30 mar 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Hinchas radicales': el fútbol como excusa

El debutante Francesco Lettieri ha construido una ficción que en muchos momentos parece un potente documental sobre ultras y 'hooligans' del 'calcio'

Quim Casas

Un fotograma de ’Hinchas radicales’, de Francesco Lettieri

Un fotograma de ’Hinchas radicales’, de Francesco Lettieri / NETFLIX

item

Hinchas radicales ★★★

Dirección: Francesco Lettieri

Reparto: Aniello Arena, Ciro Nacca, Simone Borrelli, Daniele Vicorito

Título original:  'Ultras'

País: Italia

Duración: 109 minutos

Año: 2020

Género: Drama

Estreno: 20 de marzo del 2020 (en Netflix)

'Hinchas radicales' se parece en algunas cosas a la reciente 'Skin,' película (de las últimas estrenadas en sala antes del cierre de los cines a causa de la crisis del Covid-19) sobre la concienciación de un supremacista blanco que intenta romper con su pasado.

En este caso no se trata de nostálgicos del nazismo, sino de los ultras del fútbol italiano. El protagonista, Sandro, apodado Mohicano, es uno de los líderes de Los Apache, la facción más violenta de los seguidores del Nápoles, el equipo que, en la realidad, aún tiene una cuenta pendiente con el Barça.

Pero Sandro empieza a estar cansado de tanta pelea barriobajera, arengas filofascistas, bengalas, reyertas y prohibiciones. Conoce además a una mujer de la que se enamora y que representa una oportunidad de salir de ese mundo donde es menos importante que tu equipo marque un gol que liarse a tortazos con los hinchas del conjunto rival.

La película arranca en la jornada 34º de la liga italiana, cuando el Nápoles tiene serias posibilidades de ganar el 'scudetto'. Y mientras avanzan las semanas hacia un partido decisivo con la Roma –decisivo en todos los sentidos, ya que también es el momento álgido de la actitud violenta de los Apache–, Sandro se va distanciando sin tener claro cual es su futuro. Los códigos de honor entre los hinchas pesan también mucho.

El debutante Francesco Lettieri ha construido una ficción que en muchos momentos parece un potente documental sobre el tema tratado y resulta bastante superior a otras películas sobre ultras y 'hooligans'. Esta sensación de 'verdad' queda reforzada con las directas y muy creíbles interpretaciones de todo el reparto, diríase que la mayoría de actores salidos de los grupos de animación exaltada del fútbol italiano.

Lettieri desgrana los ritos y credos de los personajes, la forma que tienen de relacionarse entre ellos y con el mundo, la rivalidad en el fútbol como única forma de vida y los lazos familiares establecidos entre los miembros del grupo. No los justifica ni comprende, tan solo muestra como son. Y cómo pueden terminar.