24 oct 2020

Ir a contenido

QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Los niños intentan desbaratar los planes de un perverso 'hacker' en 'La nube'

Los chicos deberán superar varias pruebas en una hora para ir atravesando diversas habitaciones

Esta 'escape-room' está pensada para niños de 8 a 14 años organizados en grupos de 3 a 8 jugadores

Eduardo de Vicente

Un grupo de niños, tras participar en esta divertida aventura.

Un grupo de niños, tras participar en esta divertida aventura.

En este mundo actual en el que los niños están acostumbrados a pasarse el día delante de una pantalla (llámese televisión, ordenador, móvil, tableta o consola) es más necesario que nunca que aprendan a reaccionar a estímulos más tradicionales como pueden ser los juegos de toda la vida o lo más nuevo, las escape-room, que fomentan que le den vueltas al coco y pongan a prueba su imaginación y percepción para hallar las soluciones necesarias. Uno de los mejores ejemplos es La nube, un ingenioso juego de una hora de duración que lleva ya más de dos años seduciendo a los chicos.

Carteles que pueden verse al inicio del juego.

Llegan al espacio acompañados por sus padres que luego deben hacer mutis por el foro, ya que no se permiten que entren en las instalaciones con ellos. Si hay niños con capacidades especiales, no hay problema, ya que sus monitores tienen también estudios y amplia experiencia en esta materia. La sesión se inicia con los peques emocionados y se hacen las presentaciones.

Carla (izquierda) y Judit son dos de las monitoras. / EMOTION

La unión siempre ayuda

Les explica lo que es una escape-room, que define como una película o un videojuego en el que tenemos que ir superando una serie de pruebas para “pasar de pantalla” (o de sala, en este caso). Indica que para hacerlo lo mejor posible deben aprender a trabajar en equipo, jugar todos juntos, y les cuenta que todos los decorados han sido realizados por ellos mismos a mano, por lo que les ruega que no fuercen nada y lo traten todo con mucho cariño. ¡Destroyers, abstenerse! Empezamos…

Los niños deben estar muy unidos y coordinarse para poder resolver todas las pruebas. 

El protagonista de este juego es un hacker (al que nunca veremos), un pirata informático que roba información de los ordenadores y que pretende borrar todo lo que está colgado en Internet. Algún niño más acostumbrado a la tecnología se lleva las manos a la cabeza y está dispuesto a todo para conseguirlo (¿dónde irán a parar mis vídeos de YouTube? parece pensar). El grupo debe unir sus fuerzas y su ingenio para evitarlo y cumplir la misión. No podemos explicar más detalles del entorno en el que se desarrolla el juego ya que es un secreto guardado bajo llave y candado (una constante de estos juegos) y solo podemos dar algunas claves.

Los niños entran en este fantástico mundo con los ojos vendados. / EMOTION

Un puzzle y las emociones

Para empezar deberán penetrar en una primera sala a la que entrarán en fila india y con los ojos tapados por un antifaz. Cuando pueden verla descubren que las paredes están repletas de misteriosas fórmulas matemáticas, ecuaciones, la palabra lógica en varios idiomas y otros atractivos elementos decorativos que no desvelaremos para mantener el misterio. Su primer objetivo consistirá en hallar las diferentes piezas de un puzzle escondidas en la sala para lo cual deberán encontrar las pistas para poder abrir unas cajas con un candado y un código secreto.

Esta misteriosa imagen es una pista del juego. ¿Qué será?  / EMOTION

Tras conseguirlo llegarán a una especie de pasillo iluminado por una lámpara en tono rosado que parece un homenaje a la película Del revés, ya que hace referencia a las emociones (no es de extrañar, ya que la empresa que ha organizado esta experiencia se llama, precisamente, Emotion). En esta ocasión deberán hallar unas fotos y anotar en una pizarra las claves que van descubriendo para dar con la combinación necesaria para encontrar la salida, a la que accederán de una manera muy original y divertida.

Un detalle de la última habitación. ¿Qué mas contendrá? / EMOTION

Últimos minutos de tensión 

La tercera sala es la más luminosa. Tiene una decoración imaginativa con detalles psicodélicos. En su interior hay libros, un ordenador con un juego de esos de eliminar ladrillos, una manguera transparente, pinceles, fotos que recuerdan a la película V de Vendetta (recordemos que el protagonista es un hacker), botellas con arena... Todos ellos serán elementos imprescindibles para que todo cuadre y puedan escapar. ¡¡¡Rápido, que el tiempo se acaba!!! Los últimos minutos son contrarreloj y, si consiguen salir en el tiempo previsto, se apodera de ellos una gran excitación.

Al acabar pueden dejar sus comentarios en el libro de visitas.

Los padres, que ya están en la puerta esperándolos, son testigos de ese momento de gloria y, poco después, pueden recorrer las habitaciones que han atravesado los peques para descubrir las sorpresas del juego. Para acabar, los niños posan para la posteridad con un gorrito que imita un cerebro y pueden dejar sus comentarios en el libro de visitas (todos son positivos, no tienen haters). Igualmente puede reservarse este juego para celebrar un cumpleaños (los room-pleaños, los llaman, término que acuñaron ellos y ahora se ha popularizado) o cualquier otro tipo de celebración. El aforo está previsto para peques de 8 a 14 años en conjuntos de 3 a 8 jugadores. Son grupos cerrados, nunca nos juntarán con ningún extraño, y cuantos más jugadores participen más barato nos resultará el precio individual.

Otra misteriosa pista y, a la izquierda, un candado de los que deben abrir.  / EMOTION

Una nube más virtual que celeste que hace las delicias de los muchachos y que ha sido creada por Carla y Fede, artífices también de ¿Y el gato?, y pioneros en esto de proponer escapes infantiles en Barcelona. Preparemos nuestras alas porque con este juego, los niños van a volar muy alto… 

Los grupos se despiden del juego haciéndose una foto. / EMOTION


   

        item
   

   

       

'La nube'

Lugar: Emotion (Legalitat, 93).

Horarios:todos los días, previa reserva.

Precio: de 14 a 20 euros, según el número de participantes.

Más información: www.emotionescape.com