ESTRENO EN NETFLIX

Crítica de 'Todo el día y una noche': muros invisibles y reales

El coguionista de 'Black Panther' debuta en el largo con un crudo drama criminal sobre el racismo sistémico

Ashton Sanders y Jeffrey Wright en ’Todo el día y una noche’.

Ashton Sanders y Jeffrey Wright en ’Todo el día y una noche’.

1
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

ver +

Todo el día y una noche ★★★

Dirección:  Joe Robert Cole

Reparto:  Ashton Sanders, Jeffrey Wright, Yahya Abdul-Mateen II, Andrea Ellsworth

País:  Estados Unidos

Duración:  121 minutos

Año:  2020

Género:  Drama criminal

Estreno:  1 de mayo del 2020 (exclusivo en Netflix)

Joe Robert Cole ayudó a Ryan Coogler con el guion de 'Black Panther', pero su debut como director se parece menos a aquella que a otra película de su colega, la precedente 'Fruitvale Station'. Es otro crudo drama criminal sobre el racismo sistémico que sufren los jóvenes negros estadounidenses, atrapados entre muros incluso cuando no llegan a poner el pie en la cárcel.

Jahkor Abraham (Ashton Sanders, el Chiron de 'Moonlight'), un aspirante a rapero, acaba en ella tras verse envuelto en una guerra entre bandas y matar a dos personas. La película no desemboca, sino que empieza, en dicho crimen. Después, Cole alterna entre diferentes épocas de la vida de Jah para hacernos comprender cómo las presiones del entorno pueden conducir a alguien a apretar un gatillo. A la vez que drama humanista, 'Todo el día y una noche' es un thriller de misterio en toda regla: solo cerca del final sabremos la motivación última del asesinato.  

Aunque cruda y oscura hasta lo monocorde, la propuesta de Cole guarda un halo de esperanza. Solo hay que escucharse a uno mismo para abrir una grieta en el ciclo de la violencia. Atenazado por el miedo a que su propio hijo herede sus pecados, Jah se propone cambiar dentro de la cárcel, donde comparte patio con su padre (Jeffrey Wright), al que invita a dicho cambio. 

Noticias relacionadas

La referencia a 'Los chicos del barrio' resulta inevitable, pero Cole tiende casi más a la reflexividad que a la acción o el melodrama. Tanto su análisis de la masculinidad negra como su melancolía urbana pueden hacer pensar en 'Moonlight', aunque no llegue a la profundidad de aquella. Lo mejor son las imágenes nocturnas de Oakland capturadas por Jessica Lee Gagné, directora de fotografía quebequense que ha trabajado con Philippe Grandrieux y Denis Côté.

Temas

Cine