30 oct 2020

Ir a contenido

CONSECUENCIAS DE LA CRISIS DEL COVID-19

El Primavera Sound se aplaza al 2021

El festival anuncia que las entradas serán válidas para la próxima edición si bien se podrá recuperar el importe a partir del 3 de junio, fecha en que anunciará los primeros artistas del año que viene

Jordi Bianciotto

Público en la segunda jornada del Primavera Sound 2019

Público en la segunda jornada del Primavera Sound 2019 / FERRAN SENDRA

Han mantenido vivas las esperanzas hasta el último aliento, pero la pandemia ha terminado por hacer imposible la edición que se preveía más poderosa del Primavera Sound, la de su 20º aniversario. El festival apela a “motivos de fuerza mayor” para suspender y emplaza al público al año que viene, del 2 al 6 de junio del 2021, en su recinto del Parc del Fòrum. Las entradas y abonos serán válidos, si bien quien lo desee podrá recuperar su importe a partir del 3 de junio, el día en que debía arrancar la muestra (antes de su finalmente frustrado salto a finales de agosto).

Pero el Primavera anuncia “beneficios especiales” para quienes decidan conservar la entrada, premiando así la “fidelidad y la confianza”. La devolución de las entradas es el primer quebradero de cabeza del sector. “Un problema para los festivales”, admite a este diario Albert Guijarro, uno de los cuatro directores de Primavera Sound, que transmite su deseo de “seducir al público para que vaya al festival en el 2021”. A partir de ahí, la muestra “se acoge a la legislación”. También a ellos deben devolverles dinero: depósitos que pagaron por adelantado a muchos artistas. “Pero estos son conscientes de la situación y están por la labor”, observa Guijarro. “No tenemos problemas ahí, porque es muy evidente para todos que la afectación es a escala mundial, no de unos pocos países”.

Nombres “importantes” en camino

Ese 3 de junio dará a conocer el festival los primeros artistas confirmados para la próxima edición. ¿Cabezas de cartel? “Sí, sí, habrá nombres importantes”, anuncia Albert Guijarro. El propósito es trasladar al 2021 el mismo concepto y programa previstos para el 2020, dentro de lo posible y esperando, por ejemplo, que las estrellas estadounidenses (Iggy Pop, Lana del Rey o Beck figuraban en el cartel de este año) estén en disposición de cruzar el Atlántico. “Pero estamos hablando de dentro de algo más de un año”, razona Guijarro. “La percepción ahora mismo es que entonces estemos viviendo cierta normalidad”.

El festival ha dejado pasar semanas hasta anunciar la suspensión porque el panorama era incierto (y lo sigue siendo), si bien el anuncio por parte del gobierno, el 28 de abril, de las fases de la desescalada despejó dudas. “Fue cuando vimos claro que no habría cabida para el festival en agosto y, a partir de ahí, los preparativos para suspender la edición llevaban su tiempo”, razona el codirector del Primavera. El decreto de la Generalitat que estableció los parámetros de la fuerza mayor para eventos y espectáculos había marcado el camino. Alegarla era “necesario” para poder romper “los contratos en vigor”, desde el establecido con el comprador de la localidad hasta “los artistas, proveedores y patrocinadores”.

Apunta Guijarro que la entrada en el accionariado, el año pasado, del fondo de inversión The Yupaica Companies (con un 29%), no ha situado al festival en una posición aventajada. “Es lo mismo que los inversores estén o no estén, porque al final la empresa tiene que buscar los recursos para podar afrontar lo que venga”.

Redobladas medidas sanitarias

Primavera Sound se suma así al Sónar (que canceló el viernes su edición de este año, que iba a tener lugar del 18 al 20 de junio) a la hora de asumir la más radical y dolorosa de las decisiones, en un contexto de revisión cotidiana de las expectativas. ¿Vamos hacia un tiempo en que los grandes festivales y los conciertos multitudinarios cederán terreno ante los formatos más pequeños? “Me cuesta creer que cambiemos la forma de relacionarnos a ese nivel”, estima el codirector del festival, que es también director de la sala Apolo. “Con el tiempo ya hemos tenido que adoptar medidas de seguridad cada vez más estrictas, y ahora pasará lo mismo con las sanitarias”, sospecha. “Pero me cuesta pensar que toda una sociedad pueda cambiar: ese ánimo colectivo de celebración, ya sean festivales, fiestas mayores o eventos deportivos, forma parte de nuestra cultura”.

El Primavera no volverá a desplegarse en el Fòrum hasta el año que viene, pero sí tendrá lugar este verano, del 21 al 24 de julio, una edición “100% virtual” del Primavera Pro, la parcela de encuentro de los profesionales de la industria musical. Una edición, anuncia la muestra, encaminada a “analizar, reflexionar y debatir acerca de los innumerables retos que afronta el sector en este nuevo paradigma”.