05 jun 2020

Ir a contenido

OBITUARIO

Muere Honor Blackman, la legendaria Pussy Galore de James Bond

La actriz británica, famosa también por la serie 'Los vengadores', falleció a los 94 años por causas naturales, según informó su familia

Julián García

Honor Blackman, en ’Goldfinger’

Honor Blackman, en ’Goldfinger’

El 'universo Bond' ha perdido este lunes a la actriz Honor Blackman, cuya presencia y carisma engrandecieron al personaje de Pussy Galore en 'Goldfinger', tercera entrega de la saga del Agente 007. Blackman, también famosa por su trabajo en la estupenda serie de espías 'Los vengadores' (nada que ver con la franquicia superheróica de Marvel), falleció ayer a los 94 años por causas naturales, según informó su familia al diario  'The Guardian' a través de un comunicado en el que quiso destacar su «combinación extraordinaria de belleza, inteligencia y destreza física».

Blackman, nacida en 1925 en el este de Londres en el seno de una familia de clase media, adquirió popularidad mundial en 1964 gracias a su papel de Pussy Galore, piloto personal del supervillano Auric Goldfinger y experta en artes marciales, concretamente en judo. Eran otros tiempos y, a pesar de ser lesbiana, Galore acababa cayendo rendida ante los encantos viriles de Bond (Sean Connery) en la famosa escena del pajar, traicionando así a su jefe. Con la inestimable ayuda de la sicaria, Bond desbaratará los planes de Goldfinger: nada menos que explosionar una bomba atómica en el depósito de oro de Fort Knox.

La actriz había sido seleccionada para 'Goldfinger' por el dominio del judo que había demostrado durante 43 episodios de la serie 'Los vengadores', junto a Patrick Mcnee y su inseparable bombín, entre 1962 y 1964. Blackman interpretaba a la doctora Cathy Gale, antropóloga, experta en artes marciales  y ataviada siempre con ajustados monos de cuero negro y botas de tacón del mismo color. No se había visto heroína igual en televisión hasta el momento, por lo que no tardaría en adquirir el estatus de estrella en Reino Unido. Tras su salto a la franquicia de Bond, sería sustituida en la serie por la gran Diana Rigg. «Creo que me fui de la serie en el momento equivocado», admitiría Blackman años después a 'The Guardian'.

Antes de en 'Goldfinger', se había podido ver a la actriz en la popular cinta de aventuras 'Jason y los Argonautas' (1963) como diosa Hera. Su carrera posterior en el cine no fue descollante; lo fue mucho más su trabajo en el teatro, con participaciones en montajes londinenses de musicales como 'My fair lady', 'Sonrias y lágrimas' o 'Cabaret'; o en la television, con apariciones especiales en series como 'Colombo' o 'Doctor Who'.

En los años 80 y 90, la actriz consiguió, sin proponérselo, dos inesperados éxitos musicales: por un lado, una canción que había grabado con Mcnee en 1964, 'Kinky boots', alcanzó en 1990 el 'top 10' de 'singles' en Reino Unido después de un ejercicio de exhumación del locutor de la BBC Simon Mayo; por otro, que su gran personaje cinematográfico, Pussy Galore, diera nombre al primer grupo del rey del garage-rock Jon Spencer