27 nov 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

La Casa Azul: "La crítica al trap es la misma que se hizo al rock and roll"

Guille Milkyway trae a Razzmatazz el álbum 'La gran esfera', inspirado en la crisis de una pareja de larga duración

Jordi Bianciotto

Guille Milkyway, fotografiado este jueves en Barcelona

Guille Milkyway, fotografiado este jueves en Barcelona / FERRAN NADEU

El concierto que La Casa Azul debía ofrecer en octubre en Razzmatazz tuvo que suspenderse por las delicadas circunstancias de aquellas semanas en Barcelona, pero se le encontró nuevo acomodo, este viernes en la misma sala. Hablamos con Guille Milkyway.

La Casa Azul practica el goteo de ‘singles’, pero al mismo tiempo, ‘La gran esfera’ es un álbum conceptual.

Es un disco en el que quería reflejar el desencanto que viven las parejas de larga duración, pero al final, como tardé tanto en terminarlo, seis años, acabó siendo una narración en directo de mi vida. Cuando lo escucho, pienso: “qué mal estábamos aquí, fatal, y luego remontamos...”

Al mismo tiempo que hacía el disco, vivió una crisis de pareja y salió de ella.

Iba a ser un disco sobre cómo nos encerramos en nosotros mismos y somos incapaces de compartir espacios, esferas. Pero terminó siendo más positivo. Yo creo mucho en narrar así, en primera persona, y no sé hacerlo de otra manera.

Se ha criticado a La Casa Azul por reflejar una eterna adolescencia. Este disco, ¿era un intento de reflejar maduración?

No, en un 80% tiene los mismos pilares que cualquier disco anterior. Es verdad que hace 20 años yo quería crear un universo de fantasía, pero estoy a punto de cumplir 46 años y lo narro todo desde la misma mirada inocente, directa y libre. Bueno, no sé si inocente, pero sí creo en vivir tu día a día intentando que sea tu primera mirada la que te guíe. Había un cliché de que La Casa Azul era un grupo despreocupado, epidérmico...

Frívolo.

Hay una canción del segundo disco, ‘Superguay’, que para mí tiene un nivel de profundidad importante. Refleja la tristeza de cuando ves a alguien que tiene una pareja que lo eclipsa, y lo cuenta en primera persona. Al poner el título lo hice a posta: le podré ‘Superguay’.

No lo puso fácil a sus fans que aspiraran a una respetabilidad intelectual.

Ciertamente, y he encontrado poca gente que me haya hablado de qué va la canción. Tiene un sentido muy peyorativo: dice que “él” es tan “superguay” que a ti ni se te ve.

La música de masas evoluciona. ¿Qué es el pop actualmente?

Para mí no ha cambiado tanto. Es una música que apropia inevitablemente de lo que tenga alrededor para mantenerse vivo. El reguetón hace tiempo que se ha integrado: Ed Sheeran no habría construido su carrera sin reguetón. ¡’Shape of you’ es un reguetón!

Este género, como el trap, ha marcado una frontera generacional.

En el grupo tenemos una broma interna. Nos preguntamos cuánto tardará un cantante de trap que ahora sea “lo más” en decir “ya no se hace música como la nuestra, los del trap, que salía de la calle de verdad...” Dentro de 20 años, algunos dirán eso de la música que suene: “esto no es ni música, bah...” Pasará, porque ha pasado toda la vida. La crítica al trap es la misma que se hizo al punk, al rock and roll, al jazz...

Pero, ¿La Casa Azul puede incorporar esas músicas?

No soy muy consciente de cómo me influyen, pero me interesan mucho. La evolución del hip-hop y del trap, su parte rítmica, es claramente lo que ilustra el sonido del siglo XXI. Nosotros, en directo, el tema ‘Ivy Mike’ lo comenzamos con un ritmo de reguetón.

El trayecto ‘La gran esfera’ toca a su fin. ¿Qué será lo próximo?

El 28 de enero saldrá el último ‘single’, el sexto, ‘El colapso gravitacional’, y el siguiente ya será una canción nueva. Estoy en un momento efervescente. Hay una fecha fijada, mediados del 2021, para el próximo disco. Al final, haga lo que haga, inevitablemente lo hago yo, y las canciones tendrán un estribillo y un sonido determinado, y esta es la tristeza y la grandeza.