30 may 2020

Ir a contenido

PERIFÉRICOS Y CONSUMIBLES

Lectores y lectoras S.A.

EL PERIÓDICO

Lectores y lectoras S.A.

Javier García Rodríguez

Lectores que cogen el rábano por las hojas y las hojas por el rabillo del ojo. Lectoras 'in fabula' con voz y con eco, lectoras fabulosas. Lectores-macho y lectoras-hembra si hacemos caso de Cortázar, lector viceversa. Lectores en su laberinto. Lecturas de suspicacias o de sospechas para Iris Zavala (DEP). Lectores a los que les llega la hora del lector como dejó escrito Castellet. Lector ideal, implícito, archilector. Lectores con lectorado. Lectores vagos como sus ojos, lectores ambliopes, lectores con parche para ayudar al ojo vago. Lectores con diplopía, lectores que ven doble. Lectores cortos de vista. Lectoras cómodas y acomodadas, lectoras incómodas e incomodadas. Discreto, desocupado, ocioso lector. Lectoras que hacen de las tripas del libro corazón. Lectores frígidos, encamados, hipócritas, semejantes. Lectores y oidores de Quevedo, 'lectoespectadores' de hoy. Lectores panorámicos, sufridores e insufribles. Lectoras capciosas y caprichosas, insurgentes, solícitas. Lectoras como muros para las lamentaciones, lectoras de domingo, intrínsecas lectoras, camufladas.

Lectores panorámicos, sufridores e insufribles; lectoras capciosas y caprichosas, insurgentes, solícitas

Lectores automáticos, lectores de voz, lectores digitales, lectores de datos, lectores de códigos de barras, lectores de 'cogito ergo sum'. Lectoras al filo, lectoras 'donquijote', lectoras 'sanchopanza', lectoras ventajistas y lectores mercenarios. Lectores como chulo de piscina, lectores con bañador 'marcapaquete' y hamaca. Lectoras a cubierto, lectoras bajo cubierta, lectoras descubiertas. Lectores dominantes y en bruto. Lectoras profesionales, lectoras editoriales, lectoras gananciales, lectoras materiales. Lectores que van a leer como a la guerra, lectores a pecho descubierto. Lectoras como arpegios: redondas, blancas, negras, corcheas, acorchadas, fusas y difusas. Lectores a trozos, a trazos, hechos trizas. Lectoras deportistas y voraces (y feroces).

Lectores que abandonan el libro como a un amor ya muerto. Lectoras que descienden por la página como por los rápidos de un río. Lectores que se comen las palabras. Lectoras que no aguantan a Tántalo entre tanta tontería. Lectores que cargan con su libro como Sísifo cargaba con su piedra. Lectoras vergonzosas que forran sus sentidos como forran las tapas de sus libros. 'Lecturers' como espadas, como labios. Robinsones felices. Caníbales sin remordimientos.

Temas Libros