14 jul 2020

Ir a contenido

'EL MUNDO EN PAUSA'

Un día en el año de la pandemia

Un documental colectivo, filmado por gente anónima con sus móviles el 30 de abril, describe cómo es el confinamiento

Quim Casas

El logo del documental ’El mundo en pausa’.

El logo del documental ’El mundo en pausa’.

La pregunta es obvia y están intentando formular respuestas cineastas, escritores, pintores, músicos, filósofos, fotógrafos y artistas de todos los ámbitos. ¿Cómo discurre la vida cotidiana en una situación tan excepcional? ¿De qué manera afrontamos el día a día confinados a causa del covid-19?

El proyecto colectivo 'El mundo en pausa', auspiciado por la productora barcelonesa Visiona TV, intenta dar respuestas directas en el ámbito iberoamericano capturando la realidad del confinamiento en un solo día en el año de la pandemia.

'El mundo en pausa' será el resultado de la grabación realizada este 30 de abril de 2020 por ciudadanos anónimos a través del teléfono móvil. Plasmar la realidad del momento sin interferencias, de forma directa, sincera, más amable, emotiva o más airada según el estado de ánimo del momento en que se graba.

Participan personas de 23 países de habla hispana de los continentes americano y europeo –junto a Brasil y Portugal–, de España a Bolivia, de Argentina a Chile, de República Dominicana a Perú.

Una imagen de la grabación del documental. / Visiona TV

“En cada país hay un coproductor, responsable de hacer convocatoria a medios de comunicación y redes sociales, para pedir imágenes que reflejen situaciones, emociones, reflexiones o miradas sobre cómo viven el confinamiento en cada país”, nos explica Ferrar Cera, impulsor del proyecto a través de Visiona TV.

Una vez entregado en bruto todo el material grabado, “el coproductor de cada país visionará las imágenes recibidas y escogerá las que retraten mejor la situación de su país, siguiendo una directriz y criterio que hemos preestablecido”, comenta Cera. “Estas imágenes tienen que reflejar la diversidad de situaciones, así como la variedad social, cultural, económica y sanitaria de cómo afronta y vive cada país las consecuencias del covid-19”. 

26 creativos, entre directores, productores y guionistas de todos estos países, elaborarán, en definitiva, el relato. La idea es montar una película documental de entre 60 y 90 minutos de duración en función de los acuerdos a los que se llegue con las diversas plataformas que ya se han interesado en su emisión.

“Hemos diseñado un proceso de trabajo, almacenaje, visionado, selección y postproducción muy ágil, rápido y numeroso, para poder disponer del documental terminado a finales de mayo del 2020”, explica Cera. Una vez realizada la convocatoria hace unas semanas, todos aquellos que se brindaron a filmar su cotidianidad recibieron un manual de instrucciones básicas para la grabación con el móvil.

Llámese cine, televisión, audiovisual… Nunca antes una situación extrema que afecta a todo el mundo pudo capturarse tan en primera persona –porque siendo un retrato colectivo, no deja de plasmar la mirada de cada uno de los que han filmado– como en este proyecto en el que gente anónima explica cómo es el mundo instalado obligatoriamente en la pausa, en la espera.