aunque  trabajo nunca le ha faltado ahora, a sus 43 años, se arrepiente de no tener un plan B. "Si el teatro no arranca en otoño, ¿qué hago?", se pregunta. No es el único. "El mundo audiovisual es la gran esperanza blanca en estos momentos", afirma el actor que no entiende que "los futbolistas estén entrenando pero los actores no podamos ensayar". 

El director de escena Àlex Rigola. / JOSÉ LUIS ROCA

Àlex Rigola, director y productor: "Buscamos fórmulas teatrales adaptadas al covid-19"

"Nuestra compañía está contemplando todas las posibilidades. No hemos parado máquinas. El equipo dramatúrgico está buscando vías para hacer teatro viable mientras dure el covid-19: una propuesta que permita relacionarte con los espectadores respetando la normativa de seguridad", explica Àlex Rigola. Calcula que habrá poca actividad hasta otoño. Pero si llegada esa fecha los teatros no abren piensa desarrollar un proyecto cinematográfico. Heartbreak Hotel tenía una obra ya estrenada en marcha y otra a punto de estrenar, 'La gavina', una producción propia con seis actores que tenía que haber estado en La Villarroel.  "No puedo endeudarme más en estos momentos", responde acerca de los créditos blandos propuestos por las administraciones. Espera que no caiga el compromiso de actuar en otoño en el Teatro de la Abadía de Madrid: "Pero no sé si se podrá hacer en septiembre, en enero o en julio del 2021". 

Àlex Casanovas, actor y presidente de la Associació d'Actors i Directors Professionals de Catalunya. 

Àlex Casanovas, actor: "Faltan protocolos de seguridad para los actores"

"Aunque se reprogramen espectáculos, nadie sabe cuándo volveremos a trabajar", reconoce Àlex Casanovas, actor al frente de la Associació d'Actors i Directors Professionals de Catalunya (Aadpc). En la fase 1 solo se puede actuar al aire libre para 200 personas sentadas a un metro y medio de distancia entre ellas o en algo dificil de rentabilizar: espectáculos con menos de un tercio del aforo de la sala. El problema es que "todavía no hay protocolos de seguridad para el trabajo de los actores en un rodaje o un teatro". Podrían imponerse los test, como a los futbolistas, "pero de momento escasean". Como es impensable que los actores actúen con máscaras, le preocupa no saber cuándo se podrá volver a la actividad. "Si la temporada 2015-16 ya un 21% de la profesión vivía de otra cosa, ahora la cifra aumentará".  

Isabel Vidal, gerente del Grup Focus. / FERRAN NADEU

Isabel Vidal, gerente del Grup Focus: "El teatro es un acto social: hay que vivirlo en directo"

"Estamos trabajando en protocolos de seguridad para público y actores para poder volver a la normalidad," explica Isabel Vidal, cuya empresa gestiona el Romea, el Goya, La Villarroel y el Condal. Como la mayoría de empresas, han aplicado un erte para sobrevivir. "Hemos parado el primer golpe, que ha sido durísimo". Han barajado muchos escenarios posibles. "Actualmente la idea es reiniciar la actividad en septiembre". Lo que está claro es que tras esta fase de "hibernación" las cosas no volverán a ser como antes. "La próxima temporada será de resistencia". Aprovechan estos días para explorar nuevas vías 'on line' sin perder el contacto con su público ofreciendo grabaciones de sus espectáculos. "La crisis ha acelerado determinados proyectos embrionarios de nuevos formatos". Pero lo importante, recuerda, es volver a las salas. "El teatro es un acto social que hay que vivir en directo". Y recuerda que si los teatros deben asumir la restricción de aforo no podrán abrir. Por eso, como presidenta de Adetca, asociación que reune a 52 empresas teatrales de Catalunya, lucha para que las salas recuperen la normalidad cuanto antes.

Els Pirates, en el balcón de El Maldà. 

Marina Marcos, Els Pirates: "Hemos de repensar la cultura"

"Todos buscamos nuevas fórmulas", comenta Marina Marcos, encargada de producción de Els Pirates, compañía que gestiona El Maldà, pequeño espacio cerca de la plaza del Pi. "La situación es muy complicada. Si el parón se alarga a diciembre será dramático". Algunas salas podrían desaparecer. Els Pirates se han volcado en pensar nuevos proyectos: "Y en dejar espacio para cuidarnos porque la salud mental es importante: la incertidumbre genera ansiedad". Han imaginado numerosos escenarios de cara al futuro, ninguno maravilloso. Cree que se impone «repensar la cultura». «Nuestro ecosistema es muy delicado».  De momento, ellos han puesto en marcha dos iniciativas para mantener el contacto con el público. Este lunes lanzan un CD con las canciones de 'Les feres de Shakespeare', su primer musical de gran formato estrenado en el Condal en el último Grec. Y en breve podrán ofrecer algo de los espectáculos previstos en El Maldà a través de las redes sociales para ayudar a otras compañías y profesionales. "La entrada será voluntaria". Respecto de las medidas del Gobierno para el desconfinamiento cultural es tajante: "El teatro con el aforo limitado al 50% solo es posible si recibimos ayudas complementarias".