26 nov 2020

Ir a contenido

CRÓNICA

Ovidi 25, asamblea inaugural en Barnasants

El festival abrió su 25º edición con el homenaje del grupo al cantautor de Alcoi, un espectáculo de fuerte carga política que contó con la intervención de Toti Soler y VerdCel

Jordi Bianciotto

David Fernández, en un momento de la actuación de Ovidi 25. 

David Fernández, en un momento de la actuación de Ovidi 25.  / ELISENDA PONS

Cierre de filas, este viernes, en la apertura de Barnasants con un combinado de canciones, poesía y activismo de alto voltaje político, plantando la bandera de su 25º aniversario. Son también 25 los años que llevamos sin Ovidi Montllor, cantautor erigido en figura inspiradora de primer orden para una generación que no pudo verle de cerca, la representada por ese grupo articulado en su memoria que responde ahora por Ovidi 25.

Como es costumbre en las noches inaugurales del festival, las primeras palabras que sonaron en las Cotxeres de Sants, su escenario fetiche, fueron las de Pere Camps, más guerrero de lo habitual al lamentar “la falta de apoyo institucional” que “impide consolidar el proyecto” a estas alturas del año 25º. Su respuesta a las contrariedades fue estimular la complicidad del público con la creación de Amical Barnasants, un espacio de complicidad “más cercano al activismo cultural que al simple hecho de tener un carnet de descuentos”.

Una memoria antigua

Pasó luego a la acción Ovidi 25 con un arrollador clásico de Montllor, ‘M’aclame a tu’, cogiendo impulso a toda guitarra con el contraste de voces de Borja Penalba y Mireia Vives, la severidad y la luz. Junto a ellos, David Fernàndez, establecido como narrador de fondo, con su verbo sereno portador de una memoria antigua, y David Caño en su rol de agitador poético. Una “asamblea” a cuatro bandas que se deslizó por el cancionero de las distintas edades de Montllor, con sentidos asaltos a ‘Tot explota pel cap o per la pota’ o ‘Va com va’.

Hubo sorpresa con la irrupción de todo un Toti Soler en la ‘Cançó de suburbi’, con su toque de guitarra regio y popular, y la voz penetrante, a su discreta manera, en ‘Què et sembla, Toti?’. Piezas a las que se sumó más adelante una tercera, ‘Homenatge a Teresa’, con vistas a la posguerra con su sordidez conmovedora. Otra presencia invitada, Alfons Om  (VerdCel), puso énfasis vocal a ‘El meu poble és Alcoi’.

Se coló en el repertorio un ‘Working class hero’, de John Lennon, que defendió con gravedad Penalba. En su voz y su guitarra estuvo el punto de anclaje de la noche, el pilar de un concierto que se estiró un poco más de lo aconsejable (dos horas y 20 minutos) y que incluyó momentos dispersos en las secuencias más decantadas a la disertación que a la música. Se trataba de proyectar el imaginario completo de Ovidi Montllor, con licencias contemporizadoras como la de anunciar la liberación de ‘La fera ferotge’ aquí “per ordre de Marchena”. Ovidi, inspirando la poesía y el combate de este 25º Barnasants.

Temas Barnasants