28 nov 2020

Ir a contenido

MÚSICA PARA LA CUARENTENA (1)

Diez canciones infalibles para levantar el ánimo en los momentos duros del confinamiento

EL PERIÓDICO inicia una serie sobre canciones que reflejan la situación tras la propagación del coronavirus o son poderosas para sobrellevarla

Nando Cruz

Creedence Clearwater Revival.

Creedence Clearwater Revival. / EFE / DIDI ZILL (Craft Recordings)

El confinamiento va para largo y estos días han sido muchas las canciones que se han colado en el inconsciente. Canciones que nos acompañaron en tiempos pasados y que ahora vuelven para recordarnos épocas pretéritas o revelarnos cosas que entonces no supimos descifrar. Las canciones vuelven como bumerans. Siempre lo hacen. Pero en momentos tan convulsos y en los que todos nos sentimos tan frágiles, actualizamos su significado por necesidad. En realidad, las canciones siempre están inacabadas. Los músicos hacen su parte, pero somos nosotros los que las completamos cuando las escuchamos y le damos el sentido final, el que nosotros queremos, el que necesitamos.

Y ahora necesitamos que las canciones nos reconforten, que nos escuchen, que nos orienten, que nos diviertan. En cualquiera de esos discos que algún día significaron tanto podemos encontrar mensajes cifrados que nos ayuden a sobrellevar estos días de confinamiento, de nuevas rutinas, de falta de ánimo y de ganas de fiesta.

Empezamos con estas diez canciones infalibles para levantar el ánimo en los momentos de bajón durante el confinamiento una serie de cuatro entregas, de diez canciones cada una, que abordarán la extraña situación desde otros tantos puntos de vista.

1. Louis Armstrong + Ella Fitzgerald: 'Summertime'

La compuso George Gerwshin hace casi un siglo y podría servir para dar la bienvenida al nuevo día cada mañana de las muchas que nos quedan todavía por pasar confinados. La trompeta de Armstrong como una corneta dulce que llama a despertarnos, la voz de Ella meciéndonos y esos versos que nos aseguran protección: "Una mañana de estas te levantarás cantando / abrirás las alas y emprenderás el vuelo hacia el cielo / pero hasta que llegue esa mañana, nada te podrá hacer daño / mientras mamá y papá estén a tu lado".

2. Peter Gabriel + Kate Bush: 'Don’t give up'

Peter Gabriel la compuso cuando Inglaterra vivía una de sus peores crisis económicas. Despidos masivos, familias rotas, hombres que sentían que su vida dejaba de tener sentido y mujeres, representadas en la voz de Kate Bush, que hacían de tripas corazón y recordaban a sus maridos que aún estaban juntos, que aún tenían amigos, que la vida nunca fue fácil y que, a pesar de todo, no había que abandonar.

3. Julio Iglesias: 'La vida sigue igual'

Sirve para un roto, para un descosido y, también, para una situación tan inusual como esta. Una canción para encajar el confinamiento con cierta perspectiva y para recordar que "siempre hay por quien vivir y a quien amar, siempre hay por qué vivir por qué luchar". Lo que no curen estos arreglos de viento y cuerdas no lo curará nadie. Por mucho que, como recuerda Julito, "al final..."

4. Los Rodríguez: 'Dulce condena'

Otra canción salvavidas para crisis puntuales del día a día. "Cada vez que toco un poco fondo / cada vez que el tiempo vuela / un recuerdo más que pasajero / otra ilusión que llega ", plantea Calamaro. A partir de ahí, el trote rítmico y, ante todo, esas armonías vocales tan argentinas, resultan de lo más útil para estas jornadas; delirantes montañas rusas emocionales. "No importa el problema, no importa la solución / me quedo con lo poco que queda entero en el corazón".

5. Chucho: 'Magic'

Al mal tiempo, buena cara. Y una síncopa discotequera para ahuyentar todo rastro de tristeza. "Si preguntáis por mí / me encontraréis aquí / disfrutando del tiempo que me queda por vivir", cantaba Fernando Alfaro en esta canción que compuso pensando en alguien que se había bebido la vida a tragos y encaraba sus últimos días con la cabeza bien alta. Solo hay que fijarse en la frase final, obstinada moraleja vitalista: "Lo mejor de nuestra vida aún está por ocurrir".

6. Los Chunguitos: 'Dame veneno'

Circulan por la red mensajes de tuiteros que aseguran que su vecino escucha esta canción a todas horas y a todo volumen. Puede que esté confinado con alguien no deseado. Mejor pensar que abusa del humor negro y que ha elegido este clásico de Los Chunguitos para subir la moral del barrio. Entiéndase pues como una conjura rumbera contra los oscuros pensamientos: "Dame veneno que quiero morir, dame veneno, que antes prefiero la muerte que vivir contigo".

7. Dellafuente + Maka: 'La vida es'

"La vida es un contratiempo", insiste el granadino Maka con su quejío flamenco en el estribillo de esta canción concebida como un homenaje asfixiado a ritmo trap a los eslabones más bajos de la clase obrera. Los que más están sufriendo esta pandemia: unos trabajando a pesar de los pesares, otros sin trabajo y todos en pequeños domicilios que nunca estuvieron preparados para vivir confinado.

8. Ron Sexsmith: 'April after all'

Ahora ya sabemos que acabará este mes de marzo y seguiremos confinados. Cuando llegue abril podemos probar con esta bonita tonada del más dulce de los cantautores canadienses que nos recuerda que, a pesar de los pesares, ya es primavera. "Llegarán otros días / y las cosas cambiarán / la lluvia tiene que caer / al fin y al cabo, es abril".

9. Creedence Clearwater Revival: 'Have you ever seen the rain?'

Y hablando de lluvia… La letra es tan abstracta, la línea de bajo es tan animosa y el estribillo es tan exultante que cuesta no echar mano de ella, una vez más. Una gloriosa composición de John Fogerty y compañía para levantar el ánimo.

10. Suu: 'Tant de bo'

Se publicó hace tres meses y pudo pasar desapercibida, pero, de algún modo, ha encontrado su lugar en el mundo justamente ahora. Suena por todas partes, tal vez, porque refleja el sentir de muchísima gente que encuentra cierto alivio cantando. "Canta, que la vida ho demana", sugiere tímidamente la cantante barcelonesa, mientras un ritmo de reguetón suave refuerza su propuesta.