07 abr 2020

Ir a contenido

MÚSICA PARA LA CUARENTENA (2)

Diez canciones para enloquecer en los balcones durante el confinamiento

Segunda entrega de la serie de EL PERIÓDICO sobre piezas anticoronavirus, en esta ocasión para cantar y bailar con el vecindario

Nando Cruz

La Casa Azul, durante su actuación en las últimas fiestas de la Mercè.

La Casa Azul, durante su actuación en las últimas fiestas de la Mercè. / FERRAN SENDRA

Segunda entrega de la serie de EL PERIÓDICO sobre canciones que reflejan la situación de confinamiento tras la propagación del coronavirus o que son poderosas para sobrellevarla. En esta ocasión el diario propone un repertorio para diversificar lo máximo posible la música que suena en los balcones, pero sin olvidar los motivos que nos tienen a todos encerrados. Diez canciones para sobrellevar el confinamiento bailando y riendo con el vecindario.


1. Prince: '1999'

La introducción robótica y ese crescendo que anuncia una gran fiesta son la antesala de la gran juerga que está por venir. El de Minneapolis la compuso en 1982 y, por lo tanto, era una canción futurista. Ahora es un viaje en el tiempo hacia el pasado. ¿Te imaginas correrte una fiesta como si esto fuera 1999?

2. Led Zeppelin: 'Rock’n’roll'

A todos los que, por culpa del confinamiento, hace tiempo que no rocanrolean y hace aún más que no hacen el amor, les está rebotando como un bumeran este clásico de Plant y Page. Dan ganas de coger cazos y cazuelas y aporrear su himno de nostalgia rockera para combatir tanta sole-sole-sole-sole-soledad.

3. Barricada: 'No hay tregua'

El grupo navarro la compuso en los días más duros del terrorismo etarra. Una vez superada esa etapa, se reutilizó para animar a los futbolistas del Osasuna. Días atrás cobró nuevo uso en los balcones de Pamplona y la gente volvió a gritar eso de: "Estás asustado, tu vida va en ello". Un chute de energía para días inciertos.

4. Dr. Calypso: 'Pardalets'

Los veinteañeros fumetas que esperan como agua de mayo la fiesta mayor del barrio o el pueblo para montar el 'sound system' y reivindicar el espíritu fraternal del reggae, no se quitan de la cabeza estos versos ecologistas. La legendaria banda catalana ya veía venir el fin del mundo y decidió recibirlo con un buen canuto en la mano.

5. Rubén Blades: 'La canción del final del mundo'

La salsa lo cura todo. Y esta del maestro panameño es ideal para aliviar esta sensación de apocalipsis vírico que nos embriaga. "Prepárense ciudadanos, se acabó lo que se daba / a darse el último trago / no se me pueden quejar, el 'show' fue bueno y barato / ante el dolor el buen humor es esencial / saca a tu pareja y ponte a bailar la canción del final del mundo". Sí, a bailar al balcón.

6. La Casa Azul: 'Esta noche solo cantan para mí'

En situaciones como esta se comprende mejor cuán curativas pueden ser las canciones. Guille Milkyway tiene unas cuantas que podrían ampliar al infinito esta lista (‘Cerca de Shibuya’, ‘El momento más feliz’, ‘El momento’…), pero esta es aún más adecuada para propagar por el barrio esa sensación de sentirse solo, ahogado y necesitado de una voz amiga que te reconforte. Ya sea la de Nina Simone, la de Dusty Springfield, la de Karen Carpenter o la de...

7. Doris Day: '¿Qué será, será?'

Esta es para constituir oficialmente la coral del patio de vecinos. La presidenta, el secretario y los vocales de la junta se turnan las estrofas y la comunidad al completo se suma en los estribillos desde sus respectivos balcones y ventanas ladeando el cuerpo de izquierda a derecha como si fuera una habanera.

8. Kortatu: 'Mierda de ciudad'

La réplica punk. Cómo no. Hay que asumir la realidad y para expulsar un poco la ira, nada mejor que este himno vasco cuya primera estrofa, si le cambias una sola palabra, encaja al 100%: "Todo este sábado me lo voy a pasar / privando en mi casa hasta reventar / ya estoy harto no puedo salir más / siempre lo mismo...".

9. Coldplay: 'Viva la vida'

La madre de todas las canciones épicas planteadas como un canto a la vida ya desde el título. Lo mejor de esta es que la puedes cantar pensando en todos esos que pensaban que se iban a comer el mundo (de eso trata) y ahora ven cómo el virus no hace distinción y los engulle a ellos (como a todos). Quienes no soporten a la banda de Chris Martin, tienen la versión de Pet Shop Boys.

10. Bee Gees: 'Staying alive'

Esta solo para los sábados por la noche. Cuando el barrio ya esté en pleno desmelene balconil y al vecino del cuarto no le dé ninguna vergüenza imitar los agudos de los hermanos Gibb, el "ah, ah, ah, ah, staying alive, staying alive" será un sanador jadeo comunitario. Puro alivio disco. Quien quiera, que siga con ‘Born to be alive’ de Patrick Hernández. Y, ya puestos, con ‘The rhythm of the night’. No dice nada del coronavirus pero su cantante se llama… ¡Corona!