D'A FILM FESTIVAL

'Ivana the Terrible': el cine como autoterapia

La directora serbia Ivana Mladenovic se filma a sí misma y a su familia en su segunda película, que llega al D'A tras ser premiada en Locarno

La cineasta Ivana Mladenovic.

La cineasta Ivana Mladenovic.

2
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

Ivana Mladenovic no consigue estrenar una película con tranquilidad. La primera, 'Soldiers. A story from Ferentari', historia real del romance entre un antropólogo y un exconvicto de la minoría romaní, llegó a los cines rumanos entre las protestas del sector religioso ortodoxo. La segunda, 'Ivana the Terrible', con la que ganó el premio especial del jurado de Cineastas del Presente en Locarno, no ha llegado todavía a las salas por culpa del coronavirus. En España puede verse hasta el domingo, día 10, en el marco digital del D'A Film Festival.

En las raíces de 'Ivana the Terrible' están la frustración y el dolor de ver tu ópera prima boicoteada en tu país de adopción; Mladenovic nació en Kladovo (Serbia), en la frontera con Rumanía. "Volví a casa de mis padres para recuperarme de la crisis que estaba viviendo", nos explica a través de videoconferencia. "A veces se manifestaba como ataque de pánico o de epilepsia. Me hice pruebas y todo estaba bien, así que todo debía estar en mi cabeza. Pensé que si escribía de ello podría entenderlo".

Mi padre es un actorazo

La terapia acabó siendo familiar: Mladenovic invitó a sus padres, su hermano o su abuela, también a algunos amigos, a hacer de sí mismos en la película. "Fue difícil convencer a mis parientes, pero tampoco les obligué. Al final se entregaron más de lo que esperaba. Mi padre es un profesional y creo que, en el fondo, le gustaría seguir dedicándose a ello (risas). Mi madre solo quería llorar. Según ella, no eres buena actriz si no lloras. Tuve que pararle los pies a veces… ¡Se pasaba todo el tiempo haciendo caras tristes!".

Más autoficción que autobiografía, 'Ivana the Terrible' mezcla incidentes y personajes reales con hechos tomados prestados e ideas sobre preocupaciones existenciales generales. "Lo de los cotilleos en torno al romance de mi personaje con un hombre más joven, por ejemplo, no me sucedió a mí. Le pasó a una amiga. Quería hablar sobre cosas que pueden pasar a todas las chicas. También es una película sobre una persona atascada entre dos países, que no sabe si continuar su vida en Rumanía o si debería volver a Serbia. Y acaba abordando la eterna relación entre ambos países; ese nexo de amistad e intercambio que han mantenido a través de los tiempos".

Forman y Makavejev

Noticias relacionadas

A la hora de filmarse a sí misma, Mladenovic encontró apoyo e inspiración en su amiga Ana Szel, quien se retrató a sí misma y a su familia en 'Burta balenei' ('La barriga de la ballena'), programada hace diez años en Locarno en la misma sección de la que nuestra entrevistada salió triunfante. "Mucha gente me pregunta por Nanni Moretti, pero no, mi principal influencia fue Ana. Ella y Andrei Rus me dirigen en la película. Por otro lado, también fue importante el humor costumbrista de Milos Forman, sobre todo el de '¡Al fuego, bomberos!', o algunas películas de Dušan Makavejev, en las que me inspiré para ciertos rasgos del personaje de la cantante pop Anca".

Quien dio vida a Anca fue, como corresponde a esta ficción tan real, una verdadera cantante pop llamada Anca Pop, tristemente fallecida durante el rodaje: "Tuvo un accidente de coche y acabó en el Danubio. Fue muy triste. Estaba a punto de despegar de verdad. La película está dedicada a su memoria".