22 oct 2020

Ir a contenido

MÚSICA PARA LA CUARENTENA (4)

Diez canciones para las rutinas del confinamiento: llamar, lavarse las manos, despedir a los seres queridos...

Cuarta entrega de la serie de EL PERIÓDICO sobre canciones anticoronavirus, en esta ocasión dedicada a la cotidianidad, hasta la más dura

Nando Cruz

Maria Arnal i Marcel Bagés.

Maria Arnal i Marcel Bagés.

Lavarse las manos, pasear el perro, llamar a la familia, bailar zumba, trabajar, salvar vidas… También hay canciones para la mayoría de actividades del día a día. Es la cuarta entrega de la serie de EL PERIÓDICO sobre canciones para el confinamiento, tras las dedicadas al aislamiento, levantar el ánimo en los momentos de bajona y aullar por los balcones.

1. MC Hammer: 'U can’t touch this'

El primer éxito mundial del hip-hop esconde un mensaje clave: no toques eso. Es la canción que debes tener en la cabeza para evitar cualquier riesgo de contagio los días que salgas a la calle. Sobre todo, si no llevas guantes.

2. Guillem el Trapella: 'Renta’t les mans'

La higiene es aún más esencial estos días y conseguir que los pequeños asuman la necesidad de lavarse las manos tantas veces es un reto de vital importancia. Esta canción infantil a ritmo de dancehall-reggae puede convertirlo en un juego.

3. The Barkers: 'We can work it out'

Quien tiene perro y lo saca de paseo goza de valiosos minutos para reflexionar, tomar fuerzas y decirse a sí mismo: "Nos las apañaremos", como cantaban los Beatles. El perro, claro, no responderá. A menos que conozcan esta versión de Los Barkers, un grupo de perros que la adaptó a su lenguaje: el de los ladridos.

4. Stevie Wonder: 'I just called to say I love you'

Los más cínicos ya dicen que estamos haciendo videollamadas por encima de nuestras posibilidades. Bendita rutina. Aunque no sea Año Nuevo ni Halloween, aunque no sea para anunciar una boda o un embarazo, aunque solo sea para decir ‘I love you’ en esta situación nunca está de más una llamadita a los seres queridos. Y para quien los tenga fuera del país: ‘La llamada’, de Carlos Vives.

5. Simon & Garfunkel: 'The sounds of silence'

Por primera vez en la historia, escuchar el silencio en las grandes ciudades es una rutina más. Una de las más placenteras. Este clásico del dúo neoyorquino habla de la falta de comunicación efectiva en una época (¡y es de 1964!) en la que ya se estilaba eso de oír sin escuchar. Tenemos días para pensar en ello.

6. The Godfathers: 'Birth, school, work, death'

Peor que cualquier rutina de confinamiento, es tener que ir a trabajar cada día como si no nada. Cuidadoras, transportistas, barrenderos, tenderos y tantos otros trabajadores son las grandes víctimas de esta cuarentena profundamente clasista. Para ellos esta canción, un resumen del funesto sentido de la vida que el grupo inglés escupía airadamente y uniformado como funcionarios del rock.

7. Maria Arnal i Marcel Bagès: 'A la vida'.

Las canciones son bumerans, decíamos, que vuelven con nuevos significados. Esta adaptación de Ovidi Montllor podría ser el grito rabioso y extenuado de cientos, miles de médicos y enfermeras, cuya rutina actual es salvar cuantas más vidas posibles sin apenas instrumentos para asumir tamaña tarea ni relevo que les permita descansar y reencontrarse con los suyos.

8. Los Hermanos Cubero: 'No nos despedimos'

La rutina más macabra está siendo asumir cada día nuevas muertes. Algunos ni siquiera van a poder despedir a sus seres queridos, debido a las medidas de prevención de contagio que se han impuesto. Esta canción pudiera ayudarles a sobrellevar un momento tan doloroso en unas circunstancias tan crueles.

9. Lesley Gore: 'It’s my party'

Y llorar, claro, otra rutina. Hasta los más duros saben que un día de estos no podrán más y las lágrimas caerán por sus mejillas como una catarata. Mejor que tengan a mano una canción como esta para llorar con fuerza y autoridad. "Es mi fiesta y lloro si me da la gana", bramaba la adolescente Leslie en 1963. Una muy buena alternativa salsera podría ser el ‘Llorarás’ de Oscar D’Leon.

10. Ariel de Cuba: 'Quédate en casa'

Si salimos de esta antes del verano, este número de electropachanga tiene todos los números para convertirse en un exitazo en las verbenas de pueblo. Hoy ya arrasa en las clases caseras de zumba, pero en agosto, cuando suene en la discomóvil, todos la bailaremos sin freno para dejar atrás cuanto antes el recuerdo de aquella fatídica pandemia que nos amargó la primavera del 2020.