07 jul 2020

Ir a contenido

El coronavirus aboca al sector teatral a una dura travesía del desierto

La capacidad económica de las familias preocupa igual o más que el déficit generado por el parón a promotores y productores de espectáculos

Marta Cervera

El Teatro Borràs, como el resto de salas, cerrado debido al Coronavirus.

El Teatro Borràs, como el resto de salas, cerrado debido al Coronavirus. / JORDI COTRINA

Más allá de los problemas internos en cada teatro, festival o auditorio lo que preocupa a los responsables de los principales centros artísticos del país es saber cómo reaccionará el público cuando acabe la cuarentena. Si la gente no tiene dinero para consumir como antes, ¿acudirá igual a los teatros, cines y conciertos? La recuperación de la normalidad se prevé larga, aunque por otra parte preven que el público tendrá más ganas que nunca de hacer aquello de lo que se han privado durante tanto tiempo. No es lo mismo disfrutar una ópera, un concierto o una obra de teatro o danza grabados que presenciarlos en directo.

Las temporadas que funcionan con abono prevén un descalabro si no hay algún tipo de reacción por parte del ministerio de Cultura. Los abonos en la ópera, por ejemplo, son imprescindibles para financiar la actividad. El avance de las subvenciones podría aliviar la tensión de tesorería de los teatros públicos, sugieren algunos. Este miércoles, el titular de la cartera, José Manuel Rodríguez Uribes, se ha puesto en contacto con los responsables de las principales organizaciones y centros del sector para mantener la calma y planificar esta travesía del desierto. Todos están muy pendientes de cómo afectará al bolsillo de la gente tras esta cuarentena. El posible déficit se puede reorganizar, es cuestión de hablar con los bancos. ¿Pero qué pasa si se dejan de comprar entradas y abonos? Esta es la principal preocupación de los programadores y gerentes, quienes ya cuentan con que el estado de alarma se prolongue más allá de los 15 días anunciados por el Gobierno.  

Los teatros no solo han paralizado su actividad de cara al público, sino que deben devolver ingresos de la venta anticipada: una tormenta perfecta en un sector ya de por sí delicado. Los ciclos privados de conciertos sinfónicos intentan recolocar las actuaciones. Por ejemplo, el concierto de Gergiev y la Orquesta del Mariinski de Ibercamera en el Auditori para el 30 de este mes se ha trasladado al 21 de enero del 2021. Pero es difícil hacer lo mismo en teatros, donde las agendas de programación cada vez se cierran con más antelación. El TNC ya tenía prácticamente hecha su próxima temporada.  "Lo que se deja de programar estos días será difícil de recolocar esta temporada, porque ya están previstos otros espectáculos", afirma Isabel Vidal, gerente de la productora Focus y presidenta de Adetca. Esa asociación, que reúne a 52 teatros de Catalunya, facturó 64.607.858 euros en taquilla la temporada anterior. La media por mes fue de 5.3 millones de euros. Haciendo una proyección a partir de esos datos se estima que en estos 15 días de parón se perderán 2,6 millones en venta de entradas. 

Difícil encaje

Hay espectáculos que se ni siquiera han visto la luz como 'La gavina', una versión producida y dirigida por Àlex Rigola que debía haberse estrenado el passado jueves en La Villarroel; o 'Pecats imperdonables', una obra en cartel en el Borràs que tampoco levantó el telón. Los actores se comprometen a realizar una serie de funciones durante un periodo, después tienen otros compromisos y es difícil hacerles coincidir de nuevo, sobre todo la misma temporada. Lo mismo ocurre en la ópera. 

Nadie sabe con seguridad cuándo se volverá a la normalidad. El Liceu anuló 'Lohengrin', pero seguramente deberá cambiar de fecha o cancelar otros espectáculos. De momento ya ha aplazado hasta nuevo aviso la presentación de la nueva temporada, que debía haberse realizado este mismo miércoles. También los ciclos privados de Ibercamera y BCNClassics han pospuesto las suyas. En cambio, la OBC mantiene su puesta de largo el próximo 7 de mayo. El Auditori, que forma parte de ECHO, red europea que aglutina a los principales auditorios, calculan regresar a la actividad a finales de abril. Los músicos de la OBC y de la Banda Municipal están ensayando en sus casas, y el resto del personal teletrabajando. Los conciertos más inmediatos quedan anulados. Por ahora la OBC está preparando la 'Cuarta' de Brahms que dirigirá Kazushi Ono, tal como estaba previsto, los días 23, 24 y 25 de abril. "Una vez pase esta experiencia tan bestia debemos ser capaces de generar ilusión con proyectos que ya llevamos tiempo preparando y que han de servir para salir adelante", dice Robert Brufau, director general del Auditori.

Medidas urgentes para el sector

El tsunami del Coronavirus a arrasado con todo y recuperarse costará, especialmente a quienes no trabajan para instituciones públicas. ¿Qué pasará con esa mayoría de artistas autónomos que se han quedado sin ingresos de un día para otro?  No es extraño que Isabel Vidal como presidenta de Adetca calificara la situación de "emergencia cultural" la semana pasada.  Jesús Cimarro,  de la Asociación de Productores y Teatros de Madrid (Aptem), reclama medidas urgentes. "Son necesarias tanto en el ámbito laboral como en el fiscal y financiero, ayudas al sector y a la promoción". Muchas productoras y teatros han solicitado expedientes de regulación. "La mayor parte de las empresas se han acogido a los Ertes", dice Cimarro, productor y empresario que ya lo ha solicitado para La Latina y el Bellas Artes.  "Como mínimo todo estará paralizado un mes", vaticina. Y habla de "millones en pérdidas", pero evita especificar. "Nunca había vivido algo así: tener que suspender la actividad de forma repentina. Hay quien tendrá seguro de desempleo, pero hay que buscar una solución para quienes no estén en esa situación". Aún están esperando datos de empresas pequeñas sin casi estructura. Las próximos días "toca estudiar la letra pequeña del Real Decreto" donde por ahora no figura ninguna medida específica para el sector cultural, mucho menos una reducción del IVA cultural. "De momento no he visto ninguna de las medidas fiscales que hemos planteado al ministerio". Eso sí, dice haber encontrado a Rodríguez "muy receptivo e informado".  

En Catalunya, el Conca ha solicitado a todos los artistas un cálculo de lo que dejarán de ingresar durante los 15 días de cuarentena decretados por el Gobierno. Solo el sector del teatro infantil y familiar prevé alrededor de un millón de euros.