12 jul 2020

Ir a contenido

EMERGENCIA SANITARIA

El festival de cine de Málaga, aplazado por el coronavirus

La cita cinematográfica del cine español iba a celebrarse desde este viernes hasta el 22 de marzo

Beatriz Martínez

Ambiente en una edición anterior del festival de Málaga

Ambiente en una edición anterior del festival de Málaga

El coronavirus ha podido con una de las citas más importantes de la industria del cine español, el Festival de Málaga. La 23! edición del certamen iba a celebrarse a partir de este mismo viernes, y aunque la organización ha intentado mantener la calma, las últimas medidas e indicaciones del Ministerio de Sanidad han acelerado la anulación definitiva en las fechas previstas, de 13 al 22 de marzo.

Así lo hacía público el Ayuntamiento de la ciudad en un comunicado que buena parte del sector esperaba que se produjese de un momento a otro. “Se decide aplazar la celebración del Festival de Málaga por la incertidumbre que genera la evolución del coronavirus. Aunque las autoridades sanitarias no impiden expresamente mantenerlo, su recomendación de no viajar dificulta que la cita se desarrolle con normalidad”, han expresado.

Hasta hace unas horas, los equipos de las películas y las series de televisión seleccionadas mantenían sus agendas y se seguían cerrando entrevistas para esos días. Aunque en el aire siempre quedaba la duda de si finalmente llegarían a celebrarse o no. Sí se sabía que uno de los grandes homenajeados de la edición, el mexicano Arturo Ripstein, de 76 años, no iba a asistir a la presentación de su nueva película, ‘El diablo entre las piernas’ ni a recoger su premio honorífico.

Buena parte del 'star system' patrio iba a pasar estos días por la ciudad malagueña, entre ellos Ernesto Alterio, Clara Lago, Kiti Manver, Juana Acosta, Javier Gutiérrez, Mario Casas, Candela Peña, Sergi López, Nathalie Poza, Javier Rey, Verónica Echegui, David Verdaguer, Antonio de la Torre, Anna Castillo, Àlex Monner, Javier Cámara, Daniel Grau o Brays Efe, que presentaban sus nuevos trabajos.

Diecisiete películas iban a ir a concurso, algunas de ellas muy esperadas, como ‘A este lado del mundo’, de David Trueba, ‘Hogar’, producción de Netflix de los hermanos Pastor, ‘La boda de Rosa’, de Icíar Bollaín, ‘Las niñas’, de Pilar Palomero, ‘Un mundo normal’, de Achero Mañas, ‘Uno para todos’, de David Ilundain y ‘Orígenes secretos’, la ópera prima de David Galán Galindo, que comentaba a este periódico esta tarde su inevitable decepción. “Las películas españolas que no tienen una gran maquinaria detrás como la mía, necesitamos estas plataformas porque hacen una gran labor de promoción del cine. Esperemos que solo sea un coitus interruptus”.

Series de televisión

Además, también se habían incorporado las series de televisión, y en el festival iba a tener lugar la 'première' de ‘La línea invisible’, de Mariano Barroso para Movistar+, que se centra en el primer asesinato de ETA, ‘HIT’, de Joaquín Oristrell, sobre un educador muy especial, ‘Valeria’, adaptación de la novela de ElísabetBenavent para Netflix y ‘Vamos Juan’, un spin-off de ‘Vota Juan’, de Diego San José.

Mientras que las series de televisión podrán seguir viéndose en casa, algunas de las películas que se presentaban estos días han anulado su fecha de estreno, como ‘El inconveniente’, de Bernabé Rico. En realidad, todo se ha convertido en un torbellino de suspensiones en las últimas horas: los Fotogramas de Plata, los pases previos de las películas, las actividades culturales de la Academia de Cine… aunque el impacto económico del Festival de Málaga no tiene comparación con el resto.

Cada año el certamen ha ido creciendo más y más, Málaga se volcaba con él y se había generado todo un movimiento de industria a su alrededor (el MAFIZ). La 22ª edición contó con casi 150.000 espectadores y participantes, una ocupación hotelera del 90% y una inversión económica de más de un millón y medio de euros en gastos directos en la ciudad. Según datos de 2018, la 21 edición generó 44 millones de euros.

El futuro del certamen parece incierto, aunque desde el equipo del Festival han asegurado que trabajan en la búsqueda de nuevas fechas en las que pueda celebrarse con total normalidad. Del mismo modo, en los próximos días, se harán públicas las medidas a tomar con respecto a la logística, producción y devolución del importe de las entradas ya adquiridas.