28 may 2020

Ir a contenido

Dudas y pánico de la cultura ante la desescalada de Sánchez

Librerías y salas de cine trabajan para aplicar un protocolo de seguridad para ofrecer confianza a empleados y clientes ante la reapertura de comercios

Las salas de música ven inviable abrir solo con un tercio del aforo mientras que el mundo del teatro pide concretar unas medidas que ve «confusas»

Jordi Bianciotto, Anna Abella, Beatriz Martínez

Interior de la librería Laie de Barcelona, este miércoles, preparando pedidos ’on line’. 

Interior de la librería Laie de Barcelona, este miércoles, preparando pedidos ’on line’.  / FERRAN NADEU

El plan de desescalada anunciado el pasado martes por el Gobierno ha sido recibido por los distintos sectores de la cultura de forma positiva pero también con muchas dudas y con incertidumbre sobre las ayudas. 

MÚSICA

En la música, las medidas anunciadas no van a permitir reanudar la actividad en el circuito de salas, señala Carmen Zapata, gerente de la ASACC (Associació de Sales de Concerts de Catalunya), que las ve «inviables». La reducción de los aforos a un tercio hace impracticables los conciertos porque «no salen los números, ni a la sala ni al artista». Y se pregunta: «estando muchas salas sufriendo un erte por fuerza mayor, si te permiten abrir con solo un tercio, ¿seguirá considerándose fuerza mayor?». La ASACC no contempla conciertos si no es con el 100% del aforo. «Porque, si se abriera con un tercio, ¿habría algún tipo de ayuda para cubrir el resto?». Para Zapata, abrir en esas condiciones «no compensa», puesto que las salas seguirían asumiendo en cualquier caso sus gastos ordinarios.

Para los recintos al aire libre, esta desescalada es igualmente disuasoria, si bien «da esperanzas», señala Martín Pérez, director del Festival de Pedralbes, que no ve por ahora posibles los conciertos, pero alcanza a entrever una versión del festival para agosto y septiembre (en el pequeño village y con artistas autóctonos) si entonces pasaramos a una fase 4 que eliminara las distancias interpersonales en reuniones de hasta 800 personas.

LIBREROS Y EDITORES

El confinamiento ha afectado especialmente al sector del libro, que además del cierre de librerías ha perdido un inmenso bocado de la facturación anual al no poder celebrar más que de forma 'on line' el Día del Libro el pasado día 23 de abril, 'diada' de Sant Jordi. Los libreros han acogido con “alegría” el anuncio de la apertura parcial de librerías durante la fase 1 del plan de desescalada y son muy conscientes de la necesidad de estrictas medidas de seguridad y prevención. Para ello, y para estar preparados aunque no se sabe el día exacto de apertura, Alberto Manso, portavoz de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (Cegal), que agrupa a 2.000 librerías independientes, demanda un protocolo unificado para garantizar la salud de trabajadores y clientes, “para dar confianza tanto a los libreros como al público”, que implique, por ejemplo, la instalación de mamparas para mantener la distancia social y material higiénico disponible en la tienda. Si ese protocolo no lo establece el Gobierno, el gremio prevé estudiar lo que han hecho sus colegas en Alemania, que abrieron los comercios el pasado 20 de abril.

“Es importante que empecemos a ver posible la apertura de librerías pero nos preocupa la incertidumbre sobre dónde, cómo y cuándo –valora Patrici Tixis, presidente del Gremi d’Editors de Catalunya-. De lo que sí hay certeza absoluta es que a la mayoría de las empresas pequeñas del sector del libro, que necesitan urgentemente liquidez, no les han llegado aún los créditos del ICO. Esa es la preocupación principal”. 

SECTOR TEATRAL

Aunque desde el sector teatral valoran «positivamente» el plan, que prevé abrir locales antes del verano, la Associació d’Empreses de Teatre de Catalunya (Adetca) e instituciones como el Gran Teatro del Liceu, el Palau de la Música y el Auditori creen que el Gobierno debe «concretar» las medidas. Estas, «son hoy confusas», apunta Isabel Vidal, presidenta de Adetca, que además de insistir en la necesidad de ayudas económicas, apunta que «en todo caso, el sector teatral privado no podrá abrir con solo dos tercios de aforo» porque «es inviable para las empresas y, además, nos estigmatiza y nos señala porque supone poner al público separado».

Según fuentes del Palau, están "estudiando la posibilidad de hacer viables algunos conciertos, porque con los aforos que se proponen, los habrá imposibles de programar", apuntando a la necesidad de apostar por conciertos de pequeño formato, como recitales de piano.  Robert Brufau, director del Auditori, que ha cancelado lo que resta de temporada, plantea dudas como si los músicos sobre el esenario también están afectados por la reducción del aforo. 

SALAS DE CINE

El sector de exhibición se encuentra cómodo en la fase 2 de la desescalada. Así lo ha manifestado Borja de Benito, responsable de comunicación de la Federación de Cines de España (FECE) un día después de que el Gobierno anunciara las nuevas medidas previstas para los próximos meses. Desde que el pasado 13 de marzo se cerraran las salas de cine, se han perdido unos 100 millones de euros, con una media de dos millones diarios. Una cifra que hace peligrar la supervivencia de un gremio que ahora tendrá que adaptarse a las nuevas medidas restrictivas que seguirán sumando pérdidas hasta que se restablezca la normalidad. 

Durante las pasadas semanas ya se había organizado un protocolo de seguridad que garantizara la seguridad de los espectadores en la reapertura. Entre ellas, el pago con tarjeta, la instalación de dispensadores de gel hidroalcohólico y de mamparas en las taquillas, la desinfección de las instalaciones, el respeto de la distancia física mediante la colocación de indicadores en el suelo y la reducción del aforo a un tercio. Todo lo necesario para recuperar la confianza de los consumidores y que puedan disfrutar del cine en pantalla grande sin exponerse a ningún peligro.