09 jul 2020

Ir a contenido

ANIMAC 2020

Karla Castañeda, la gran protegida de Del Toro

La animadora mejicana participa en el 'Pinocho' del oscarizado cineasta y prepara primer largo producido y coescrito por él

Juan Manuel Freire

Karla Castañeda en la Llotja de Lleida. // RAMON GABRIEL

Karla Castañeda en la Llotja de Lleida. // RAMON GABRIEL

Que el festival Animac pueda contar con Karla Castañeda es un poco milagro. A la directora de animación 'stop-motion' (es decir, fotograma a fotograma) no le sobra el tiempo: está ultimando su tercer corto y escribiendo su primer largo, esto último mano a mano con su productor, Guillermo Del Toro, quien además ha querido contar con ella para el diseño de producción de su lectura de 'Pinocho'.

A lo que hay que sumar videoclips, aportaciones a proyectos colectivos o su labor como asesora del Taller del Chucho, el centro de producción de 'stop-motion' impulsado por Del Toro en su natal Guadalajara. De la riqueza y el futuro de la animación hecha en Jalisco hablarán mañana sábado, día 29, Castañeda y su colaborador, también gran cineasta, Luis Téllez en una prometedora conferencia. Animac ofrecerá una selecta programación hasta el domingo, día 1, incluyendo (en la sesión de clausura) el estreno mundial del corto 'The one-minute memoir', de Joan Gratz.

Dos años para ocho minutos

A Castañeda le hace falta todo el tiempo del mundo, en parte porque la forma que ha elegido para contar historias es exigente en ese sentido. Mientras estudiaba Ciencias de la Comunicación, se planteó hacer cómics, pero desistió rápido. "Porque quería que esos muñecos se movieran", nos explica. "Una vez tuve ocasión de ir al estudio de René Castillo [autor del multipremiado corto 'Hasta los huesos'] y allí me fascinó la idea de la stop-motion".

Tener que invertir un día de trabajo en un segundo de película, o dos años para ocho minutos, no era algo que le preocupara. "Tiene algo de relajante, igual que los procesos anteriores y posteriores a la animación en su sentido más estricto. Yo no me imagino sentada todo el día delante de una pantalla, con mis personajes metidos ahí dentro. Quiero verlos fuera, tocarlos y pintarlos".

Mundos gemelos

Sus personales cortos, 'Jacinta' (2008) y 'La noria' (2012), son historias íntimas y tristes sobre personajes mayores. La muerte y el duelo lo recorren todo. "Todo eso se debe a mis experiencias vitales. De hecho, Jacinta era mi abuela, que vivió hasta los 100. 'La noria' tiene que ver con la historia de mi tío y con el la necesidad de dejar ir a los muertos. El tercer corto también irá sobre la ausencia".

A nivel estético, su obra recuerda a surrealistas como Edward Gorey, los hermanos Quay o David Lynch, todas ellas influencias rastreables en la obra de Del Toro. "Mi mundo es afín al suyo porque hay cierta oscuridad", señala Castañeda. "Está claro que si hubiera visto una estética Hello Kitty, no me habría tenido tan en cuenta". Es la primera mujer mejicana a la que apadrina, tras haber producido los primeros largos de J.A. Bayona ('El orfanato'), Andy Muschietti ('Mamá') o Jorge R. Gutiérrez ('El libro de la vida').

De su largo con Del Toro, Castañeda puede avanzar que el guion ya está casi terminado y que tendrá "seres fantásticos", además de influencias como Juan Rulfo o el pintor zacatecano Francisco Goitia. Del 'Pinocho' de su padrino, afirma que tendrá "todo lo que uno espera en Del Toro y nada de lo que uno espera en una película sobre ese personaje". Los dos proyectos quieren desdibujar la idea de la animación como un arte menor y dirigido esencialmente a los niños. "Cuando le pregunté a Del Toro para qué edad tendría que ser mi película, me dijo que escribiera lo que quisiera. Como él ha hecho con la suya. Ninguna de las dos será para niños. Si la quieren ver niños, está muy bien, pero no queríamos coartarnos a nivel creativo".