04 jun 2020

Ir a contenido

OBITUARIO

Kirk Douglas: adiós al último del Hollywood clásico

El actor fallece a los 103 años dejando tras de sí una filmografía de leyenda

Quim Casas

El actor Kirk Douglas muere a los 103 años. En la foto, el actor, con su hijo Michael, en el 2003, durante el estreno de ’Cosas de familia’.  / CHRIS PIZZELLO / AP / VÍDEO: EFE

Ya está. Nada es eterno, y menos los astros de la era clásica de Hollywood. Kirk Douglas falleció ayer a la edad de 103 años. No es el último de su generación. Olivia de Havilland, nacida también en 1916, sigue viva. Pero su incidencia en el cine de las últimas décadas del siglo pasado fue menor. Se retiró en 1988, tras varios trabajos en televisión. Douglas estuvo activo hasta el 2008 aunque su última película importante es del 2003. Fue algo así como una despedida familiar por todo lo alto: en 'Cosas de familia' interpretó al patriarca de una familia neoyorquina; su mujer en la ficción era su primera esposa en la realidad, Diana Douglas, fallecida en el 2015; su hijo Michael hacía del hijo mayor de la familia, y el nieto estaba interpretado por Cameron Douglas, hijo de Michael y nieto de Kirk.

Quizá fue con aquella película con la que se cerró todo un ciclo en el cine de Hollywood. Ya no había vuelta atrás. Pero Kirk Douglas seguía entre nosotros, y a veces lo veíamos retratado con sus familiares –y con su irrenunciable coleta– en alguna celebración. Tuvo durante el momento álgido de su carrera un comportamiento progresista. Sin pertenecer al ala izquierda de Hollywood, sí plantó cara a ciertos comportamientos de los grandes magnates, no dudó en trabajar con gente represaliada en la caza de brujas -acreditó a Dalton Trumbo como guionista de 'Espartaco'- y, como productor independiente y actor concienciado, participó activamente en películas ideológicamente incuestionables como 'El gran carnaval', 'Cautivos del mal', 'Senderos de gloria', 'Espartaco' o 'Siete días de mayo'.

Homenaje a Kirk Douglas en el paseo de la Fama de Hollywood. / DAMIAN DOVARGANES / AP / VÍDEO: EFE

Últimamente se ha puesto en tela de juicio alguna de aquellas actitudes progresistas, pero conviene no olvidar que la maquinaria hollywoodiense siempre fue muy poderosa e incluso los nombres más importantes que alzaron la voz contra el Comité de Actividades Antiamericanas en 1947 -entre ellos Humphrey Bogart y John Huston-, no tardaron mucho tiempo en desligarse de la cruzada democrática, más provista de buenas intenciones que otra cosa. 

Para la historia, del cine, Douglas fue Espartaco. Solo él, aunque en una celebrada secuencia de la película iniciada por Anthony Mann y rodada finalmente por Stanley Kubrick, tras las desavenencias de Douglas, productor, con Mann, el resto de esclavos se alzaban solidariamente para decir que todos ellos eran Espartaco. Aquel fue uno de los hitos en la carrera del actor. Era su segunda colaboración con Kubrick, uno de esos directores nuevos e imaginativos con los que Douglas gustaba contar. Tres años antes, en 1957, habían hecho juntos 'Senderos de gloria', otro proyecto personal del actor y productor centrado en la diferencia de clases en el Ejército francés durante la primera guerra mundial.

Humanista

Douglas encarnó en aquella película, cuyos movimientos de cámara intensos dentro de las trincheras ha retomado Sam Mendes en su reciente '1917', a un oficial tan humanista como lo era Douglas por aquel entonces, algo ingenuo también, capaz de plantar cara a los generales ególatras y corruptos e intentar la defensa, en vano, de unos soldados acusados de cobardía. El actor se sentía igual de cómodo en personajes de estas características, de poso más trágico, como en tipos más vivarachos, aventureros y soñadores.

Su carrera tiene muchos momentos de auténtico esplendor. Por ejemplo su composición del marinero en la deliciosa adaptación de '20.000 leguas de viaje submarino' producida en 1954 por los estudios Disney y realizada por Richard Fleischer, director con el que Douglas repetiría cuatro años después en otro clásico del género de aventuras, 'Los vikingos', incorporando aquí a un guerrero bárbaro, tuerto y atávico.

Wéstern crepuscular

Todos los géneros de la violencia le iban como anillo al dedo dadas sus características físicas y una virilidad matizada, nada provocadora, como la de Burt Lancaster. Douglas brilló en el cine del Oeste con la tensa 'La pradera sin ley' (1955), de King Vidor, y la desencantada 'Los valientes andan solos' (1962), de David Miller, inicio de la corriente del wéstern crepuscular: interpretó a un cowboy de otra época que no entiende el cambio de los tiempos y muere atropellado por un automóvil. Fue el tuberculoso DocHoliday -Lancaster encarnó al shérif Wyat Earp– en 'Duelo de titanes' (1957), excelente versión de John Sturges del famoso duelo en el OK Corral de Tombstone. 'Camino de la horca' (1951), de Raoul Walsh, fue otra de sus contribuciones sombrías al western. Por el contrario, en 'Río de sangre' (1952), de Howard Hawks, lució sus mejor versión cómica y distendida. Douglas llegó a dirigir el curioso wéstern 'Los justicieros del Oeste' (1975).

Lo mismo ocurrió con el cine negro. En uno de sus primeros filmes, 'Retorno al pasado' (1947), una de las diez incontestables obras maestras del género, a cargo de Jacques Tourneur, bordó el papel de gánster obsesionado con una mujer que le engaña tanto a él como al escéptico detective encarnado por Robert Mitchum. Por el contrario, en la cinta de William Wyler 'Brigada 21' (1951) incorporó a un policía hosco y temperamental en un relato ambientado durante unas horas en una comisaría. También probó el péplum con 'Ulises' (1954), una de las características coproducciones italo-estadounidenses de Dino de Laurentiis.

El hijo del trapero

Nacido como Issur Danielovitch Demsky en Ámsterdam, en el estado de Nueva York, en el seno de una familia de emigrantes rusos, Douglas vertió todas sus experiencias de infancia y juventud en su libro 'El hijo del trapero'. Allí explica la forja de su carácter, su gusto por la independencia que le llevaría a crear en 1955 su propia compañía (llamada Bryna Productions en homenaje a su madre, Bryna Demsky), sus actitudes progresistas, las raíces familiares, los triunfos y los sinsabores. Fue nominado al Oscar en tres ocasiones, pocas para una carrera tan dilatada y repleta de muy buenas actuaciones. Obtuvo las candidaturas por 'El ídolo de barro' (1949), 'Cautivos del mal' (1952) y 'El loco de pelo rojo' (1956). No ganó en ninguno de los tres casos. En 1996 le tocó el habitual Oscar honorífico que se llevan aquellos que por distintas razones -en el caso de Douglas resultaba obvio que se trataba de un tipo molesto, más o menos rebelde e independiente- nunca han sido premiados.

Precisamente en 'Cautivos del mal' logró una de sus mejores, sino la mejor, interpretaciones en el papel de un obstinado y megalómano productor de cine inspirado a partes iguales en David O. Selznick y Val Lewton, el productor de 'La mujer pantera'. Con el director de este melodrama poderoso y certero sobre los entresijos de Hollywood, Vincente Minnelli, repitió radiografía del medio cinematográfico en 'Dos semanas en otra ciudad' (1962). Aquí, Douglas interpretaba a un actor en decadencia que viaja a Roma para acometer un papel secundario en el filme de un amigo.

En el drama al límite se sintió a la perfección, ya fuera encarnando al torturado Van Gogh en 'El loco de pelo rojo', también de Minnelli; al ejecutivo en crisis al borde del suicidio en 'El compromiso' (1969), de Elia Kazan; representando a un músico de jazz inspirado en Bix Beiderbecke en 'El trompetista' (1950), de Michael Curtiz, o en la piel de un periodista sin escrúpulos en 'El gran carnaval' (1951), de Billy Wilder. La ductilidad fue uno de sus mayores e incontestables triunfos.

Temas Kirk Douglas