10 jul 2020

Ir a contenido

EN TODA EUROPA

El sector cultural pide la exención en el pago de la Seguridad Social y en el IVA

La Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y de Danza y Pearle-Live Performance Europe reclaman las mismas medidas para combatir el efecto devastador del coronavirus

Concierto de Manel en el Poble Espanyol. 

Concierto de Manel en el Poble Espanyol.  / FERRAN SENDRA

La Cultura "no es un lujo sino una necesidad". El sector genera 44.500 millones de euros del PIB en la Unión Europea y emplea a 1,2 millones de personas y por eso reclama a los gobiernos europeos medidas impositivas y laborales como la exención en el pago de la Seguridad Social o en el IVA de las entradas. La Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y de Danza (Faeteda) suscribe una declaración que ha hecho Pearle-Live Performance Europe, la federación europea de asociaciones de empresas de la música, las artes escénicas y las artes en vivo para reclamar a la Unión Europea y a los gobiernos medidas específicas para el sector ante el efecto "devastador" para ellos de la crisis del coronavirus. En su declaración solicitan para un sector en el que es "imposible" el teletrabajo la exención o aplazamiento del pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de los empleadores; la posibilidad de desempleo temporal y acceso al subsidio de paro sin período de espera y un fondo específico para autónomos y medidas de trabajo flexibles para trabajadores a corto plazo.

Esas son medidas especialmente necesarias porque "muchas personas trabajan de contrato en contrato (por cuenta propia o ajena). Tanto las organizaciones como los trabajadores necesitan poder llevar a cabo este período y tener los medios para pagar de nuevo al personal o volver a contratarlo".

En cuanto a los impuestos, demandan la reducción del impuesto a las empresas para las entidades privadas; exención del IVA o reducción de los tipos de IVA en las entradas y en los servicios culturales; no devengar intereses en caso de retraso en los pagos, especialmente en gastos como electricidad, gas o agua y no aplicar el derecho a la retención en los casos de doble imposición.

Medidas financieras

En el apartado financiero piden concesión de líneas de crédito y subvenciones de créditos específicos; reducción de las facturas de energía y un fondo para cubrir los gastos/pérdidas no recuperables específicamente para las micro y muy pequeñas organizaciones.

También reclaman la reducción de las tarifas de los derechos de autor al poner a disposición conciertos y actuaciones grabadas "en estos tiempos en que las personas están obligadas a permanecer en sus hogares y quieren seguir disfrutando de la cultura por medios digitales".

En cuanto al consumo, Pearle y Faeteda entienden que es precisa una normativa clara sobre la fuerza mayor en relación con la cancelación de eventos en el contexto de esta situación específica y cómo se reembolsan las entradas. Consideran que es vital el apoyo a la promoción y campañas dirigidas al público en general, "para crear confianza y que empiecen a comprar entradas para ir a conciertos, actuaciones y espectáculos de nuevo". "Los temores creados ahora por los contactos sociales pueden tener un efecto más duradero de lo que se espera; por lo tanto, se necesitarán grandes campañas apoyadas o incluso iniciadas por el gobierno para dar a los ciudadanos de nuevo confianza para asistir a eventos en vivo", argumentan.

Ampliación de plazos

La ampliación de los plazos para la presentación de informes sobre subvenciones y ayudas; la creación de líneas especiales de apoyo en el período 2020-2021 para hacer posible nuevamente las giras y coproducciones y el apoyo de expertos "para poder cartografiar el impacto económico en todo el sector", son otras de sus peticiones.

La Cultura, añaden, "no es un lujo sino una clave para nuestras sociedades y es una fuerza unificadora y movilizadora en toda Europa. Más que nunca la cultura es necesaria en una situación de crisis".