15 jul 2020

Ir a contenido

CRÍTICA

'Gentry', crónica de una ciudad gentrificada

La compañía Mos Maiorum lleva al Antic Teatre una pieza de teatro documento sobre la crisis inmobiliaria y turística de Barcelona

Manuel Pérez i Muñoz

Un momento de ’Gentry’, de Mos Maiorum.

Un momento de ’Gentry’, de Mos Maiorum. / ELISENDA PONS

La historia del futuro tendrá una página dedicada al proceso mediante el cual a principios del siglo XXI se comenzó a expulsar hacia la periferia a los habitantes de las ciudades más pobladas. Es lo que se conoce como gentrificación, un fenómeno a la orden del día en Barcelona, una lacra social que denuncia el espectáculo 'Gentry' que se puede ver hasta el domingo en el Antic Teatre. Se trata de una obra documental construida a partir de entrevistas con expertos y testimonios de afectados, una polifonía de voces que actúa como memorial de agravios de una problemática muy seria y no siempre a la altura mediática que le corresponde.

Alba Valldaura, Mariona Naudin y Ireneu Tranis forman la compañía Mos Maiorum, que en su anterior espectáculo homónimo habían señalado el drama de los emigrantes muertos en el Mediterráneo. Ahora repiten con la misma técnica, el verbatim, en la que los intérpretes se valen de auriculares para reproducir con detalle las palabras e incluso la entonación de los testimonios seleccionados. Cuatro enormes pantallas rodean un escenario central por el que el público y los intérpretes circulan libremente. No hay butacas: discurso, dispositivo y espectadores se integran para evitar la distancia con un problema que nos afecta a todos.

'Barcelona posa't guapa'. El lema preolímpico como anticipo de la creación de la marca Barcelona, una ciudad que ha dejado el mercado inmobiliario en manos de la especulación, con solo un 1% de la vivienda pública -Berlín llega al 20%- y un turismo que presiona al alza los precios de los alquileres hasta expulsar a los habitantes de los barrios más codiciados. Se recurre al apocalíptico ejemplo de Venecia, y se repasa la profunda huella que han dejado plataformas como Airbnb o grupos de inversión con comportamientos mafiosos. Teatro de denuncia.

Asamblea de espectadores

Para este nuevo espectáculo, Mos Maiorum se valen de algunos recursos plásticos y de movimiento que ayudan a romper una estructura algo rígida y por momentos un poco fría. Caen en algunos retratos fáciles, sobre todo cuando escenifican el fenómeno del turismo de borrachera. A pesar de todo, la puesta en escena se mantiene fresca, con acciones imaginativas y una constante transformación de los elementos de la escenografía. Una improvisada asamblea final parece querer llevar la propuesta hacia las soluciones: intervenir el mercado, la ley lo permite.