24 oct 2020

Ir a contenido

LO QUE NO SABÍAS DE...

¿De dónde salen esos coches y motos antiguas de las películas y series?

Jose M. Reyes dirige Expomotor, una empresa que cuenta con más de 300 vehículos clásicos

Ha participado en multitud de rodajes y nos cuenta las simpáticas anécdotas que ha vivido

Eduardo de Vicente

Un coche clásico, durante el rodaje de la serie ’La línea invisible’.

Un coche clásico, durante el rodaje de la serie ’La línea invisible’. / EXPOMOTOR

Alguna vez nos habremos fijado que en las películas o series que transcurren en épocas pretéritas aparecen elementos que, si hemos vivido esa etapa, nos transportan al pasado y uno de los más curiosos es el mundo de los vehículos. Pero ¿de dónde salen esos coches y motos antiguas? La respuesta la tiene Jose M. Reyes, que regenta la empresa Expomotor Film and Services, dedicada a facilitarlos como en la reciente La línea invisible., serie dirigida por Mariano Barroso.

El padre de Jose M. Reyes soñaba crear un museo del automóvil. / EXPOMOTOR

Su historia es muy romántica. Su afición empezó de niño, ya que creció en talleres dedicados a restaurar coches antiguos, a lo que se dedicaba su padre, e incluso su abuelo era fabricante de carrocerías para coches. Fue corredor de Renault en campeonatos de España y se inició en el cine de especialista en filmes como El maquinista, con Christian Bale, o La monja. Pero fue más allá y, en los 90, decidió llevar a cabo el proyecto de Museo del Automóvil que su padre estaba creando. La colección creció hasta que, en el 2014, abrió Expomotor Auto Museum en Caldes de Montbui, con modelos de Hispano Suiza, Packard, Rolls Royce, Pierce Arrow, Bentley, Ferrari o Lamborghini. Actualmente cuentan con más de 270 coches y un centenar de motos divididos por épocas aunque no dejan de incorporar novedades. Está abierto al público para visitas organizadas y concertadas.

En el 2015, empiezan a trabajar en películas, series o programas de televisión (como El Hormiguero o Tu cara me suena) y eventos especiales. Los productores y directores artísticos les visitan habitualmente para seleccionar los que requieren. Disponen de un departamento para datarlos exactamente y un taller propio donde pueden repararlos, pintarlos, transformarlos y fabricar elementos de atrezzo. Intentan que sean fieles a como habían sido y que no sufran modificaciones modernas. Durante estos años ha vivido curiosas experiencias que nos explica en primera persona.

En su garaje pueden verse todo tipo de vehículos. / EXPOMOTOR

-Un desastre providencial. “En mi época de especialista hice un anuncio en el Pirineo para una compañía de seguros que tenía una escena de riesgo. Fue un desastre porque me dejé llevar más por las sensaciones que por la cabeza y el coche dio tres vueltas de campana. Cuando bajé pensé que había hecho un mal trabajo y había fastidiado el rodaje. Mi sorpresa fue que el director y me dio un abrazo diciendo que había sido espectacular. Fue algo mágico porque hice la escena en 20 segundos y salió bien a la primera, con lo cual el trabajo fue rápido y eficaz”.

-Sigue de especialista. “Es bastante habitual tener que hacer de doble de actores por la dificultad que tienen algunos vehículos para ser conducidos. Los maquilladores ayudan porque son muy buenos aunque, a veces, es muy difícil parecerse a un actor, pero hacen siempre un buen trabajo”.

Su DeLorean ha aparecido en varios programas televisivos. / EXPOMOTOR

-Florentino McFly. “He trabajado con muchos actores a los cuales he debido enseñar a conducir estos coches clásicos porque son difíciles de manejar. Algunos tienen mucha facilidad como Florentino Fernández, al que instruí para llevar nuestro DeLorean (el coche de Regreso al futuro) para un programa que hicimos en Madrid y lo hizo de maravilla”.

-Un clásico muy pesado. “Para Tu cara me suena nos pidieron un descapotable espectacular y fuimos con un Chevrolet de 1960 convertible, un coche norteamericano de gran tamaño. Pero no calcularon su peso y, en el ensayo, se rompieron las tarimas. Afortunadamente para estas cosas siempre llevamos un plan B y lo solucionamos”.

Paz Vega tuvo problemas para conducir este Chevrolet. / EXPOMOTOR

-Una estrella muy pequeña. “Con Paz Vega rodamos la serie Fugitiva con un Chevrolet de 1958 que debía conducir. Son coches bastante grandes y los asientos son muy mullidos. No se podía mover más adelante y estaba regulado a mi estatura, que mido casi 1,90. Tuvimos que improvisar unos elementos en el set para que pudiera conducir bien y con seguridad”.

-Un figurante llamado Antonio Banderas. “Durante el rodaje de la película Genius, sobre Picasso, Antonio Banderas estaba a mi lado, pero estaba maquillado de tal manera que no lo reconocí y pensaba que era un figurante más. Me puse hablar con él como si no pasara nada hasta que un compañero me dio un codazo y me dijo: “Tío, que es Antonio Banderas”. Me quedé bastante cortado, él se dio cuenta y me siguió la corriente. La verdad es que es un tipo muy simpático”.

Loquillo... ¿no se atrevió a conducir el Cadillac solitario? / EXPOMOTOR

-Un Cadillac solitario sin Loquillo. “Me llamaron del programa de TV3 que presentaba Roger de Gràcia, No me la puc treure del cap, dedicado a las canciones más populares. El invitado era Loquillo y debía llevar un Cadillac a la falda del Tibidabo dónde se compuso Cadillac solitario. Nos dijo que no tenía carnet de conducir y que no podía llevar el automóvil, aunque sospecho que no quería tener la responsabilidad de estar conduciendo y contestando preguntas llevando un coche de más de 6,5 metros de largo por unas carreteras sinuosas”.

-Conan, el militar. “Arnold Schwarzenegger vino a promocionar el videojuego que patrocinaba, Mobile Strike. Iba vestido de militar de alto rango y me impresionó muchísimo al verlo junto a mí hasta tal punto que, inconscientemente, cuando pasó por mi lado me cuadré y le saludé militarmente. Me miró y me devolvió el saludo militar. Es un tipo genial. En el set de rodaje estuvo comiendo con nuestro equipo y pudimos hablar con él de antiguos rodajes. Incluso nos desvelo que algún día volvería hacer de Conan, algo que me sorprendió mucho”.

El camión anhelado de 1920 que no llegó a utilizarse. / EXPOMOTOR

-Restaurando a contrarreloj. “Una de mis aficiones es recuperar coches abandonados y restaurarlos. Cuando rodaba La sombra de la ley  me pidieron un camión de los años 20. En esos días me avisaron de que había uno similar en un almacén en Valencia que llevaba allí desde que lo donaron en los años 40. Puede comprarlo y tuvimos que restaurarlo en un tiempo récord, en solo 15 días trabajando a dos jornadas diarias para poder tenerlo a punto. Tras todo el trabajo, al final no pudimos hacer ninguna secuencia por un cambio de guion. Suele pasar mucho en el cine”.

-¿Quién da más? “La historia continúa porque le hice fotos, las colgué en Internet y se hizo viral. Recibí una llamada del agente de Barry Weiss, el protagonista del reality ¿Quién da más? Estaba en Barcelona porque es muy aficionado a las motos y se celebraba un campeonato en Montmeló. Me dijo que las había visto y que se había echado las manos en la cabeza. Quería conocer la historia de ese viejo camión y mi colección de coches. Estaba de regreso a Barcelona y le dije que tardaría unas horas. Me pidió la dirección y, al llegar a nuestra nave, estaba en la puerta esperando y una multitud le pedía autógrafos. Hablamos mucho de su afición por los coches clásicos y mostró su admiración por almacenar y restaurar estos vehículos”.

Los coches de 'La línea invisible' fueron transportados a San Sebastián. / EXPOMOTOR

-Un traslado espectacular. “Todo lo que se hizo en La línea invisible es real. Todos los coches que destrozamos y explotamos eran auténticos. Los habíamos descontaminado y preparado para que el trabajo fuera seguro. Con el director artístico escogimos más de un centenar de vehículos que tuvimos que trasladar en camiones desde Barcelona hasta San Sebastián”.

-¿Destrozar o no destrozar? Esa  es la cuestión. “A veces nos piden hacer trabajos fuera de lo común. Fue el caso de una productora alemana que quería una moto estilo Art Déco, una obra de arte sobre ruedas de las que solo se conservan dos unidades en todo el mundo y que tiene un valor de seis cifras. La moto se tenía que incendiar en una mansión, pero era poco viable destrozar una máquina tan exclusiva. El director artístico Llorenç Miquel y el atrezzista Paco Gámez hicieron una réplica prácticamente exacta para quemarla. Costaba distinguir la que era real y la falsa”.

Atención, pregunta: ¿cuál es la moto buena y cuál falsa? / EXPOMOTOR

-Un coche intocable. “Toda colección ha de tener un vehículo especial y me pregunte cuál sería. La suerte me llevo a contactar con unos agentes que están ubicados en Estados Unidos y me ofrecieron el de la vieja serie Los intocables (1959). Tras unas duras negociaciones pudimos traérnoslo. Aún no ha salido en ninguna película porque es un coche muy delicado, pero nos los han alquilado para exposiciones en Barcelona y en París”.

Su vehículo más especial, el de la serie de los 50, 'Los intocables'. / EXPOMOTOR

-La joya de la corona. “Se rodaba la última temporada de la serie The Crown en el sur de España. Contactaron conmigo porque buscaban un coche especial que no encontraban y que tendrían que traer de Inglaterra, lo que supondría un coste muy caro. Se trataba de un Rolls Royce Silver Cloud color marrón. Curiosamente tenía ese coche… y en el mismo color”.

-Los Cazafantasmas solidarios. “Nuestro último proyecto ha sido la promoción del filme Ghostbusters: Mas allá, que debía estrenarse este verano pero que se ha retrasado a principios del 2021. Para ello hemos construido un auténtico coche de Cazafantasmas, que contiene todos los detalles funcionales. La Guardia Urbana de Granollers me contactó por si quería colaborar con el Ecto-1 para hacer un pasacalles y agradecer la labor de los sanitarios en el hospital de Granollers. Evidentemente tuve que decir que sí”.

Su último 'juguete' es el coche de 'Los Cazafantasmas'. / EXPOMOTOR